Newell's

La Fiera y Newell's: el amor es más fuerte

Emocionante reencuentro entre Maxi Rodríguez y el pueblo leproso. El ídolo volvió a vestir la 11 rojinegra en el Coloso y se lo vio feliz y entero. El equipo de Bidoglio venció 1 a 0 al Vélez de Heinze, a siete días del reinicio oficial ante Boca.

Domingo 20 de Enero de 2019

"Alguien dijo una vez que yo me fui de mi barrio. ¿Pero cuándo?, ¿cuándo?, si siempre estoy llegando". El concepto de Aníbal Troilo describe a la perfección lo que ocurrió en la tarde-noche de ayer en el Coloso Marcelo Bielsa. La vuelta a casa de uno de los jugadores más trascendentes de la historia reciente de Newell's: Maximiliano Rodríguez, el crack de 38 años que regresó para ponerse la camiseta que lleva en el corazón y con la que gritó campeón en 2013. Tres minutos antes de las 19 encabezó la fila de futbolistas leprosos que saltó a jugar el amistoso ante Vélez Sarsfield, trotó hasta el círculo central y allí levantó la vista y retribuyó con los brazos en alto la ovación que bajaba desde las tribunas. Fue el contacto directo entre el ídolo y su gente. Un encuentro emocionante. Luego llegó la victoria frente al Fortín por 1 a 0 con gol de Víctor Figueroa. Pero lo más importante ya había pasado, la Fiera volvía a estar suelta en el Parque, en "su" Parque.
Maxi, uno de los máximos emblemas del sentido de pertenencia en Newell's y nada menos que con tres mundiales en el lomo, volvió al hábitat donde es más feliz: el parque Independencia. Regresó de Peñarol de Montevideo y se alistó en la tropa de Héctor Bidoglio como un soldado más, seguramente el más calificado, para dar batalla en la Superliga y ayudar a oxigenar a los rojinegros en la tabla de los promedios. Una lucha que comenzará a partir del próximo domingo, en el reinicio del campeonato oficial frente a Boca, también en el Coloso y bien entrada la noche.
Antes de iniciar el partido compartió una emocionante foto familiar y enseguida abrazó como a un hermano a Gabriel Heinze, también campeón en aquel equipo sensacional del Tata Gerardo Martino del 2013. Por supuesto que la gente le dispensó la mejor bienvenida al Gringo, que enseguida palpitó de pie el partido con su habitual carisma al frente de Vélez.
Arrancó el ensayo y claro que Maxi cada vez que tocó la pelota lo hizo con la destreza de siempre. Su panorama de juego y la categoría para relacionarse con el balón están intactos. Tuvo flashes de magia y aportó pases filtrados que bien pudieron terminar en gol.
Se movió en especial por la izquierda del ataque, como un mediapunta abierto que se mostró permanentemente como opción de pase. Y lo mejor de Newell's fueron sus combinaciones con el Gato Formica y el Negro Figueroa, la trilogía que pretende consolidar Bidoglio como la usina de fútbol del nuevo Newell's.
Tuvo un par de remates que salieron cerca del arco velezano y en los minutos finales fue reemplazado por el pibe Joaquín Torres, claro que en ese momento la cancha se vino abajo en el aplauso de gratitud eterna por el nuevo regreso.
El propio Maxi sabe que la historia no será sencilla y que Newell's deberá crecer como equipo en todos los aspectos para que los triunfos sean más que las pálidas. Ayer le alcanzó con las atajadas de Aguerre para sostener la victoria que se consumó por el grito de Víctor Figuera.
Ahora todo está apuntado al debut que se producirá exactamente dentro de siete días, el próximo domingo a las 21.30, ante Boca, en el Coloso, por la decimosexta fecha de la Superliga. Ese será el kilómetro uno de la carrera por los porotos.
Cuando el sol se apagó por completo en el Parque, los hinchas se fueron celebrando el retorno de Maxi. Tal vez como una mueca del destino, hay que decir que justamente esta noche se producirá en el cielo un fenómeno particular, que concitará la atención por estas latitudes. Es que en la madrugada del domingo para el lunes se generará un eclipse que dará lugar al famoso efecto llamado "Luna roja". Y Maxi se adelantó 24 horas porque anoche la luna del Parque se tiñó de rojinegra.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});