Central

Diez puntos para un Central campeón

El equipo de Bauza tuvo flaquezas pero también muchas virtudes para lograr el título. Un recorrido por los principales atributos que lo llevaron a la consagración en Copa Argentina.

Viernes 14 de Diciembre de 2018

El equipo de Bauza tuvo flaquezas pero también muchas virtudes para lograr el título. Un recorrido por los principales atributos que lo llevaron a la consagración en Copa Argentina

Central se pudo sacar la espina después de tantos años sin títulos. Fallas seguramente debió tener pero indudablemente pesaron más las virtudes, que tampoco fueron pocas. Es que campeón no se sale por uno o dos motivos, sino que es necesario la conjugación de varios ítems. El equipo del Patón Bauza sin dudas tuvo los suyos. Puede sobresalir la tremenda actuación de Ledesma en cada una de las definiciones por penales, la efectividad de los delanteros, la mano del técnico en algún partido en especial, pero pueden ser algunos en medio de otros tantos. Seis partidos en los que el canalla pasó de todo, de ganar en los 90 minutos a imponerse por la vía de los penales. De pasar sobresaltos a gozar por cada clasificación. En paralelo a esa satisfacción que fue creciendo, el sufrimiento que duró hasta el último penal en la final contra Gimnasia. Las diez razones del "Central campeón" de Copa Argentina:

1

Bauza, un DT ganador

La figura del Patón fue excluyente. Tal vez lo hubiera podido lograr con cualquier otro técnico, pero claramente el equipo tuvo el sello del Patón Bauza. Y su figura no es decorativa en medio de esta historia. Bauza vino a romper con tanto años de maleficio y logró lo que otros entrenadores, también identificados con los colores auriazules, no pudieron alcanzar. Fue el mentor de este equipo y el gran ganador. Con defectos y virtudes el Patón quedó en la cima a la hora de los reconocimientos.

2

Las manos de Ledesma

Jeremías Ledesma fue sin dudas "el jugador" de la copa. Sus intervenciones fueron claves en todas las definiciones por penales que afrontó el equipo canalla. Habla también un poco a las claras de las dificultades que tuvo el equipo a lo largo de la competencia, pero a la hora de repasar los puntos salientes del Central campeón es imposible obviar al pergaminense. Otra pudo haber sido la historia ante Talleres, Almagro, Temperley y Gimnasia si Ledesma no se hubiera hecho gigante bajo los tres palos.

3

Siempre estuvo convencido

Hace años que Central viene persiguiendo el título en este torneo y convencimiento siempre estuvo, pero lo de este año fue especial. A medida que fueron pasando las fases el equipo sintió que era el momento para pisar el acelerador a fondo e ir por la consagración. A excepción de Vélez, Bauza nunca dejó de lado la Superliga, pero la sensación de que la Copa Argentina estaba por encima de cualquier otro objetivo siempre fue clara.

4

La efectividad en los penales

La participación de Ledesma en las definiciones por penales fue clave, pero el aporte de los pateadores no puede ni debe quedar afuera. La efectividad de los futbolistas canallas fue llamativa. En las cuatro definiciones por esa vía Central pateó 20 penales y sólo erró dos de ellos. Fernando Zampedri falló contra Almagro y Matías Caruzzo frente a Temperley. Ortigoza fue el único que pateó en esos cuatro partidos y nunca erró.

5

La victoria en el clásico

Hay momentos en la vida que suelen presentarse como bisagra. En esta Copa Argentina la victoria en el clásico frente a Newell's no fue uno más. Amén de los problemas futbolísticos que siguió mostrando el equipo ese envión anímico fue crucial. "Cuando le ganamos a Newell's sentí que íbamos a ser campeones", dijo Bauza tras la consagración sobre lo que fue, a excepción de Juventud Antoniana, el único triunfo dentro de los 90 minutos.

6

La suerte del campeón

No es peyorativo hablar de "la suerte del campeón". Siempre se hace referencia a esa idea. Está claro que Central no ganó la Copa Argentina de suerte, pero la fortuna más de una vez le tendió la mano. El momento clave del torneo quizá haya sido ante Almagro, cuando el 9 del tricolor erró un gol debajo del arco cuando el partido se moría. Si esa pelota hubiese entrado posiblemente el canalla hubiera quedado eliminado. Y no fue algo logrado por mérito propio, sino por un error ajeno. Tal vez haya sido la suerte del campeón.

7

El aporte de los delanteros

La mayoría de los goles que convirtió Central fue por obra de sus delanteros, a los que supo sacarles jugo en sus mejores momentos. En la mente de todos aparece como el recuerdo más fuerte el gol de Herrera en el clásico, pero además del Chaqueño, que también le convirtió a Almagro, fue clave el aporte de Zampedri. Es que el entrerriano marcó en cuatro de los seis partidos (no lo hizo sólo en el 0-0 ante Talleres y en el 1-1 con Almagro) y fue por lejos el de mayor preponderancia. Hasta Ruben convirtió, pero fue en el debut, contra Juventud Antoniana.

8

La solidez defensiva

Si algo buscó Bauza desde que llegó a Central fue solidez defensiva. Su equipo nunca fue una verdadera muralla, pero no le convirtieron muchos goles. Es cierto que le anotaron en cuatro de los seis partidos, pero ningún equipo pudo hacerle más de un tanto. Es cierto también que enfrente no tuvo rivales con una determinada jerarquía, pero eso es algo de lo que Central no tiene por qué hacerse cargo. Y a todos los que le tocó enfrentar trató de hacérsela complicada.

9

Nunca perdió la calma

Central nunca fue un equipo que buscara desesperadamente el arco de enfrente, pero tampoco entró en pánico cada vez que un partido se le presentó adverso desde el juego más que desde el resultado. Sí fue un equipo moderado y con un mensaje de calma que partía desde el banco. Mucho colaboró el hecho de que jamás fue perdiendo, pero a veces el trámite no le era favorable, como en la final ante el Lobo, gran parte contra Almagro y el primer tiempo en el clásico. A pesar de ello nunca perdió la compostura.

10

El apoyo de la gente

Los hinchas no juegan, no atajan ni patean penales, pero armar la historia de "Central campeón" y dejarlos afuera de la misma sería un error, sobre todo por el largo sufrimiento que padecieron durante las últimas dos décadas. Por eso, como acostumbran, se movilizaron a Santa Fe, a Lanús, a Córdoba y la semana a Mendoza para aportar su granito de arena y brindarle el apoyo al equipo. Para ellos seguramente habrá un mínimo de responsabilidad en el título obtenido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});