Ovación

El marco ideal para un merecido reconocimiento

Argentina vuelve a jugar en casa tras la conquista de América y por primera vez con público en cancha desde el inicio de la pandemia. Hora del tributo y de seguir por la buena senda ante Bolivia, tras el escándalo en Brasil

Miércoles 08 de Septiembre de 2021

Todo parece preparado para que el fútbol argentino viva una gran fiesta en el Monumental. Porque la selección nacional vuelve a jugar en el país después de la conquista de la Copa América en el Maracaná, ante Brasil, y casi no hubo posibilidad de demostración de afecto hacia los jugadores. Precisamente, porque será además la primera vez que una cancha argentina reciba público desde que se inició la pandemia, es que el choque ante Bolivia adquiere ribetes extraordinarios. Y el rival es el otro condimento que puede asociarse a una jornada redonda, ya que aunque todos merecen respeto, el equipo de Lionel Scaloni enfrentará de local a una de las peores selecciones del continente y no deberían surgir contratiempos. A las 20.30, por primera vez además en el renovado Monumental de Núñez, hay promesa de noche de gala.

Todos esos considerandos aparecen hoy en primer plano. Pero lo cierto es que la historia de la reanudación de las eliminatorias sudamericanas hacia Qatar 2022 en suelo argentino viene precedida de un bochorno mundial cuyos coletazos aún son difíciles de dimensionar. Lo ocurrido el domingo en el Pacaembú adquirió una dimensión que sin dudas excedió largamente el marco de lo deportivo y hasta del control de las instituciones que rigen el fútbol mundial. Fue el mismo gobierno del cuestionado Jair Bolsonaro el que mandó interrumpir el encuentro, con una resolución de una de sus dependencias minutos antes del comienzo, en lo que pareció mas el montaje de un show que un acto de estricta justicia.

Quedaron muchas cosas por aclarar y la AFA misma debería explicar cómo fue el llenado de los formularios de ingreso a Brasil, si lo hicieron los futbolistas apuntados o no, porque fue en ese punto en que se basó la autoridad sanitaria brasileña para proceder como lo hizo. Más allá de los condimentos políticos detrás de la escena del estadio de Corinthians, si hubo mala praxis en la delegación argentina hay que informarlo. Una cosa no quita la otra y esa ausencia de información no hace más que darle pie a la argumentación mediática que usó el gobierno de Brasil.

Lo dicho entonces. Esta previa de Argentina-Bolivia se consumió con las derivaciones del escándalo del domingo, que seguirá en los tribunales de la Fifa en cuanto a lo deportivo y habrá que ver si tendrá correlatos judiciales. Todo eso está por verse, pero esta excepción de fecha triple de eliminatorias (con el otro aditivo de la negativa de ligas europeas a ceder jugadores) da lugar a este último capítulo que se presume de festejo para el fútbol nacional.

No sería justo tampoco que el árbol del escándalo reciente tape el bosque de este merecido reconocimiento en cancha a los jugadores y cuerpo técnico que cortaron una sequía histórica de títulos para una Argentina potencia a nivel mundial. Los muchachos capitaneados por Lionel Messi y conducidos de afuera por el otro Lionel, Scaloni, son acreedores de este premio de volver a jugar en el país con público.

Sin dudas que el contexto le dará un valor único a este encuentro donde es justo que las emociones tengan su lugar. Por supuesto, una vez que ruede la pelota, todo volverá a las mismas obligaciones. Y, si el marco no lo distrae, esta selección está en condiciones de asociarse en el juego con una buena producción y un mejor resultado. El goce, el relax y el premio, también deben tener su lugar. Como hacía tanto tiempo no ocurría.

Cómo serán los festejos por el título

Lionel Scaloni dijo ayer que prefería los festejos por el título de la Copa América para después del partido y tal vez le den el gusto. No hubo oficializaciones de horarios pero el cordobés Luck Ra cantará el tema “El campeón” junto a Jimena Barón, mientras se espera que Los Totora estén en el entretiempo o al final del encuentro. Mientras, el himno nacional argentino lo entonará Ricardo Iorio, el líder a Almafuerte y del heavy metal argentino. La conducción del evento estará a cargo de Sergio Goycochea y habrá videos para los campeones, además de reconocimiento especiales que serían una sorpresa. Fútbol y tributo a los campeones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario