La Región

Condenaron por abuso a los abuelos y el tío de un niño

Los hechos ocurrieron en Esperanza hace varios años cuando el nene quedaba al cuidado de sus parientes. La mamá hizo la denuncia al enterarse.

Miércoles 10 de Octubre de 2018

La Justicia penal santafesina dictó sentencia en un gravísimo caso de abuso sexual intrafamiliar ocurrido en la ciudad de Esperanza. Un matrimonio y su hijo —un agente de policía— fueron hallados culpables de haber abusado sexualmente de un niño que es su nieto y sobrino, respectivamente, mientras estaba a su cuidado. El tribunal halló culpables a los perpetradores y les aplicó penas de entre 16 y 20 años de prisión, pero les permitió que permanezcan en libertad —condición en la que llegaron hasta el juicio— hasta que la sentencia quede firme, una medida que de todas formas recomendó al Ministerio Público de la Acusación analizar en breve.

Los conjueces Jorge Luis Silva, Alfredo Martín Olivera y Néstor Darío Pereyra comunicaron su veredicto en un audiencia realizada en la Sala 6, en el primer piso de los Tribunales de la capital provincial. Las personas condenadas son Nidia Noemí Morandini (abuela de la víctima), a 20 años de prisión; Víctor Hugo Baraldo (abuelo), a 18 años, y Juan Pablo Baraldo (tío) a 16. El tribunal los halló responsables de abuso sexual con acceso carnal del niño y consideraron como agravantes que se trataba de personas que convivían con él, y que estaban encargadas de protegerlo y educarlo, entre otros aspectos.

Los ataques contra el chico fueron denunciados el 5 de agosto de 2014 por la mamá de la víctima, Fernanda Baraldo, que es hija y hermana de los condenados, ni bien su hijo —hoy adolescente— se animó a contarle lo que le había pasado tiempo atrás y estaba al cuidado de sus abuelos y tío en Esperanza.

Una fotografía fue el rastro para que la mamá se diera cuenta de que su hijo había sido abusado en reiteradas oportunidades por su abuelo y su tío, con el consentimiento de la abuela, cuando el niño tenía entre 5 y 9 años. Aquel registro fotográfico fue encontrado en el celular del tío y sirvió para desnudar el abuso intrafamiliar.

Una vez radicada la denuncia, la fiscal Clelia Trossero ordenó la detención del abuelo del niño, y tres días después el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) Sergio Carraro dispuso la prisión preventiva. Un mes después, y por medio del testimonio tomado al menor en una Cámara Gesell, surgió que los abusos se habían cometido con el consentimiento de la abuela por lo que también se ordenó su detención.

En octubre del 2015, fue imputado en Tribunales el tío de la víctima, quien quedó en prisión preventiva por abuso sexual y coacciones agravadas por el uso de arma de fuego, ya que el mismo oficiaba como agente en una comisaría de Esperanza.

Conformes con la sentencia

"Esto es irreparable pero la Justicia, aunque demoró, nos escuchó. El está bien, contenido con su hermanito, mi marido y yo. Todavía esto no terminó porque no basta con la condena. Ellos tienen que estar adentro, no afuera", señaló la madre de la víctima, quien lamentó que los condenados aún están libres, puesto que el fallo aún no está firme.

"Esto no tiene remedio. Tuvimos que dejar nuestras vidas y poner la cara ante los hechos aberrantes. Esto no terminó y nuestras vidas aún corren peligro", afirmó. "Tenemos que seguir", dijo Fernanda, y agregó: "Confíen en que una madre puede con todo esto a pesar que te calumnien y te destraten como mujer, se puede. O nos quedábamos encerrados o salíamos a dar batalla".

Por su parte, el fiscal Omar De Pedro aseguró que no van "a bajar los brazos" hasta que los acusados queden tras las rejas. "Sabemos que este es el primer paso. Pero hubo tres jueces que con un fallo ejemplar nos están demostrando que creyeron todo lo que postulamos desde la Fiscalía", apuntó.

"Nos deja la sensación de que por fin se pudo escuchar al menor que venía sufriendo muchísimo todo esto. De alguna forma, por lo que venía diciendo la otra parte parecía que él había mentido o que era un tonto que estaba sugestionado. Todo eso quedó claro en el juicio como también quedaron claras las presiones hacia las maestras para que no vengan a declarar, hacia una psicóloga que lo estaba entrevistando para que no lo entreviste más", argumentó.

Respecto de la mayor responsabilidad de la abuela determinada en el fallo, De Pedro explicó: "Voy a contestar con las palabras del menor: «Ella sabía y me llevaba a lo de mi tío». Lo llevaba sabiendo que estas cosas pasaban, cuando ya sabía y estaba cuando pasaban en su casa".

El Tribunal dispuso que la pena recién se haga efectiva cuando la sentencia quede firme —llegaron en libertad al proceso oral—, pero instruyó al Ministerio Público de la Acusación para que en el plazo de 48 horas se realice una audiencia de medidas cautelares en donde se analice la conveniencia de dictar la prisión preventiva hasta tanto el fallo sea revisado por la Cámara de Apelaciones.

El fiscal De Pedro explicó que en 48 horas "hay una audiencia que tiene que ver con cuestiones técnicas y para eso nos estamos preparando. Pero se tiene que resolver si hasta que esto quede firme ellos van a transitar ese período en libertad o detenidos", expuso.

El juicio además tuvo otras aristas ya que durante los dos meses en que se desarrollaron las audiencias se vivieron momentos de extrema tensión en la sala y abundaron graves acusaciones cruzadas entre la Fiscalía, la querella y la defensa, pero finalmente y tras el aporte de 25 testigos, el Tribunal llegó al veredicto condenatorio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});