Opinión

India, Turquía y Argentina

En los últimos días se sumó un compañero de ruta grande y pesado a la crisis de los "mercados emergentes" que venían protagonizando en los titulares de toda la prensa mundial Turquía y la Argentina: la India de Narendra Modi se vio sacudida por el cambio de comportamiento de los inversores internacionales.

Viernes 07 de Septiembre de 2018

En los últimos días se sumó un compañero de ruta grande y pesado a la crisis de los "mercados emergentes" que venían protagonizando en los titulares de toda la prensa mundial Turquía y la Argentina: la India de Narendra Modi se vio sacudida por el cambio de comportamiento de los inversores internacionales. La cadena norteamericana CNBC advirtió que ambos países tienen algo en común: una consecuencia de brusca devaluación del peso argentino y la reciente depreciación de la rupia india ha puesto a Mauricio Macri y a su par asiático, dos presidentes "pro mercado", en una posición que "amenaza su credibilidad y sus esperanzas de reelección".


La moneda india tocó su piso histórico, aunque la real preocupación proviene del aumento de los precios del petróleo ya que es un importador neto. El crecimiento económico permanecía fuerte: entre junio y agosto, el producto creció a un ritmo interanual del 8,2 por ciento.

Cuando se mira hacia el Este asiático esta semana se sumaron más novedades. Otra rupia, la de Indonesia, se depreció a su menor nivel en dos décadas, lo que obligó además a una fuerte intervención de ese Banco Central. En ese contexto, el riesgo país se elevó a su mayor nivel desde 2016 y cayó la bolsa de Indonesia.

¿Y por qué la situación se tensa más en estos países? Los analistas difieren pero un punto a tener en cuenta es que tanto Argentina, como Turquía, así como India e Indonesia —también Filipinas— muestran amplios déficit de cuenta corriente. Al verlos vulnerables, los inversores se desprenden de los papeles de esos países.

La agencia internacional Bloomberg advirtió que se debe seguir de cerca la situación de lo que denominó como "bonos basura" en Asia. Se trata de deuda emitida en dólares por parte de empresas asiáticas —no financieras— y que se prevé que se eleve hasta un récord de 24,2 billones de dólares en 2021. La pregunta es qué ocurrirá con esa deuda una vez que EEUU siga avanzando con su plan de aumento de la tasa de interés. El contexto no ayuda a mantener la calma: el presidente Donald Trump amenazó con retirar a su país de la Organización Mundial de Comercio, y aumentan las tensiones en cuanto a los flujos de bienes hasta con Europa y Canadá.

En Europa volvieron las preocupaciones sobre Italia: los inversores se desprenden de los bonos de deuda firmados por Roma, donde se suman tensiones al interior del gobierno y con Bruselas por la política económica. Con una retórica anti-europea, llega la hora de poner en marcha las promesa de campaña, que va desde un impuesto de 15 por ciento o 20 por ciento según el nivel de ingresos a un "ingreso de ciudadanía" de 780 euros. Italia amenaza con querer dejar de lado la regla europea que limita el déficit público al 3 por ciento del PIB.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});