Ovación

Central dejó atrás una copa y ahora salta por otra

Tras dejar atrás la doble competencia, el canalla fue uno de los que más sumó. Superó a 9 rivales en la acumulada en busca de un objetivo: la Sudamericana 2022

Jueves 23 de Septiembre de 2021

El peor negocio que puede hacer Central es ampararse en las estadísticas y creer que a partir de eso podrá guiar su futuro porque, se sabe, un resultado puede cambiar absolutamente todo, pero este equipo del Kily González bien puede encontrar cierto resguardo en lo que algunos de esos números le está marcando. Cuando se habla de que después de finalizada la doble competencia el objetivo giró hacia otro lado es hacer referencia a cuál fue el comportamiento del canalla. Y el quiebre hay que buscarlo en el ciclo que inició después de aquella derrota en Brasil, ante Bragantino, por los cuartos de final de la Copa Sudamericana. Porque consumada esa derrota, todos los cañones apuntaron a buscar una plaza en las copas internacionales del próximo año. ¿Cuál fue el resultado? Central potenció considerablemente su cosecha de puntos y en esos seis partidos posteriores logró escalar ocho lugares en la tabla acumulada. En aquel momento estaba a ocho puntos de la Sudamericana 2022 y hoy está a cinco. No parece demasiada la diferencia, pero sí el hecho de que en ese trayecto haya logrado superar a muchos equipos.

A partir de ese mojón, de la fecha 7 en adelante, Central fue uno de los equipos que más sumó. Logró 13 puntos sobre 18 posibles y sólo se vio superado por las campañas de Talleres (16 puntos), River, Boca y Vélez (14). Seguramente allí esté otro de los indicadores importantes y si bien una cosa lleva a la otra, la trepada en la acumulada es, al menos por estos días, lo que cuenta.

Festejo2.jpg
Central inició la

Central inició la "nueva etapa" en el clásico ante Newell's.

Una vez más resulta relativamente sencillo explicar la diferencia entre la primera parte del torneo (las seis primeras jornadas) y las seis restantes, al menos desde el lado de Central, al que indudablemente la doble competencia le trajo unos cuantos dolores de cabeza.

Es cierto, de haber superado la línea de Bragantino hoy estaría con la cabeza a mil revoluciones disputando nada menos que la semifinal de la Copa Sudamericana, pero tocó otra realidad y fue la que en Arroyito debieron aceptar.

Por eso, en el momento en que se volvió de Brasil con las manos vacías no le quedó otra que fijar una nueva hoja de ruta, con algún destino que lo motivara y lo sacara de ese bajón anímico que le significó la despedida de lo que, hasta ese momento, era el objetivo por excelencia.

Tablas1.jpg

Fue como a los cuatro días, con la amargura lógica y arrastrando secuelas desde lo físico, arrancó un nuevo ciclo, nada menos que en el clásico. Antes de este partido lo que se había fijado era recomponer la imagen en la Liga Profesional, donde los resultados le estaban dando la espalda. Pero el despegue tenía una razón de ser, que era intentar meterse en el lote de arriba, entre los equipos que en 2022 volverán a jugar copas internacionales.

Fue así como rápidamente comenzaron a aparecer los resultados, que contrastaron claramente con esa magra cosecha de puntos del arranque. Porque llegó el empate en el Parque Independencia, los triunfos ante Arsenal, Central Córdoba, Banfield y San Lorenzo. La única mancha se dio en la derrota contra Boca, un rival de jerarquía al que no sólo le iba ganando, sino que contó con algunas situaciones como para asegurarse otro triunfo o al menos sumar. Lo cierto es que por momentos se vio superado y un gol en contra en el final (de Torrent) lo dejó con las manos vacías.

Obviamente que se puede discutir que a los equipos que les ganó son de los más débiles o que no están atravesando un buen momento, pero en aquel mal arranque Central enfrentó a rivales, en los papeles, de menor relieve y las cosas no le salieron para nada bien.

El salto en esa tabla acumulada incluso no tiene tanto impacto en relación a la de posiciones del actual torneo, en la que en la previa del clásico estaba último, junto a Vélez, con apenas tres unidades, y luego de esa mejoría dejó atrás a 15 equipos.

Tablas2.jpg

Pero claro, no hay nadie hoy en Arroyito que se atreva a soñar pelear el título, una meta que parece utópica. Pero sí con cumplir con el objetivo de mínima, que es meterse en una copa. Para ello tiene un largo camino por recorrer y claramente no se le será fácil, pero al menos hoy cuenta con aval de saber que una vez que metió la cabeza en un solo torneo su andar mostró una gran mejoría.

El Kily prueba el equipo

El Kily González probará hoy por primera vez el equipo que el sábado jugará en Córdoba ante Talleres, sabiendo que deberá meter mano sí o sí por las lesiones de Lucas Gamba y Gastón Ávila. Y la principal duda está en la ofensiva, donde Luca Martínez Dupuy y Alan Marinelli son las alternativas que hay para suplir la ausencia del mendocino.

Kily.jpg
El Central del Kily sufrirá cambios.

El Central del Kily sufrirá cambios.

El probable que el DT pruebe a los dos en la práctica y a partir de ahí tome una decisión. Contra San Lorenzo el que ingresó por Gamba fue Dupuy, autor del tanto de la victoria, pero lo que se viene es otro tipo de partido y por eso analiza también la chance de Marinelli.

En defensa, hay dos nombres para jugar por Ávila: Nicolás Ferreyra y Ricardo Garay, pero el Fosa es el que más chances tiene. Mientras, Emiliano Vecchio seguiría afuera del equipo, ya que además de alguna pequeña molestia en el tobillo su intención es realizar un reacondicionamiento físico, y por eso quien seguirá entre los once es el venezolano Michael Covea.

De esta forma, el probable para enfrentar a Talleres sería con: Jorge Broun; Damián Martínez, Facundo Almada, Nicolás Ferreyra o Ricardo Garay, Lautaro Blanco; Diego Zabala, Emmanuel Ojeda, Michael Covea, Luciano Ferreyra; Luca Martínez Dupuy o Alan Marinelli y Marco Ruben.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario