Opinión

El ataque a una institución del Estado y el mensaje del juicio oral

El juicio oral y público contra los responsables de los ataques al Poder Judicial es el mejor ámbito para que una sociedad democrática enuncie el modo en que se planta contra el miedo

Viernes 20 de Agosto de 2021

En ningún lugar de la Argentina hubo una secuencia de atentados seriales donde el objetivo fue atacar a una institución del Estado, el Poder Judicial, por imponer sanciones a una banda criminal. Es un hecho inédito. También lo son las sensaciones que acarrea el costoso pero imprescindible acto de examinar desde el ordenamiento democrático semejante serie de acontecimientos.

Por eso mismo en el juicio que empieza este viernes a las 10 se ponen en juego principios elementales de la vida de una sociedad como la nuestra. Es el orden jurídico pero también la comunidad la que marca un freno rotundo a las formas que la violencia busca imponer como reglas. Ningún grupo violento, por más agraviantes que sean sus métodos, está por encima de toda la sociedad. Eso viene a decir cualquier juicio penal. Este muy particularmente.

En cinco meses de 2018 la ciudad vivió la angustia de un descontrol anónimo e inédito donde se atacaban a balazos blancos muy específicos de manera sistemática y selectiva. Esos ataques cedieron cuando se detectó con evidencia que los promovía como ideólogo el jefe de una organización con miembros condenados dos meses antes de la primera balacera.

Los ataques reaparecieron un día antes del arranque de este juicio. Con lo que este nuevo atentado, no lo sabemos, acaso busca ser una advertencia. Lo que sí queda claro es que en el juicio también se ponen en juego fortísimas emociones. Un grupo violento buscó en 2018 hacer del miedo la estrategia de imposición de su voluntad. El miedo produce control social. Lo que se busca es que haya miedo.

Es por eso que el juicio oral y público es el mejor ámbito para que una sociedad democrática enuncie el modo en que se planta contra el miedo. En el proceso penal el juicio oral es el terreno donde se produce prueba. Pero no es solo eso. Es, en el mismo escalón, un escenario de construcción de sentido. Donde a la comunidad le queda claro el mensaje de lo que ocurrió y de lo que no es tolerable. Por eso es importante que con los comprensibles costos que esto impone todas las partes que sean requeridas –funcionarios judiciales, policías, ciudadanos comunes– acudan a ese espacio de enunciación pública, donde en definitiva se expresan las reglas de una mayoría enorme que no tiene ánimo de pasársela a los tiros.

En estos días imperó gran preocupación, como se vio este jueves, en actores del campo judicial. Es muy atendible. Ser testigo o blanco de la criminalidad desplegada en Rosario causa todos los días estas sensaciones que se notan menos. El juicio oral es un procedimiento escénico donde se juzgan delitos. También donde se muestra la forma en que la sociedad elige para vivir. En este que arranca a las 10 ese es el principal mensaje.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario