Ovación

El Chacho Coudet jugará el suyo

Vuelve al Gigante después de aquel paso como técnico canalla, en el que jugó dos finales de Copa Argentina y llegó a cuartos de final de Copa Libertadores. Se fue antes de finalizar su contrato

Domingo 22 de Abril de 2018

"Va a ser un partido especial para mí, un partido morboso". Eduardo Coudet no había podido darle aún rienda suelta al festejo por el triunfo de Racing ante Vasco da Gama por la Copa Libertadores, cuando en pleno campo de juego ya hacía referencia a lo que iba a ser su presencia en el Gigante de Arroyito como entrenador de un equipo que no fuera Central. Es que es mucho lo que se puede hablar de la relación Central-Coudet, la que se inició hace varias décadas, en su función de jugador, y que tuvo correlato después cuando inició su carrera de técnico. Otra vez el Chacho volverá a pisar el césped en Arroyito, pero en esta ocasión como conductor de Racing. Será la primera vez que enfrente al Central que tanto cariño le tomó.

Cada vez que Coudet se sienta en una entrevista, para el programa que sea, siempre hay una referencia a Central. Cualquiera sea el momento y el club en el que se encuentre trabajando. Es que el Chacho es uno más de los tantos personajes del fútbol que pasaron por Arroyito y que rápidamente se identificó con estos colores. Pero en este caso siempre hubo un plus. Del lado del principal protagonista y también del lado de los hinchas, quienes lo ubicaron en un sitial de privilegio, especialmente después de aquel recordado clásico del 4-0 en el Gigante, en el que el hoy DT de Racing marcó un gol.

Ahí comenzó a gestarse una relación especial entre Coudet y Central. Pero no quedó simplemente ese paso como jugador. El rol de entrenador que llevó a cabo también dejó su huella. Es más, cuando decidió ponerse al frente de un equipo fue justamente el club de Arroyito el que le abrió las puertas. En Rosario, Coudet vino a hacer su primera experiencia como DT, en lo que fue una apuesta realmente fuerte de parte de la actual dirigencia.

Todos esos recuerdos están mucho más frescos para el hincha. Es que fueron hace poco. En enero de 2015 Coudet tomó las riendas del equipo y a partir de ahí todo se potenció. Y fue para bien. Con el Chacho en el banco, el canalla se acostumbró a pelear prácticamente todos los torneos que disputó. Estuvo cerca del título en el primer campeonato que dirigió y lo propio hizo en las dos ediciones de la Copa Argentina que le tocó afrontar. Una (la de 2015) con aquella derrota frente a Boca que tuvo como dato saliente el pésimo arbitraje de Diego Ceballos. Otra (la de 2016) en la que la suerte en el último partido también le fue esquiva (River se impuso por 4 a 3).

Decir "Coudet entrenador de Central" es hacer referencia de manera inequívoca a unos cuantos futbolistas que marcaron su ciclo. Rápidamente aparecen los nombres de Donatti, Musto, Montoya, Cervi, Lo Celso (todos ellos ya estaban en el club), Delgado, Ruben, Pinola, Larrondo y quizá algunos más. Fueron algunos de los que recibían órdenes del Chacho del otro lado de la línea y que tan cerca estuvieron de romper el maleficio de tantos años sin títulos, pero que al final no lograron. También le cabe la llegada de innumerables jugadores por los que pidió enfáticamente y que nunca rindieron. Muchos de esos casos fueron claramente más un gasto que una inversión. De eso también es responsable.

Los cuartos de final de la Copa Libertadores, ante Atlético Nacional de Medellín, marcaron el final de su ciclo. Un ciclo al que el propio entrenador decidió ponerle fin pese a que tenía contrato por delante. El Chacho siempre se jactó de que tenía mucho más para darle a Central, pero llamativamente tomó la decisión de irse antes de lo que estipulaban los papeles. Justamente Leo Fernández (el por aquel entonces DT de la reserva al que se le hizo cada vez más difícil traspasar el portón de entrada del predio de Arroyo Seco) fue quien tuvo que salir a bancar la parada cuando optó por dar un paso al costado.

De personalidad fuerte (muchas veces chocó contra los dirigentes que en su momento lo fueron a buscar), de decisiones firmes, de un estilo futbolístico bien claro, Coudet no es un nombre más en la historia de Central. Hoy, su Racing jugará en el Gigante de Arroyito ante Central. Ante el Central en el que primero jugó, al que después dirigió y del que sentimentalmente siempre estará cerca.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario