La Región

"Mientras tenga sangre seguiré buscando los huesos de Paula"

Alberto Perassi sigue esperando que se rompa "el pacto de silencio" por la desaparición de la su hija en San Lorenzo, ocurrida hace exactamente diez años. Hay dos condenados

Sábado 18 de Septiembre de 2021

“Voy a seguir peleando mientras tenga sangre para encontrar los huesos de mi hija. Y cuando ya no esté, seguirán mis nietos”. Alberto Perassi tiene hoy 72 años, pero el reloj de la felicidad se paró cuando el 18 de septiembre de 2011 su hija Paula, entonces de 34, salió de su casa de San Lorenzo para hacer un recado y no apareció nunca más. Por el caso hay dos condenados a prisión: el amante de la víctima, presunto padre biológico del hijo que llevaba en el vientre, y la esposa de éste, acusada de partícipe secundaria. A ambos se les achaca haber sido responsables de la desaparición de Paula, aunque para la Justicia no se pudo acreditar, paradójicamente, que esté muerta.

Los Perassi no organizaron nada para este aniversario. Lo hicieron distintas organizaciones sociales, feministas y de derechos humanos (ver más abajo), y la familia hará acto de presencia. “Es increíble, pasaron ya diez años y no sabemos qué pasó con Paula, cuando es lo único que estamos pidiendo. Hay dos condenados, sí, pero dos personas no hacen desaparecer así como sí a otra. Aquí hubo un pacto de silencio que nunca se rompió”, afirma el padre. Y agrega: “Quizás yo no esté ya en este mundo, pero espero que alguna vez alguien hable y caigan todos los responsables. Y si no, la Justicia divina los estará esperando para dar su veredicto”.

Un llamado

Repasar el derrotero del caso Perassi, sus marchas y contramarchas, los vericuetos judiciales y los argumentos que llevaron a que haya hoy dos detenidos trasciende el objetivo de este artículo. La Capital publicará hoy en su edición digital (www.lacapital.com.ar) un amplio informe sobre el caso.

Se sabe que estaba casada y tenía dos hijos pequeños, pero que su matrimonio no andaba bien. Que el 18 de septiembre recibió un llamado telefónico desde un locutorio cercano y que a partir de esa misteriosa comunicación salió de su casa. Que su celular dejó de funcionar poco después y no hubo nunca más registro de ella.

Se supo después que mantenía una relación amorosa con Gabriel Strumia, un empresario de Puerto San Martín, amigo de la familia, y que cursaba un embarazo de seis semanas. Saber qué pasó con ella llevó años, pero la investigación arrancó mal desde el principio y las pruebas se fueron recabando mal y tarde.

Recién en 2015, dos fiscales lograron tejer una hipótesis acusatoria, apoyada por la querella: que Paula fue víctima de “un plan desaparecedor”. Gabriel Strumia, entonces de 41 años y amante de la víctima, fue apuntado como el que la convenció para que saliera de su casa el 18 de septiembre de 2011. Luego, siempre de acuerdo a la idea del caso planteada por la Fiscalía y la querella, Paula fue llevada contra su voluntad en un auto por Strumia y un secretario a la localidad de Timbúes, donde le practicaron un aborto clandestino, circunstancias en la que murió, y que su cuerpo fue hecho desaparecer con la complicidad de policías.

IMAGEN PAULA PERASSI.jpg
Paula Perassi tenía 34 años y dos hijos. Un día salió a hacer un mandado y no se la vio nunca más.

Paula Perassi tenía 34 años y dos hijos. Un día salió a hacer un mandado y no se la vio nunca más.

Por esa acusación, en 2019 fueron a juicio oral cuatro civiles (Strumia, su esposa Roxana Michl, un ayudante del empresario y una partera), tres efectivos policiales y dos altos jefes de la Unidad Regional XVII. La figura que se les imputaba a los civiles era “aborto sin consentimiento seguido de muerte” y “privación ilegítima de la libertad agravada”, y a los policías, “encubrimiento” del crimen e “incumplimiento de sus deberes”. Las penas solicitadas iban desde la reclusión perpetua a 16 años de prisión.

Sin embargo, el tribunal que juzgó el caso absolvió a todos los imputados por falta de pruebas convincentes. Pero más tarde, en segunda instancia, otros dos jueces revocaron parcialmente ese fallo y condenaron a Strumia y su esposa por la desaparición de Paula, aunque no pudieron acreditar su muerte, el presunto aborto ni la complicidad policial. Los dos sentenciados volvieron a prisión, en un nuevo fallo ratificatorio. La Corte Suprema tiene ahora la palabra.

En la lucha

Alberto Perassi y su esposa Alicia Ostri siguen viviendo en San Lorenzo. Los hijos de Paula, hoy de 16 y 12 años, están bajo su custodia, y alternan sus estudios con la práctica del fútbol. “Son muy buenos arqueros”, dice el abuelo con orgullo. Y sobre Paula, cree que “serán ellos los que sigan esta lucha” por saber qué pasó con la madre.

Al día de hoy, Alberto no se cansa de decir lo que dijo desde un primer momento: “Que me den los huesos de mi hija. No hay dudas de que hubo un pacto de silencio, hay dos presos pero los otros tuvieron algo que ver. Aquí hay una billetera con dólares y un teléfono político que mantuvieron esto impune hasta el día de hoy. Una persona no desaparece así porque sí de un día para el otro. En San Lorenzo y el Cordón todo sigue igual: los puertos secos, la prostitución en la ruta 11, las mafias, la droga. Todo el mundo lo sabe, pero pasaron diez años y estamos en la misma lucha”.

Perassi no sabe si lo llegará a ver, pero espera que alguien diga “qué fue lo que hicieron” con su hija, “dónde pusieron el cadáver, es la única forma de remontar todo esto y encontrar a todos los responsables”.

A su juicio, “lo que nos hicieron a mí, a mi familia y a la sociedad ha sido terrible. Durante años yo fui el viejo delirante, hasta que un tribunal vio que algo de razón tenía. Pero se siguen haciendo los tontos. Estoy seguro de que la Justicia divina los está esperando”, remata.

En memoria de Paula

Los diez años de la desaparición de Paula Perassi no pasarán inadvertidos. Este sábado, a las 15, la Multisectorial de Mujeres del Cordón Industrial organizó una radio abierta en la plaza San Martín de San Lorenzo con la participación de Carlos Del Frade y Melina Alzugaray, y se presentará, en Urquiza e Irigoyen, un mural alusivo.

En tanto, el lunes, de 10 a 13, habrá una concentración frente a los tribunales de Rosario, donde se leerá un documento y habrá muestra de fotos y videos. Y el jueves, a las 16, se acompañará a las Madres de Plaza 25 de Mayo en su habitual ronda. Allí llevarán una imagen de Paula que dejarán en el Pasaje Juramento. Los padres de Paula estarán en todas las jornadas, declaradas de interés por el Concejo Municipal de Rosario a instancias de la Comisión de Feminismos y Disidencias.

Mientras tanto, se espera fecha para la presentación del podcast “¿Dónde está Paula?”, una producción de Flavia Campeis y Hagar Blau Makaroff, periodistas que han seguido la causa desde los inicios. La musicalización del documental radial está a cargo de José Matteucci, Julieta Sciasci y Francisco Matteucci, y el trabajo, previsto en unas diez entregas, cuenta con el apoyo de la Universidad Nacional de Rosario. También fue declarado de interés por el Concejo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario