Newell's

El presente se volvió imperfecto

Newell's tuvo pecados de juventud y sumó la tercera derrota consecutiva, justo ante un rival con el que deberá pelear en la zona baja de la tabla en la próxima temporada.

Sábado 16 de Marzo de 2019

Con el diario del lunes todo es más fácil, suele decirse. Y es una gran verdad, pero el análisis siempre se modifica por el resultado. Lo hacen todas las partes involucradas dentro de este deporte. Porque una igualdad de Newell's anoche con Gimnasia habría calmado los murmullos, pero el zapatazo goleador de Tijanovich para derrumbar a la Lepra no hizo otra cosa que elevar la crisis futbolística y generar incertidumbre de cara al futuro. Porque no es menor la situación de la entidad que debe pensar con mayor determinación y dar pelea para no descender en la próxima temporada. Esto no resulta ser una expresión antojadiza, sino que es una realidad más allá del dolor que pueda causar en el planeta Ñuls. Más vale prevenir que curar para que después no sea demasiado tarde.

   Se puede hablar de crisis económica que impide al club reforzarse de manera adecuada. Se pueden mencionar los proyectos que nunca llegan a ser tales porque se los devoran los resultados. Y a la larga ciertas improvisaciones pueden pagarse caro. Por supuesto que Newell's está a tiempo de modificar el presente para no padecer a futuro y que no todo sea extremista. Pero el golpe de anoche ante el Lobo no fue uno más. El tercero consecutivo y, encima, ante un rival directo en la pelea menos deseada que es para evitar la disminución del promedio del descenso.

   Newell's estaba ante la obligación de sumar. Gimnasia ante la necesidad extrema de ganar. La presentación obligaba a que los dos equipos se arriesgaran en pos del resultado. Por supuesto que el local con la mayor presión por el contexto, ya que venía de perder el clásico y evitar tener problemas con el descenso ahora. La atención de Bidoglio estaba focalizada en hacer olvidar por un momento las dos derrotas consecutivas que estableció un halo de dudas en el Parque. Las que hasta hace poquitos días no existían. Pero, por supuesto, el fútbol es resultado y encima el rojinegro debe cosechar puntos para intentar salir del agobio del promedio del descenso en la próxima temporada. Y el traspié a segundos de que sonara la campana lo noqueó. Borró en un santiamén todo lo hecho hasta ese instante.

   "El partido hay que analizarlo en los 93 minutos", pidió Bidoglio a la hora de las palabras en la conferencia de prensa, donde otra vez el único que habló fue el DT y no lo hizo ningún futbolista. Por supuesto que tiene razón el entrenador y Newell's había hecho méritos como para llevarse algo, pero se descuidó en la última jugada, pecó de ingenuo y recibió el peor castigo en un momento más que complejo. Porque estiró la racha de tres caídas consecutivas: River, Talleres y Gimnasia. Una realidad que se tornó más complicada y donde no hay espacio ni tiempo como para seguir desperdiciando puntos.

   Se pueden tener en cuenta atenuantes. Y son valederos porque Newell's debió recurrir a muchos juveniles, perdió algunos jugadores importantes y está claro que este equipo es Maxidependiente (desde que se lesionó el equipo perdió los tres juegos). Le falta poder de gol, porque los que tiene aún les queda grande la camiseta. Nadie podrá negar que la Fiera hoy es uno de los pocos capacitados para no fallar en los últimos metros. Bidoglio y compañía lo extrañan horrores.

   Hasta hace un par de fechas Newell's gozaba de las mieles de la tranquilidad. Si bien no ganaba tampoco perdía, pero ahora los tres golpes seguidos establecieron un presente imperfecto. Y que preocupa demasiado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});