Opinión

Viajeros del Tiempo

El hielo en el Rosario. Si bien el hielo industrial ha tenido sus enemigos como refrigerante de bebidas en aquellos...

Lunes 14 de Enero de 2008

El hielo en el Rosario. Si bien el hielo industrial ha tenido sus enemigos como refrigerante de bebidas en aquellos defensores de la alimentaci[on natural, el hecho es que se ha impuesto como indispensable en la vida ordinaria, especialmente en la época canicular, cuando la elevada temperatura nos obliga a acudir a los refrescos. Pero aun los defensores del hielo con ese fin, recomiendan que para usarlo mezclado con líquidos -y no en forma de refrigerante externo- debe ser químicamente puro. Estamos en pleno verano y por lo tanto esta es la época en que se hace gran consumo de hielo, pero hemos observado que no se respeta la regla higiénica antes mencionada, pues en el noventa por ciento de los casos se mexcla siempre con las bebidas en vez de enfriar éstas en una vasija aparte, procedimiento menos rápido pero más seguro para conservar la salud. Y esta observación nos ha puesto en el caso de preguntar: ¿el hielo que se expende en el Rosario es químicamente puro? ¿Se fabrica de acuerdo con las prescripciones higiénicas que son de rigor? Si la Oficina Química tuviera la amabilidad de dar a conocer públicamente sus informes resultantes de los análisis que realiza sobre ese producto nos sacaríamos la duda. (1908)

 

Alambrando el Paraná. Numerosos vecinos de antiguo arraigo en Alberdi y Sorrento nos informan que la ribera del río está siendo ocupada por particulares, unos con acciones y derechos adquiridos y otros sin más título que su audacia, lo que no les ha impedido ir colocando alambrados, algunos de los cuales avanzan dentro de las mismas aguas del Paraná, imposibilitando el tráfico y en parte la navegación costera. Las autoridades de prefectura dieron un plazo prudencial a los "propietarios" ribereños a fin de que desalojasen los terrenos que indebidamente detentaban, pero es el caso que este plazo se ha cumplido con creces y aún siguen estos individuos sin moverse y con parte del río a su entera disposición. (1908)

gzinni@lacapital.com.ar

bienvenidosviajerosdeltiempo.blogspot.com

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario