Polémica

Venado Tuerto: clausuran otra vez una sala velatoria por irregularidades en un depósito de cadáveres

Ewins Dante Britos (87) murió el 14 de septiembre y recién hoy pudo ser velado.

Miércoles 23 de Septiembre de 2020

La secretaría de Control Urbano de la municipalidad de Venado Tuerto clausuró nuevamente un depósito de la sala velatoria ubicada en Falucho y Alberdi tras el hallazgo de dos cuerpos que estaban en ataúdes sin ningún tipo de protocolo sanitario y a la espera de ser trasladado a otra localidad (presuntamente Colón en la provincia de Buenos Aires) para ser cremados. Uno de los cuerpos resultó ser un hombre que dio positivo de coronavirus y desde el lunes 14 que los familiares no sabían nada de él hasta este martes.

La titular del Tribunal de Faltas municipal, Janina Ferreyra, contó a La Capital que “ayer, juntamente con la Secretaría de Control Urbano, procedimos a constatar la violación de clausura sobre el inmueble ubicado en calle Alberdi al 200 (clausurado el 18 de junio de 2020) donde se encontraron dos cuerpos de personas fallecidas que esperaban en depósito la cremación por parte de la empresa”.

Al lugar llegaron los inspectores municipales por la denuncia realizada en los medios de comunicación por los familiares de Ewins Dante Britos (87) quien murió el 14 de septiembre pasado y no se sabía en qué lugar estaba el cuerpo. Allí se encontraron con dos cadáveres que no cumplían ningún protocolo de rigor y estaban en el lugar desde hacía varios días; al menos en el caso de Ewins.

Lo cierto es que la empresa de sepelios, perteneciente a la Cooperativa Eléctrica de Venado Tuerto, brinda servicios de cremación a sus afiliados pero no los realiza en Venado Tuerto sino que lo hacen en las ciudades bonaerenses de San Andrés de Giles y Colón, razón por la cual permanecen en depósitos algunos días hasta poder llevar más de un cadáver.

>> Leer más: Clausuran una sala velatoria con siete cadáveres para ser cremados desde hacía tiempo

Desde la inspección sostienen que no está mal que los cuerpos permanezcan en depósitos hasta su traslado a la sala de cremación. “El tema es que no se respetó ningún tipo de protocolo por coronavirus. Es decir que todo lo que hay que hacer con los cuerpos, por más que estén cerrados y dentro de los ataúdes, es someterlos a protocolos que en este caso no se cumplieron. De ahí la irregularidad detectada y la clausura”, detalló una fuente.

La jefa del Tribunal de Faltas explicó que en el procedimiento “se pudo constatar que una de las personas fallecidas (Ewins Britos) había dado positivo de Covid 19 con lo cual se procedió a labrar acta por violación a los protocolos en el tratamiento para personas fallecidas positivas para Covid 19. Una vez celebrada audiencia el Tribunal de Faltas pone en conocimiento del Ministerio Público de la Acusación (MPA) tanto por la violación de clausura como el incumplimiento de los protocolos para Covid 19”.

Ferreyra contó que “volvimos a colocar faja de clausura y con el consentimiento y la presencia de los familiares ordenamos los traslados a los destinos finales dispuestos por los familiares presentes. Uno se trasladó para cremación y otro para el cementerio municipal”. En efecto, finalmente, y como querían los familiares de Britos, a Ewins lo están velando a partir de las 10 horas de hoy. “Nos vamos a poder despedir de mi papá”, contó emocionada Cristina Britos.

Funcionaria indignada

La secretaria de Control Urbano, Silvia Rocha, contó que “después de una charla con el encargado de la funeraria, y en presencia de la jueza de Faltas, Janina Ferreyra, nos reconoció que el cuerpo estaba allí pero en una sala cercana, sin respetar ningún tipo de protocolo. Cuando abrimos el galpón indicado, encontramos dos cuerpos, uno de los cuales era el Ewins Dante Britos”.

Visiblemente ofuscada por esta reincidencia, la funcionaria aseveró que “estuvieron ocultando el cuerpo aun cuando era de público conocimiento su búsqueda, que pudo tener resultado positivo con nuestra intervención, para tranquilidad de la familia”. En efecto con la presencia de los inspectores municipales y de familiares del difunto, se constató que el féretro con el cuerpo buscado se hallaba en el mismo galpón ubicado a 80 metros de la sala velatoria, junto a otro cuerpo. "Un ámbito no habilitado para funcionar como depósito de cadáveres pre-cremaciones y que nuevamente fue clausurado", remató Rocha.

Periplo insoportable

El lunes 14 de septiembre, Ewins Dante Britos sufrió una caída desde una escalera en su casa mientras se encontraba arreglando una ventana. Fue tan grande el golpe que le produjo un severo traumatismo de cráneo que le ocasionó abundante pérdida de sangre. Inmediatamente fue trasladado al sanatorio San Martín y fue derivado, apenas ingresó al nosocomio, a la sala de terapia intensiva dónde horas más tarde falleció.

Cristina Britos, la hija de Ewins, contó que hicieron los trámites correspondientes para retirar el cuerpo con el protocolo de rigor. “En terapia nos habían dicho que era Covid negativo. Aparentemente tuvo la enfermedad, cosa que yo no creo”.

Al parecer al cuerpo se lo iban a llevar para cremar y por eso estaba en el depósito de la casa velatoria ya que no se podía llevar adelante el entierro a menos que fuera en tierra o el cuerpo sea cremado para luego entregar las cenizas a los familiares. En estos momentos están velando a Ewins con todos los protocolos de rigor y por poco tiempo. “Nos dejaron despedirlo porque el virus al pasar mucho tiempo -su papá hacía más de una semana que estaba en depósito- el virus deja de ser peligroso”, contó Cristina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario