Newell's

"Estoy fuerte, no pienso pedir licencia"

El presidente Eduardo Bermúdez habló con Ovación y salió al cruce del pedido del secretario José Menchón para que se aleje unos meses del manejo del club y que "recapacite de los errores". Un cortocircuito que expuso diferencias en el seno dirigencial.

Sábado 06 de Enero de 2018

El secretario de Newell's José Menchón ayer al mediodía pateó el hormiguero del Parque y manifestó que algunos pares de comisión directiva estaban analizando solicitarle al presidente Eduardo Bermúdez "una licencia por seis meses para que recapacite sobre algunos errores que cometió al frente de la entidad". Claro que la respuesta del mandamás rojinegro no tardó en llegar. Por la tarde el propio Bermúdez en diálogo con Ovación descartó de plano que acepte alejarse por un tiempo del manejo del club y resumió su compromiso con el cargo que ocupa apelando a una respuesta contundente: "Estoy más fuerte que nunca en mi función. No pienso en absoluto en el hecho de tomarme una licencia".

Lo concreto es que en pleno inicio de la pretemporada y cuando Newell's debería estar focalizado en mejorar dentro y fuera de la cancha lo que fue un ajetreado 2017, a un directivo se le saltó la térmica y dijo en voz alta lo que debería haber manifestado puertas adentro. Porque ayer al mediodía en el programa La Vidriera de LT3, José Menchón, disparó munición gruesa nada menos que contra el presidente Bermúdez. Y sus dichos corrieron como reguero de pólvora por cada rincón del mundo rojinegro.

"En un momento muy caliente tuve un exabrupto de intención de renunciar, pero rápidamente mis compañeros lo desistieron totalmente y eso quedó en la nada. Es como pasa en cualquier familia que por allí alguno tiene un enojo. Ahora desmiento categóricamente que renuncio a mi cargo. Hay un par de picaritos que se encargan de ventilar esas cosas, no le doy importancia, ya sé quiénes son y cuál es la intencionalidad", manifestó Menchón. Y continuó: "Más que internas en la comisión, hay un rechazo hacia cierta gestión de parte de la mayoría de la comisión directiva. Se está evaluando pedirle seis meses de licencia a Bermúdez. No estoy en esa situación puntual, pero es obvio que se cometieron muchos errores y hay que subsanarlos. Probablemente el hombre tomando una distancia podría recapacitar en ciertos manejos. Esto se podría tratar en los próximos días. Tengo fuerzas para seguir en mi cargo".

Las palabras de Menchón reflejan una especie de grieta que los directivos leprosos mantienen en el seno de la comisión directiva y que deberán subsanar cuanto antes por el bien del club. Rápido de reflejos y producto de su experiencia, Bermúdez buscó bajarle lo decibeles a la situación y además ratificar su entereza para cumplir con el mandato que le otorgaron los socios leprosos cuando se proclamó vencedor en las elecciones en junio de 2016.

Así recogió el guante el presidente leproso y en diálogo con este diario fue categórico para negar rotundamente su aceptación a cualquier pedido de licencia que le hagan sus pares. Además le bajó el perfil a los dichos de Menchón y manifestó que ya charló con el directivo para aclarar la situación. "No hay ningún problema. Hablamos con el secretario. Aclaramos las cosas sin ningún problema. Hubo una mala interpretación de la situación. Estamos todos trabajando fuerte para poder sacar al club adelante. Estoy pensando en Newell's, en el armado del equipo según lo que nos pide Llop, en solucionar la parte financiera y en mejorar el club en todos los aspectos. No pienso en absoluto en una licencia, ni en tomarme un tiempo afuera del club. Estoy más fuerte que nunca".

Está claro que Newell's tiene que solucionar varios problemas para salir adelante y encarrilar su funcionamiento. Terminar de armar el plantel profesional que pretende Llop, ir normalizando el manejo de la tesorería, aceitar el pago a los empleados y buscar mayor credibilidad ante las nuevas autoridades del fútbol argentino. Son cuestiones complejas que requieren de todas las energías de parte de los integrantes de la comisión directiva, como para que de boca de ellos mismos salgan a la luz marcadas diferencias y serios cortocircuitos internos. Newell's necesita la unión de los que manejan el timón porque lo contrario podría llevar a la entidad a un terreno fangoso y de consecuencias irreparables.

Mientras el Chocho Llop prepara el equipo para encarar un 2018 con roce internacional, la dirigencia de Newell's debería resolver sus diferencias, que siempre son válidas en democracia si es que sirven para crecer, pero puertas adentro. Siempre puede haber errores, contrapuntos, divergencias y discrepancias de criterios. Pero son las chicanas y los dardos cruzados los que dañan. Porque si los que están adentro se pelean, los devoran los de afuera. La frase de Martín Fierro sirve para los clubes también.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario