Ovación

De Salta a Tokio: Valentina Raposo, la revelación de Las Leonas de tan sólo 18 años

La defensora central surgida en Popeye debutó en el seleccionado mayor en abril y con sólo dos partidos oficiales se ganó un lugar en los Juegos Olímpicos, donde brilla y es una de las figuras

Lunes 02 de Agosto de 2021

Por muchos años a Las Leonas les costó encontrar seguridad en la línea defensiva. Y allí, donde en general se dice, deben plantarse jugadoras de experiencia, sobre todo en las citas más relevantes, está ella: Valentina Raposo, la jugadora salteña de sólo 18 años encargada de sellar el 3 a 0 de esta medianoche de martes ante Alemania, de córner corto y que le otorgó al equipo albiceleste el pase a semifinales de los Juegos Olímpicos. Valentina fue convocada al seleccionado mayor en enero, cuando a la vez se encontraba entrenando con Leoncitas, en el Sub 21. En febrero ya estaba viajando con Leonas. Jugó sólo dos partidos oficiales por la FIH Pro League y se metió en la lista de Tokio 2020. Tuvo la oportunidad, tal vez ni siquiera soñada, de cumplir este sueño de manera temprana y ahora una mayor, la de subirse al podio. Está en el umbral, es figura y es definitivamente, la gran revelación de Las Leonas en esta cita.

Todo pasó muy rápido en los últimos meses en la vida de Valentina Raposo. La salteña venía llevando adelante su proceso junior con la ilusión de meterse en el Campeonato Panamericano de Chile que se disputará desde el 21 de agosto (de hecho, está en esa lista de elegidas) pero la sorprendieron convocándola a entrenar con el mayor, por enero. Después de disputar un amistoso con India con las compañeras de su categoría le pidieron que se quede con el equipo principal. Para ella, la noticia ya era enorme. Jugó amistosos, también ante India pero ahora con Leonas. Llamó la atención del cuerpo técnico y definitivamente empezó a ser una opción para estar en el lugar que la mendocina Silvina D'Elía, la última gran defensora de este equipo, iba dejando, ya con idas y vueltas y luego la salida sellada por cuestiones personales.

77812564.jpeg

Así que, cuando menos lo imaginaba, Raposo también hizo su debut en un torneo mayor oficial y el más importante de los internacionales a nivel anual, la FIH Pro League. Fue en Buenos Aires, en la doble fecha ante Alemania y con la certeza de haber cumplido aún a sus 18 años. De perfil bajo, silencios y sonrisas tímidas, la salteña fue metiéndose en el corazón del plantel, con notorio apoyo de las jugadoras mayores y referentes, a sabiendas de que ocupar ese lugar en la cancha no es fácil para nadie y muchos menos con la presión de ser debutante o inexperimentada. Aunque además de seguridad en la marca y despliegue, Raposo aporta otra carta ganadora, la del córner corto. También allí Argentina venía con un déficit de mucho tiempo. En Tokio 2020 ya marcó dos por esa vía, el último este domingo ante las teutonas. Antes de viajar a los Juegos, se la vio en una foto con un poncho en la puerta del Cenard de Buenos Aires. La Asociación de su provincia se lo mandó de regalo y ella lo llevó a Japón, como si fuera una bandera. O quizás para sentirse más cerca de su gente.

Oriunda del club Popeye, Raposo empezó a jugar al hockey a los 6 años y para cuando tenía 12 ya formaba parte de los seleccionados locales. En los días que pasó en el verano en su provincia entrenó con varones para elevar su nivel y no faltó ni un sólo día a los entrenamientos. Dicen, los que la vieron de chiquita que su crecimiento, en general, fue vertiginoso. Producto del talento y de la constancia en el trabajo, las puertas se le abrieron aún inesperadamente. Como ésta, la de los Juegos Olímpicos.

En la última fecha de la fase de grupos de los Juegos Olímpicos, Raposo falló en una barrida para salir del fondo y el error provocó la apertura del marcador de Australia, que se impuso 2 a 0. De inmediato se vio cómo las dos compañeras que tenía más cerca (Victoria Sauze y Agustina Gorzelany) la fueron a levantar, al ritmo de "no pasó nada". Raposo terminó siendo la figura argentina de ese partido. Es evidente, el desparpajo de la juventud, otorga un plus. Volvió a destacarse ante Alemania en el que quizás fue el mejor partido de Las Leonas en los últimos dos años y está en semifinales. Este miércoles les toca India, un rival accesible por donde se lo mire y con él, la posibilidad intacta de meterse en la lucha por el oro olímpico. Allí estará Raposo, una vez más. La Leoncita ya recibida de Leona a la que las cosas le pasan rápido y es la gran revelación nacional en Tokio 2020. Se insiste. Con sólo 18 años.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario