OVACION

Giusti: "Me quedo con lo más lindo, que es haberlo visto jugar a Diego"

El Gringo, quien fue a darle el último adiós a Maradona en la Casa Rosada, sostuvo que el Diez "fue un verdadero líder".

Jueves 26 de Noviembre de 2020

Si la noticia de la muerte de Diego Maradona conmovió al mundo, a sus excompañeros le sucedió lo mismo que al resto de los mortales. El "no lo puedo creer" fueron las primeras palabras que mencionaron millones de personas. Ricardo Giusti es uno de los que está incluido en la enorme lista. "Se puede decir muchas cosas de Diego, pero me quedo con lo más lindo. Las concentraciones, la alegría por jugar y lo que vivimos en Argentinos Juniors. Fue algo increíble ver jugar a un tipo que era de otro planeta. El mejor Diego que vi fue ese", reflexionó el Gringo con una emoción indescriptible, pero a la vez entendible.

Maradona se fue con tan sólo 60 años, pero dejó recuerdos imborrables, mensajes y actitudes que muchos que compartieron momentos en su intensa vida tienen muy presente. "Maradona fue un verdadero líder. Líder hay que serlo tanto dentro como fuera de la cancha y él lo era. Su vida privada es otra historia y yo me quedo con lo que dijo el Negro Fontanarrosa: «Qué me importa lo que Diego hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía»”, expresó Giusti a La Capital con mucho sentimiento después de haber despedido en la Casa Rosada a su amigo y compañero.

gringogiusti.jpg

"Si me tengo que quedar con algo de este último tiempo de Diego es la imagen de verlo descansando en paz. Últimamente lo vimos con mucho sufrimiento y todos coincidimos en que encontró la paz más allá del dolor que nos causa a todos", sostuvo el exvolante campeón del mundo en México 86, quien intervino en la difícil empresa que encabezó el Indio Solari para convencer a Diego de jugar en Newell's, algo impensado y que se concretó. A tal punto que el Diez siempre agradeció que le abrieran las puertas leprosas y se convirtió en un hincha más de la Lepra.

"Nosotros (los integrantes de la selección del 86), que compartimos muchas cosas y fuimos compañeros, queríamos verlo bien. Diego toda su vida estuvo en boca de todos. Con sólo 17 años pasó a ser esposo, padre, ayudar a su familia, entre otras tantas cosas. Nadie está preparado para todo eso. Nunca pudo tener vida social", sostuvo Giusti, el exNewell's, entre otros equipos.

El Diego o el Gordo, como a veces lo llamaban cariñosamente en la intimidad los muchachos del 86, se fue a otro mundo. Ese tipo que parecía inmortal y que tantas veces le "mojó la oreja" a la muerte esta vez dejó la vida terrenal de la manera más increíble. El del corazón de hierro que soportó casi todo esta vez se fue en silencio, casi en soledad, por eso el dolor fue aún mayor. Y así como el mundo lo despidió, los que estuvieron a su lado en los momentos gloriosos y otros no tanto hoy fueron a despedirlo. El Gringo de Albarellos, su pueblito natal, estuvo ahí para darle el último adiós. Quizás uno de los momentos más difíciles por los que le tocó atravesar y por eso se mostró angustiado y conmovido por la partida del "Dios del fútbol". De "el Diego", ese que ahora encontró la paz que nunca pudo tener en su convulsionada vida.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS