Ovación

Central fue una sombra y Arsenal lo humilló con una contundente goleada

El descendido equipo de Sarandí se despidió de la Primera apabullando 4 a 0 a un canalla que después del 1 a 0 se derrumbó anímica y futbolísticamente.

Sábado 05 de Mayo de 2018

El canalla fue humillado. Estaba obligado a recomponer su imagen y la terminó descomponiendo un poco más. Mostró una ilusión óptica hasta la media hora del primer tiempo y después del 1 a 0 y la expulsión de Martínez se desmoronó como un castillo de naipes. Sin alma, sin fútbol y sin la más mínima capacidad de reacción, terminó dejando una tristísima imagen ante un descendido Arsenal, que le dio una lección y lo goleó 4 a 0.

Central y Arsenal arrancaron con todo. Mucho vértigo en un campo de juego difícil después del choque de ayer entre Aldosivi y Almagro, por el ascenso a Primera. El local, ya sin presiones ni obligaciones, solo la de rearmar su plantel para el próximo Nacional B, apostó a la contra. El canalla, con la obligación de ir armando una imagen futbolística que nunca se consolidó en la Superliga.

Embed

Ya a los 2' el arquerito Aquino le tapó un remate a Pereyra tras una buena combinación con Zampedri. A los 7' respondió el local con Chavez.

Se hacía difícil jugar en un campo de juego rápido y húmedo y Central, en ese panorama, intentaba desplegar fútbol a través de Pereyra López Pissano y el propio Zampedri.

Central iba con más potencia y Arsenal se agrupaba atrás. A los 12', otra vez se lució Aquino ante una entrada de Da Campo.

Sin embargo, ese mejor andar canalla no se traducía en la concreción. Faltaba la puntada final.

Pero una jugada desafortunada de Ferrari a los 31' -intentó despejar un centro y terminó sorprendiendo a Ledesma- abrió el camino de la debacle. Porque apenas un minuto después, Mauricio Martínez cometió una innecesaria y fuerte falta y Argañaraz le mostró la roja directa.

>> Leer más: Cuarta derrota al hilo para Central, con otra dura goleada

A partir de ahí, Arsenal jugó con toda comodidad, aprovechando que Central estaba en otro partido y en un minuto había desperdiciado todo lo bueno que, al menos, había insinuado.

Por eso no extrañó que a los 38' Lomónaco llegar al segundo tras otra jugada por derecha que Ledesma no pudo despejar. Y a los 45' Antilef le puso la frutilla al postre cuando en una rápida réplica -cuatro atacando, dos defendiendo- llegó al tercero.

Los cambios que metió Chamot -Tobio por Da Campo y el pibe Lovera por López Pissano- no sirvieron de mucho. Central, sin conducción, sin conviccción y sin profundidad, se paseó en esos minutos como una sombra por el terreno. No lograba dar dos pases seguidos y le faltaba voluntad.

Mientras tanto, Milo, el ingresado Pollero, Lomónaco con un cabezazo, hacían transpirar más de la cuenta al pobre Ledesma, superado por la situación.

Y otra vez explotó el escaso público del Arse a los 28', cuando Purita se filtró entre los centrales auriazules y definió a un costado del desesperado Ledesma para poner un 4 a 0 lapidario.

>> Leer más: Las tres bajas en Central para la última fecha

Arsenal esperaba tranquilo y marcaba como si fuera la última vez. No parecía un equipo descendido. Al menos desde la actitud y de la eficacia.

A esa altura, Central sólo esperaba que el partido terminara lo más rápido posible. La situación era por demás humillante. Sin alma, sin convicción y sin fútbol, el canalla redondeó una tarde para el olvido pero que obligará al replanteo profundo de su estructura futbolística.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario