Central

En Defensa del puesto de trabajo

Leo Fernández está obligado a fortalecer su ciclo el sábado en Florencio Varela, el mismo reducto que en 2012 Russo fue a revalidar su cargo como entrenador y ganó.

Jueves 26 de Abril de 2018

Leo Fernández está obligado a fortalecer su ciclo el sábado en Florencio Varela, el mismo reducto que en 2012 Russo fue a revalidar su cargo como entrenador y ganó

El panorama está planteado con demasiada claridad en Central en lo que hace al presente, pero sobre todo al futuro. Leonardo Fernández se encuentra transitando un camino minado de obstáculos desde lo futbolístico y, quizá lo más trascendente, con un ultimátum que los dirigentes le pusieron en estos últimos días después de la derrota frente a Racing. Por eso el canalla, y en especial el entrenador, irán a Florencio Varela en busca de una recuperación necesaria a nivel colectivo, pero que implique también una bocanada de oxígeno para el DT. El destino pone nuevamente a Central en una encrucijada de este tipo en la previa de un choque contra Defensa y Justicia. Hay alguien que la puede contar con todas las letras. Y ese "alguien" es ni más ni menos que Miguel Angel Russo, quien en noviembre de 2012 fue al conurbano bonaerense a jugarse el puesto. Aquella vez hubo un punto de inflexión. Es que el equipo no sólo pudo ganar y el técnico mantenerse en el cargo, sino que desde allí comenzó la remontada del conjunto auriazul que desembocó en el posterior ascenso a la máxima categoría.

En el mismo momento que la dirigencia, a través de la voz del mánager Mauro Cetto, confirmó la continuidad de Leo Fernández, el recuerdo rápidamente se hizo presente. Un nuevo viaje a Florencio Varela con un técnico en la cuerda floja.

Para la convulsión que vive Central hoy no hay nada garantizado. No existen indicativos ciento por ciento seguros de que una victoria le garantizaría la continuidad a Leo Fernández, ni tampoco que una derrota lo catapultaría del cargo que hoy ostenta. En Arroyito hoy más que el día a día se vive el minuto a minuto.

Tan fuerte es el recuerdo que incluso desde el mismísimo cuerpo técnico canalla hicieron referencia a la similitud entre aquello que sucedió hace poco más de cinco años con lo que acontece en esta oportunidad.

¿Qué pasó aquella vez? Central no daba pie con bola en la temporada 2012/13 de la B Nacional y Russo vio su trabajo seriamente comprometido. Después de un empate 1 a 1 frente a Ferro, en el Gigante, el por entonces DT canalla sabía que tenía una oportunidad más, pese a que nunca quiso hacer referencia de manera muy puntual. El mundillo del fútbol rosarino bromeaba con que "Miguel viaja a Florencio Varela con la valija armada, si pierde se queda directamente en Buenos Aires".

El equipo en ese entonces sumaba apenas 13 puntos en 12 fechas (3 triunfos, 4 empates y 5 derrotas), a 14 unidades del líder Olimpo y a 4 del último, Huracán. Así, las chances de lograr el ascenso estaban seriamente comprometidas.

No debe haber hincha de Central que no recuerde ese gol de Fernando Coniglio (tras centro de Antonio Medina) a los 41' del primer tiempo, que a la postre sirvió para el triunfo. Y lo dicho, el canalla no sólo ganó y Russo se mantuvo en el cargo, sino que de ahí en más el equipo protagonizó una remontada increíble, con cinco victorias más de manera consecutiva (Gimnasia de Jujuy 2-0, Aldosivi 1-0, Crucero del Norte 1-0, Gimnasia y Esgrima La Plata 2-0 e Instituto 1-0), que fueron el prólogo de otras seis (Deportivo Merlo, Sarmiento, Boca Unidos, Huracán, Banfield y Nueva Chicago) tras la reanudación de la competencia, en 2013.

Se insiste, no hay una ecuación exacta que determine qué ocurrirá con el futuro de Leo Fernández cualquiera sea el resultado. Lo que sí hay es un escenario similar desde el punto de vista de las necesidades y el lugar donde esas obligaciones se harán presente.

Otra vez Florencio Varela será el centro de atención donde Central va en busca de su recuperación. Muchos hoy hablan que "las formas" tienen la misma (o quizá más) importancia que el resultado. Lo que está claro es el indicador, conocido por todos, que la continuidad de su entrenador podría quedar sujeta a lo que suceda en el Tito Tomaghello. Como aquella vez.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario