Ovación

Di Vanni, desde Adiur a primera

A los 17 años todavía estaba en Adiur y las perspectivas de pegar el gran salto parecían remotas. Hace no mucho, si no era subiendo los escalones en Newell’s o Central, en Rosario era prácticamente imposible llegar al fútbol grande, pero el panorama cambió a partir de la irrupción en los clubes amateur de la ciudad de inversores...

Martes 25 de Marzo de 2008

A los 17 años todavía estaba en Adiur y las perspectivas de pegar el gran salto parecían remotas. Hace no mucho, si no era subiendo los escalones en Newell’s o Central, en Rosario era prácticamente imposible llegar al fútbol grande, pero el panorama cambió a partir de la irrupción en los clubes amateur de la ciudad de inversores, varios con mucha experiencia en el plano profesional. Fue precisamente a partir de la llegada de uno de ellos (Eduardo Socca) al club del viaducto que aparecieron algunas chances. Y Guido Di Vanni aprovechó la suya para hacer su aparición en primera división hace muy poco en Banfield.

Al chico que este año cumplirá 20 y que creció en el populoso barrio Refinería, se le dio, como antes a Ever Banega, por ejemplo, que trepó a través de Oriental (breve paso por Alianza Sport) para deslumbrar en Boca. El viernes 29 de febrero el centrodelantero debutó en la primera de Banfield ante Arsenal y jugó los noventa minutos, dejando una buena imagen pese a la derrota (1-3), la misma que muestra en la reserva, donde en cuatro partidos marcó cinco goles este año, dos a Vélez, dos a Tigre y uno a Central, el último sábado, en el inicio de la victoria por 4 a 1 ante el equipo del que es hincha.

"Vinieron a Rosario a hacer una prueba y me dijeron que tenía que ir a Buenos Aires. Allí me quedé por espacio de tres días y me incorporé a Banfield. No lo podía creer, porque ya tenía 17 años y a esa edad es muy difícil enganchar en un club profesional cuando venís de una liga amateur", relató el rosarino a Ovación desde la casa del vecino de toda la vida, "el Pilo, un emblema del barrio", resaltó.

Di Vanni apuntó que "siempre fui consciente de que alguien te puede estar viendo. Hoy por suerte aunque jugués en otro club que no sea Newell’s o Central, pasa eso, y para los que la reman desde la Rosarina es muy bueno ya que pueden sentir que se les abre una oportunidad. A su vez, esos clubes obtienen también un beneficio cuando, en un caso como el mío, uno de sus jugadores se hacen profesionales", analizó con rigor.

"No hay muchos casos de chicos que lleguen desde clubes de barrio", prosiguió el juvenil que estuvo un año en Central "pero me fui porque en un plantel de 35 jugadores tenía pocas chances de jugar. Por eso recalé en Adiur". Y respecto al gran salto que dio, remarcó que "hay mucha diferencia. Yo era muy chiquito de físico cuando llegué a Banfield y tuve que trabajar mucho en el gimnasio para ponerme a la par y lo logré".

Y otra gran diferencia fue que "en Adiur me movía más libre, pero desde que estoy en Banfield me hacen jugar de nueve definido. Tengo menos libertad pero me está yendo bien en esa posición, así que la pegaron mis entrenadores", Miguel Jérez en la primera época y Rául Wensell ahora en la reserva, aunque "entreno siempre con el plantel profesional (de hecho este año hizo su primera pretemporada) porque no hay dos divisiones, sino que los que quedan afuera de primera juegan el preliminar".

Di Vanni siempre hizo dupla con Maxi Laso, otro que ya debutó en el Taladro y ahora que llegó a primera sabe que "viene lo más difícil que es mantenerse. Pero estoy tranquilo. En la noche anterior casi no pude dormir pero me dijeron que hice un buen debut. Mientras en reserva sigo haciendo goles. Siempre me propuse ser futbolista. Por suerte apareció la chance y la estoy aprovechando".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});