De Barrio Somos

Club Horizonte, cuando el barrio se lleva a flor de piel

Se fundó en 1928 como un club social de una cervecería. En 1938, a través de una votación, se cambió de nombre.

Jueves 18 de Octubre de 2018

Comenzaba el año 1928, más precisamente el 3 de enero, cuando un grupo de trabajadores de la cervecería Bieckert y algunos vecinos del barrio decidieron organizar su tiempo libre formando un club social. Club Atlético Bieckert fue el nombre elegido, que luego cambiaron a Club Atlético Horizonte en 1938 a través de una votación.


Su primera sede estuvo ubicada en la calle 3 de Febrero 2830, entre Ovidio Lagos y Ricchieri. Más adelante logró establecerse definitivamente sobre la calle Suipacha N° 1363. La primer camiseta del club fue color amarillo con una estrella celeste. En el año 1938 junto con el cambio de nombre también se eligieron los colores amarillo, celeste y blanco que hasta hoy representan al “Hori”.


Básquet época dorada


El básquet fue el deporte predominante en las primeras décadas de vida del club. Ésta disciplina supo nutrir de gloria y trofeos sus vitrinas. Durante las décadas del 50 y 60 Horizonte contó con grandes planteles que disputaron torneos locales, provinciales y nacionales.


Edmundo Carelli y Víctor Realini integraron aquel plantel que entre el año 1959 y 1963 inscribió sus nombres con letras doradas en la historia del club al obtener 3 títulos de primera división de la Rosarina de Básquet y el campeonato provincial en dos oportunidades. Ambos eran vecinos del barrio y comenzaron desde las divisiones infantiles a jugar al Básquet en el “Hori”.


horizonte001.jpg

“Empecé a los 9 años a jugar acá, llegué a jugar en primera, después fui entrenador y también jugué en veteranos -recuerda Edmundo Carelli- éramos todos del barrio”. Víctor Realini agrega: “Yo vivía a dos cuadras y todavía sigo siendo vecino del club”.


Edmundo recuerda aquellos campeonatos en los que Horizonte era uno de los animadores: “Todo el barrio venía a la cancha, había 1500 personas por partido”.


“Siempre estuve vinculado al club”, cuenta Víctor Realini. “Empecé a jugar en infantiles, hice las inferiores, jugué en primera, en veteranos y después seguí participando como directivo, incluso fui tesorero del club. Hoy ya no participo pero sigo viniendo para encontrarme con amigos”, concluye.


Club Horizonte

Aromas de barrio

Otro de los atractivos de Horizonte es su parrilla y restaurant. Imposible evitar la tentación de mirar qué se cocina en la parrilla al entrar o salir del club. A partir de la caída del sol, las y los cocineros se ocupan de preparar la variada carta que ofrece, desde el año 2000, “La Cocina de Adriana”. “Somos un negocio familiar”, cuenta Edgardo Bergero.


“Estamos muy adaptados al barrio y al club, acá viene gente de todos lados pero sobre todo del barrio y también socios de Horizonte, que cada vez tiene más actividades y eso genera un flujo de gente muy grande que pasa por acá”, agrega Edgardo mientras las camareras y camareros dejan a punto el salón que en momentos estará repleto de familias, parejas y grupos de amigos degustando carnes asadas, pastas y postres caseros.


hori3.jpg

Experiencia y sangre joven


Como todos los clubes de barrio, Horizonte tuvo que sortear épocas difíciles durante los años 90. Aunque con algunos problemas pudo continuar brindando un lugar de encuentro a los vecinos con deportes y contención para los pibes. “En diciembre de 2017 creímos que había llegado el momento de involucrarnos los más jóvenes y fue así como participamos de la conformación de la nueva comisión. En la nueva CD, creo que encontramos un equilibrio entre jóvenes y gente más grande que aporta su experiencia”, dice Gastón “Pato” Bembo que, con menos de 30 años, se animó a asumir el cargo de secretario del club.


Pato -como lo conocen desde siempre en Horizonte- es la cuarta generación de la familia vinculada al club. Comenzó a practicar fútbol de salón a los 6 años, jugó en primera división y hoy aborda con orgullo su nuevo rol como dirigente. “Desde que asumimos, nos propusimos crecer constantemente, actualmente estamos reformando los vestuarios de la planta baja y además tenemos previsto un proyecto de reforma integral del club que vamos a presentar en la fiesta de fin de año”, explica Pato Bembo sobre los planes de futuro de la nueva CD.


Parte de esa reforma se hace tangible actualmente en el proceso de digitalización de socios que el club puso en marcha a principios de octubre. Según lo describen desde la CD, se trata de un reempadronamiento y reestructuración societaria del club.


Para el próximo mes, Horizonte prepara un gran festejo: el Horifest, un evento divertido, popular y primaveral que establece lazos con sus orígenes cerveceros y propone fiesta con música en vivo (Amapola), un toro mecánico, una fotocabina, torneos de metegol, un bingo, juegos inflables, servicio de buffet, sorteos y cachengue. La cita es el 10 de noviembre en la sede social del club.


horizonte04.jpg


Presente y futuro


Actualmente en el club se practican 19 disciplinas: patín artístico, voley, handball, gimnasia artística, acrobacia en telas y karate do, entre otras, con el futsal masculino y femenino como el deporte que tiene mayor cantidad de practicantes.


Franco Scardino comenzó a practicar futsal a los cinco años en el club, jugó en primera división y desde comienzos del 2018 es el entrenador de la 1ra y 3ra división. “El fútbol de salón empezó con fuerza a partir del año 1998 aproximadamente, hemos ganado títulos en todas las categorías menos en primera que es nuestra materia pendiente”, explica Franco. Actualmente entre la escuelita y las diferentes divisiones que compiten en la Asociación Rosarina de Fútbol hay alrededor de 400 jugadores de futsal en Horizonte.


El handball femenino irrumpió con fuerza hace tres años entre los deportes que se practican en el club. Lourdes “Lula” de la Fuente es la coordinadora de este deporte. Hoy Horizonte compite en la Asociación Rosarina de Handball.


“La idea surgió a partir de las ganas de promocionar este deporte, me acerqué al club con la propuesta de traer handball, elegí horizonte porque en la zona no había ningún club dónde se lo practique y la verdad que aceptaron bastante rápido”, explica Lula para quien el crecimiento en el número de practicantes se dio a partir del boca a boca de las jugadoras y de las redes sociales. “Hoy tenemos 5 categorías, este año incorporamos un equipo masculino de mayores y seguimos con mayores, juveniles, menores e infantil femeninos”, concluye Lula.


Te llevo en la piel


Gastón, Franco y Lula destacan el sentido de pertenencia y la armonía que predomina entre los deportistas y socios del club. Algunos incluso llegan a tatuarse el escudo para mostrar su amor por Horizonte. “Lo que pasa con el club para mí es excepcional”, dice Franco y grafica con un ejemplo: “Hay personas que no habían venido nunca al club, empiezan a practicar un deporte y se convierten en fanáticos”.


“Somos muchos los que llevamos al club tatuado en la piel”, cuenta Gastón. “Yo no conocía el club -agrega Lula- y hoy lo defiendo con la misma pasión con la que juego al handball: por Horizonte voy a la guerra”.


horizonte011.jpg


>> De Barrio Somos | Historias de clubes en 360º


El proyecto transmedia da forma a un recorrido multiplataforma por las historias de clubes de la ciudad de Rosario, de la mano de personajes que le otorgan tridimensionalidad, articulando una serie de medios on y offline que buscan aprovechar las potencialidades narrativas de cada lenguaje. Es una iniciativa del #DCMteam de la Universidad Nacional de Rosario.


De Barrio Somos incluye un webdoc (o documental interactivo), propuestas de realidad virtual que combinan tecnología 360 + Cardboard, una serie documental para TV y web (8 capítulos de 13 minutos), un libro de crónicas, un juego de mesa, un álbum de figuritas con trackers de realidad aumentada, una kermesse transmedia y contenidos para redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.


Más contenidos en www.debarriosomos.com.ar



En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});