Central

Con viento a favor y un buen envión

El Central de los buenos números y entonado por la victoria contra Unión visita a Huracán para acentuar la escalada.

Lunes 12 de Febrero de 2018

Después de un arranque de 2018 entre luces y sombras, con rendimientos y resultados dispares llegó la bocanada de aire puro contra Unión y, al menos desde los números, la cosa pareció encaminarse nuevamente. Claro que fue apenas un pequeño paso, aunque no menos importante, el que se dio hace poco más de una semana en el Gigante, pero lo que viene ameritará la misma (quizá más) importancia. Hoy llega el turno de Huracán, donde las exigencias serán las mismas de siempre. Otra vez no habrá lugar ni tiempo para lamentos por algunas piezas clave con las que todavía no se puede contar. Lo que habrá es la necesidad de potenciar la escalada que hasta aquí logró el equipo de Leonardo Fernández. Y más ahora, cuando cada paso en firme mantendrá, o en el mejor de los casos acercará, al canalla a la zona de clasificación a la Copa Sudamericana, sin dudas hoy el gran objetivo.

   Conceptualmente, Central puede seguir presentando algunas dudas en cuanto a las formas de las que se está valiendo para hacer rendir de la mejor manera el trabajo de Leo Fernández. En contrapartida, hay una eficacia que por estos días es la mejor coraza de la que cuerpo técnico y jugadores pueden hacer gala.

   Y es esa muy buena efectividad la que puso al equipo a tiro de algún objetivo más o menos tentador dentro de la Superliga. Es que contar hoy con la chance de meterse en la zona de clasificación a Copa Sudamericana es la muestra más acaba del enorme salto cuantitativo que se dio luego de aquella partida de Paolo Montero, con el equipo hundido en la tabla de posiciones, y sin aspiraciones serias a la vista.

   Es justamente esta realidad la que oficia de motor en el terreno de las ambiciones. Hoy hay potenciadas, lo que no es poco.

   En lo que hace a las formas, siempre son sostenedoras de los buenos y malos resultados. Suelen y deben importar. Porque hacen a la cuestión. Y hasta aquí Central no mostró las formas más pulidas y seguramente será un tema a corregir, pero puede vanagloriarse a partir de eso sabiendo que si con orden alcanza obtener buenos resultados, cuando se le pueda agregar algún ingrediente más la cosa puede resultar un poco más sencilla.

   "Jugar bien es ganar", tiró Leo Fernández en la previa del choque de hoy ante el Globo. El más que nadie está convencido de que su equipo le está dando vida a ese razonamiento de que "cuando ganás es porque hiciste más méritos que el rival. Después hay cuestiones a la vista que pueden gustar más o menos, pero esto se maneja con resultados", agregó el DT.

   Es un terreno difícil en el cual moverse, con postulados tan opuestos pensando que cuando se gana se jugó bien y cuando se pierde hubo sí o sí un mal funcionamiento del equipo. Pero hoy es el terreno en el que a este Central más le gusta moverse. Al menos en el que parece sentir cierta comodidad.

   Central viene con viento a favor y saca provecho de ese envión. Haberse reencontrado con el triunfo en el partido contra Unión no fue un dato menor después de aquellos dos intentos fallidos de las primeras fechas del año. Incluso sigue con remiendos sobre el lomo, de lo que tampoco parece hacerse demasiada mala sangre. Esto también potencia esa buena efectividad de este nuevo proceso.

   Las obligaciones golpean otra vez las puertas del canalla y poco importa que la cita sea fuera de los límites de Arroyito. A la fuerza y resistencia que imponga Huracán, Central contestará a través de sus necesidades. Dependerá de sí mismo para plantarse en Parque Patricios y hacer valer ese viento de cambio que hasta acá le viene dando buenos resultados.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario