Ovación

La historia de Jorge Sampaoli, un loco que bajó de un árbol en Casilda y tocó el cielo en Chile

Un loco del fútbol. Un obsesivo. Un hombre que dejó todo persiguiendo un sueño. Y lo consiguió muchos años después. El Zurdo Sampaoli es un desconocido en el fútbol argentino, pero acaba de convertirse en héroe en Chile tras ganar con la U la Sudamericana, segundo título internacional del fútbol trasandino.

Viernes 16 de Diciembre de 2011

Un loco del fútbol. Un obsesivo. Un hombre que dejó todo persiguiendo un sueño. Y lo consiguió, muchos años después. Jorge Alberto Sampaoli no tiene casi antecedentes en el fútbol nacional, pero acaba de elevarse a la estatura de héroe en Chile. Apenas dirigió dos partidos en canchas argentinas de primera división, ambos por Copas. Acá, se lo conoce poquito. Tal vez ahora empiecen a mirarlo con otros ojos y como en su momento lo "descubrió" el ex presidente rojinegro Eduardo López, otros lo apunten. Se bajó de un árbol para empezar su camino en el profesionalismo lleno de espinas. Hoy empieza a dar sus frutos, logrando bajo su mando en la U la Sudamericana, la segunda copa del fútbol trasandino tras la Libertadores de Colo Colo del 91.

Del otro lado de la Cordillera, nadie dudó en rotularlo como el técnico más importante en la historia de la Universidad de Chile, uno de los dos clubes más grandes del país. Se hizo tan popular que apeló al método Bielsa, uno de sus técnicos admirados, de hablar sólo en conferencia de prensa. Por eso los diarios trasandinos del día después de la consagración ante Liga de Quito hicieron sólo semblanzas. Pero este hombre calvo, que hoy ronda los 50 años, nunca fue esquivo a las consultas, siempre estuvo dispuesto cuando de fútbol se trataba y aún atendía su teléfono mientras trabajaba en el Banco Provincia de Rosario, cuando ya lo había cobijado Argentino, pero aún dirigía a Belgrano de Arequito.

Entonces, mayo del 96, había tocado por primera vez el cielo con las manos, luego de que Eduardo López lo "fichara" al ver una foto publicada en setiembre del 95 en La Capital. Trepado a un árbol, se las ingenió para eludir la suspensión que pesaba sobre él y dirigir a su equipo, Alumni de Casilda. Por entonces, el Gringo Trillini hablaba de sus bravuras y su pasión como técnico en la columna de "El Viajante". La frustración del Zurdo (porque la derecha era de palo, precisamente) por no llegar a la primera de Newell's tras romperse la rodilla, no le amilanó el entusiasmo, que volcó como DT.

Ya Newell's gestionaba el fútbol de Argentino y López lo recomendó ahí. El 13 de mayo del 96 fue presentado y debutó el 29 de junio, goleando a Laferrere en el Reclasificatorio a la B Nacional, donde fue eliminado por Temperley. Luego dirigiría todo el Apertura de la B y 9 fechas del Clausura (ganó 11, empató 13 y perdió 6), dejando al equipo en el Reducido, pero le movieron el piso desde Ñuls y lo echaron en abril del 97, volviendo a dirigir en la Casildense.

Estaba en Aprendices Casildenses cuando volvió a dar una mano en setiembre de 2000, pero dirigió sólo 6 partidos porque le surgieron las primeras ofertas del exterior, donde hizo su carrera. Así, Perú (Juan Aurich, Sport Boys, Bolognesi y Sporting Cristal), Ecuador (Emelec) y Chile (O'Higgins y la U) vieron una década de este obsesivo tacticista hasta la consagración. Una historia que empezó arriba de un árbol.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario