Ovación

Con un triunfo el Sub 23 comenzó su preparación para los Juegos Olímpicos

La Selección Olímpica mostró signos saludables en su presentación ante Cataluña. El equipo de Batista se impuso con justicia en el Camp Nou de Barcelona por 1-0 con gol de Ezequiel Lavezzi en el partido que abrió el camino hacia Beijing 2008.

Sábado 24 de Mayo de 2008

La Selección Olímpica mostró signos saludables en su presentación ante Cataluña. El equipo de Batista se impuso con justicia en el Camp Nou de Barcelona por 1-0 con gol de Ezequiel Lavezzi en el partido que abrió el camino hacia Beijing 2008.

Ya de entrada, Argentina mostró mucha más ambición que su rival. Batista pedía audacia desde el planteo (línea de cuatro defensores con laterales de mucha proyección, dos volantes centrales con excelente técnica –Gago y Banega–, un tridente soñado con Messi, Agüero y Gonzalo Higuaín, y Lavezzi bien de punta) y sus jugadores cumplieron adentro de la cancha en el arranque del partido.

El único tanto fue convertido por el delantero del Nápoli de Italia, Ezequiel Lavezzi, a los 28 minutos del segundo tiempo. Argentina formó con: Oscar Ustari, Pablo Zabaleta, Federico  Fazio, Emiliano Insúa, Cristian Ansaldi; Ever Banega, Fernando  Gago, Lionel Messi, Sergio Agüero; Gonzalo Higuaín y  Ezequiel Lavezzi.

Sin muchas luces pero cumpliendo con el objetivo de sumar horas de fútbol, el seleccionado jugó un buen partido sobre todo en la primera parte, aunque ante un rival débil. A esta base se le sumarán los tres refuerzos mayores, entre los que estarán Juan Román Riquelme y Javier Mascherano, la columna vertabral del equipo para defender la medalla en China.

Poca gente en el Camp Nou

El inmenso estadio Camp Nou  resultó demasiado escenario para el amistoso entre la selección de  Catalunya y el seleccionado argentino Sub-23, más allá de que en este  último hayan estado presentes Lionel Messi, Sergio Aguero,  Fernando Gago, Gonzalo Higuaín y Ever Banega, entre otros.

Viendo las tribunas del estadio, con capacidad para 100 mil  personas, quedó la sensación de que el amistoso fue organizado para  que los hinchas argentinos desperdigados por España pudieran ver  jugar a una selección de su país.

La mayoría del público, tanto catalán (que aprovechó para  exhibir varias banderas exigiendo su independencia de España) como  argentino, se concentró en el segundo anillo del estadio, y, en menor  medida, la primera bandeja.

Banderas y camisetas de Boca y River, alguna aislada casaca de  Rosario Central, o una solitaria bandera de Olimpo de Bahía  Blanca o de apoyo a Messi (“Si jugaras en el cielo moriría para verte”,  escribió un exagerado hincha alabando al jugador de Barcelona),  poblaron las cabeceras del Camp Nou. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario