Central

El juego de las coincidencias

Zampedri repitió la escena de 2017 en Córdoba y sembró un camino

Miércoles 22 de Agosto de 2018

El 19 de noviembre de 2017, Central empezó a salir del fango con un triunfo festejado ante Talleres, en Córdoba, por 1 a 0. Fue el inicio de algo bueno, de un interinato en la conducción que luego se transformó en titularidad y con buena cosecha pese al final del ciclo que ocurriría meses después.

El último viernes, el 17, también en el estadio Mario Alberto Kempes, Central edificó otra victoria trabajada. De nuevo ante la T, otra vez por 1 a 0. El futuro no puede predecirse, pero significó algo muy bueno para el conjunto de Arroyito. Lo dejó puntero solo de la Superliga, lo mantiene como el único que ganó hasta ahora de visitante y con la valla invicta, como el gusta a su entrenador, Edgardo Bauza.

Y la coincidencia entre aquel 1-0, con Leo Fernández al mando del equipo canalla, y este 1-0 con el Patón en el timón también tiene otro padre: Fernando Zampedri. Aquella vez empalmando con su pie derecho el muy buen centro desde la izquierda de Federico Carrizo, que se la llevó bárbaro por ese sector. En esta, cabeceando con furia otro envío desde la zurda, pero en una pelota parada de córner de Leo Gil.

Otra coincidencia más: los dos goles fueron obra de uno de los dos 9 canallas en el minuto 61. Una más, pero folclórica: los canallas jugaron con camiseta blanca y los de la T con una bordó alternativas.

En ese noviembre de 2017, Leo Fernández tenía su segunda chance como interino pero esta vez con la ambición de quedarse, algo que consiguió a los dos triunfos impactantes que le siguieron: 1-0 al líder Boca y 1-0 a Newell's, ambos en el Gigante. Para esa especie de debut de una prueba clave para sus aspiraciones, el técnico no contó con Marco Ruben y puso al lado de Zampedri al pibe Agustín Coscia. Ambos jugaron los 90' minutos y la figura fue Jeremías Ledesma con 8 puntos. El entrerriano fue punteado con 7 por Ovación.

Esa misma calificación recibió el goleador el viernes pero en este caso fue la figura del partido. El otro sostén del triunfo fue de nuevo Ledesma, con igual calificación.

Zampedri fue entonces el símbolo de esta línea histórica y no es casualidad. Lo encuentra de nuevo en un alto nivel competitivo, después de cierto bajón en el último tramo de la Superliga pasada.

Un mérito sin dudas para quien se ganó la consideración de Bauza en una pretemporada estupenda. En un principio, se veía como uno de los candidatos a emigrar, pero el Patón valoró muchísimo su predisposición y hoy aparece inamovible en esta formación con dos delanteros de parecidas características. Es más, su gran rendimiento y la continuidad de Ruben hasta hicieron adaptar la idea táctica del técnico, que preferiría un delantero por afuera y uno por adentro. Zampedri, el 1-0, el Kempes. El momento. Coincidencias que invitan a ilusionar al hincha auriazul.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario