Editorial

Un engaño a los rosarinos

Los candidatos del espacio político denominado Ciudad Futura están utilizando en su campaña electoral un artilugio engañoso.

Domingo 02 de Junio de 2019

Los candidatos del espacio político denominado Ciudad Futura están utilizando en su campaña electoral un artilugio engañoso. Se trata de una copia no autorizada de La Capital, que contiene las noticias que les gustaría ver reflejadas en este y otros medios de la ciudad.

Casualmente en esas notas hay un protagonismo único, el de los candidatos de ese sector que llegó a la política con algunos concejales que prometieron cambiar los modos tradicionales de militancia, pero que a poco de andar se mezclaron con los mismos métodos que supuestamente habían venido a combatir.

Así es que tuvieron que enfrentar a la Justicia a raíz de la ocupación de terrenos donde instalaron un tambo, refutar críticas por un bar por el cual no se paga todo lo que se les exige, y hasta debieron bajar de su banca a un candidato que le habían ofrecido a la ciudadanía en las anteriores elecciones para concejal a raíz de denuncias de abuso.

En aquellos comicios donde el pastor Eduardo Trasante cosechó menos votos que los que originalmente habían reunido los candidatos naturales de Ciudad Futura, también se utilizó el mecanismo de copiar un diario y simular sus propias noticias. Esa vez, la idea fue más disimulada. Además de replicar el logo de este diario y su apariencia de diseño, se incluyeron noticias generales para favorecer la confusión, como el éxito de Sampaoli o la reunión de Los Redondos. No les fue muy bien aquella vez con los augurios. Empezando por la renuncia del pastor Trasante, que ocupaba la foto grande de la tapa, quien por entonces pretendía ser del 2020.

Ahora repiten el sistema de reemplazar la promoción habitual de los partidos políticos a través de volantes y folletos por una supuestamente más "creativa", donde reproducen una edición falsa de La Capital. El problema no es el ingenio aplicado, sino el engaño que se perpetró. Muchos rosarinos se vieron sorprendidos desde el lunes con una distribución improvisada en plena peatonal Córdoba de cientos de ejemplares del Decano de la Prensa Argentina.

Algunos experimentaron confusión: "¿Es una publicación del diario? "Es un insert? ¿Se paga por ello? ¿El diario les regala un suplemento?". Nada de todo eso. La conducción de este matutino se enteró de la peor manera de la existencia de ese panfleto que simula ser La Capital, cuando lo vio en la calle más concurrida por los rosarinos, al mismo tiempo que varios lectores sorprendidos llamaban al diario para preguntar de qué se trataba semejante broma.

Por otra parte, también los trabajadores de prensa que día a día llevan adelante la tarea de editar La Capital se sienten preocupados y molestos ante esta literal usurpación de la identidad del diario por parte de una agrupación política. La Capital ya lleva más de un siglo y medio acompañando a los rosarinos con un sello periodístico que le es propio, y surge de la labor cotidiana de un equipo que valora la profesionalidad a fondo.

Como el tema es demasiado serio, ya se cursaron cartas documento a quienes aparecen como impulsores de la reproducción gráfica y se reclamó formalmente a los impulsores de la idea para que cesen con una distribución panfletaria que sólo favorece la confusión y el engaño.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});