Opinión

Volvió U2

Lo primero que se siente al escuchar "Songs of Experience" es "volvió U2".

Lunes 04 de Diciembre de 2017

Lo primero que se siente al escuchar "Songs of Experience" es "volvió U2". Es una voz interior que te reconcilia con esa banda que estaba en una meseta creativa y ahora tuvo que mirarse en su espejo retrovisor para ir hacia adelante. No hay dudas, este es el mejor disco de la banda irlandesa desde "All That You Can't Leave Behind". Hubo que esperar 17 años para que Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr. volvieran a sacudirnos. Quizá algún fundamentalista de U2 se enoje con esto, pero en rigor ni "How to Dismantle an Atomic Bomb" (2004), "No Line on the Horizon" (2009) ni "Songs of Innocence" tuvieron el vuelo rítmico, poético, expresivo y de mensaje social que tienen estas "Canciones de experiencia", un título que tuvo mucho de balance, de mirar para atrás para volver a mirar hacia adelante. Dicen que Bono tuvo un contacto con la muerte que lo hizo barajar y dar de nuevo. Eso lo puso de narices con la obra de U2, esa que empezó con "Boy" (1980), con un rock más crudo e inocente, que se cruzó con variantes estéticas y sonoras y que siempre buscó arriesgar sin temor a caminar por la cornisa. El paso del tiempo no es un tema menor en U2. No es casual que en la tapa de este disco estén Eli Hewson y Sian Evans, los hijos de Bono y The Edge. Incluso Sian, la hija del guitarrista, está con un casco de guerra, como ese pibe de la tapa de "The Best 1980-1990", lejos el mejor compilado de la banda. "El amor es todo lo que nos queda" dirá el primer tema de este nuevo material y suena a declaración de principios. Hay baladas mid tempo como en "Lights of Home", hay hits para hacer pogo en estadios como "You"re The Best Thing About Me" y también el U2 más clásico en lo rítmico y en los coros de "American Soul" y "Red Flag Day". Esta columna se escribió con "Songs of Experience" sonando en los auriculares. En este preciso momento Bono está cantando "The Little Thing that Give you Away", en la coda se oye la guitarra de The Edge en otro de sus eternos riffs, la base rítmica se suma al crescendo y el tema se va yendo de a poco. Pero hay una banda que no se va, todo lo contrario. Volvió U2.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});