Ovación

El zaguero es otra vez tema de agenda en Newell's

Frank Kudelka había dicho que Manuel Guanini era una apuesta a futuro, pero la necesidad parece adelantar los plazos

Martes 03 de Noviembre de 2020

Frank Kudelka fue claro la semana pasada sobre la situación de Manuel Guanini. Habló de “una apuesta a futuro y no como una solución inmediata”, la misma realidad que planteó sobre el otro marcador central que se incorporó al plantel, Manuel Capasso. Pero el futuro ya llegó. Apenas pasó una fecha de la Liga Profesional y Newell’s está frente a la necesidad de reemplazar en la zaga a Fabricio Fontanini, expulsado en el segundo tiempo contra Talleres. De repente, el entrenador se encuentra con una baja en el sector en el que con más dudas se arrancó en el torneo. Así volvió la incertidumbre acerca de si habrá algún futbolista que se encuentre a la altura de jugar en esa posición, que hasta la temporada anterior perteneció a Cristian Lema.

La tarjeta roja a Fontanini afloró las mismas sensaciones negativas que surgieron desde el momento en que se confirmó que Lema no continuaría en el club, perdiendo Newell’s así a un jugador que era valioso tanto en defensa como en ataque. Había sido el segundo máximo goleador del plantel, con cinco conquistas.

Pese a que Fontanini no desentonó el viernes, el empujón a Valoyes en un mano a mano le costó la expulsión y dejó al conjunto rojinegro con uno menos cuando perdía 1 a 0. Esta acción le bajó el concepto a su actuación.

Con un nuevo partido por delante se instaló el tema del sustituto del zaguero para enfrentar a Boca el domingo en el Coloso. El nombre de Guanini, suplente en Córdoba, aparece de inmediato. Es el futbolista que se trajo para que sea una opción de primer marcador central. Hoy ni siquiera tiene de competidor a Capasso. Una distensión muscular en el recto femoral de la pierna derecha que sufrió días atrás lo deja como mínimo dos semanas afuera.

Ante esa realidad, no debería existir la mínima duda de que Guanini (24 años) será el titular. Llegó para ser una alternativa, el puesto se encuentra vacante y no hay otro marcador central disponible. El problema es su actualidad. No dejó una buena imagen en los amistosos de pretemporada, ya sea en los que jugó en el equipo suplente como en el titular.

Su desempeño despierta cierta desconfianza sobre lo que es capaz de dar. Se agrega que Newell’s llega obligado luego de la frustrante caída en el debut y que enfrente tendrá a Boca, el adversario más duro de la zona y uno de los grandes candidatos al título.

Por qué sí

Existen razones para que Guanini sea elegido para jugar desde el inicio en el Coloso y así debutar oficialmente con la rojinegra:

Conoce el puesto. No es necesario que se adapte a esa función. Durante la mayor parte de su carrera fue primer marcador central (también jugó de 6). Y no hay en el plantel rojinegro ningún otro para cumplir ese rol.

La altura. Mide 1,91 metro y es el futbolista más alto del plantel. Tiene la contextura física ideal para el juego aéreo, principalmente en su área. Es un tema a tener en cuenta, considerando el peligro de Ramón Abila, Carlos Izquierdoz y Lisandro López (si reaparece) en ese aspecto del juego.

Por qué no

Hay motivos para que Guanini no integre la formación titular y entonces sea otro el que forme la dupla de zagueros con Gentiletti

El nivel. El pálido rendimiento en los amistosos. Estuvo a destiempo en los cierres, perdió cruces individuales y tuvo una floja salida con el pie, siendo esto último un requisito básico para el fútbol de control de pelota que pretende Kudelka.

• La adaptación. Siempre teniendo en cuenta los partidos de pretemporada, le faltó insertarse en el equipo. Apenas en dos encuentros lo hizo en el conjunto titular y en ninguno junto Gentiletti, su compañero de zaga si es que termina apareciendo entre los once.

Kudelka deberá resolver, sopesando aspectos positivos y negativos, si el futuro de Guanini ya llegó.

La apuesta de Fernández

Si no es Guanini, ¿quién puede ser el primer marcador central? La única alternativa es que Kudelka improvise con Julián Fernández, como lo hizo ante Talleres a partir de la expulsión de Fontanini. En ese momento prefirió mover las piezas y no hacer un cambio y que ingrese Guanini, que estaba en el banco. La decisión de que ante Boca juegue allí Fernández tiene sus riesgos y obligaría a meter a un volante en el equipo.

La aparición de Fernández de primer marcador central en Córdoba se dio en un contexto adverso, con un futbolista menos y estando 1 a 0 abajo en el marcador. El segundo gol de Talleres, un minuto después del tanto de Scocco, no lo dejó bien parado a Fernández. Salió a cortar muy lejos y Pochettino pudo controlarla y patear para desnivelar antes del cierre desesperado de Gentiletti.

Fernández tiene oficio y quizás se acomode en la zaga. Lleva una temporada jugando por delante de Gentiletti, por lo tanto se puede entender con él. Pero no es su posición natural y tampoco un dotado para el cabezazo.

Si el domingo juega en el fondo, Cacciabue es el candidato para entrar en la mitad de cancha.

Kudelka dice que Fernández aporta equilibrio en el medio y que no tiene otro igual. Mandarlo atrás sería improvisar y quedarse sin uno similar en el medio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS