La ciudad

"Voy a deber dinero durante toda mi vida"

Natalia Raimondo Anselmino es investigadora del Conicet y mamá de dos niñas.

Lunes 14 de Enero de 2019

Natalia Raimondo Anselmino es investigadora del Conicet y mamá de dos niñas. Después de 16 años de alquilar, finalmente se decidió y sacó un crédito UVA para comprar su casa. "No tenía mucha alternativa: o debía dinero toda la vida o seguía alquilando toda la vida. Y elegí la primera opción", dice.

En octubre de 2017, Natalia y su pareja firmaron el crédito que les permitiría dejar de alquilar una vivienda. Por primera vez, dice, habían encontrado un préstamo con un plazo suficientemente extenso, a 30 años, que tuviera una cuota "posible" para el bolsillo de una pareja de jóvenes, profesionales, docentes universitarios.

En diciembre de 2017 pagaron la primera cuota del préstamo, unos 7.800 pesos, menos de lo que abonaban por el alquiler de su vieja casa, un departamento pequeño en el macrocentro de la ciudad.

Pero la felicidad duró poco. A partir de septiembre, las cuotas del crédito "se dispararon" acompañando el crecimiento de la inflación. En octubre del año pasado, pagaron $ 10.061,18 y en noviembre $ 11.123,11.

"La diferencia entre la primera cuota que cancelé y la más reciente es de $ 3.323,11. Es decir, tuvo casi el 43 por ciento de aumento, mientras que mi sueldo como investigadora Conicet subió apenas un 18 por ciento", advierte Natalia.

Por eso, confiesa, teme que esa grieta —entre el porcentaje de incremento de las cuotas y los salarios— se siga incrementando al punto que "algún día no pueda seguir pagando el crédito".

Sin embargo, reafirma, poder acceder a esta linea de financiación es la única forma que tiene una pareja que vive de sueldos para llegar a una casa propia. "Aún con la convicción de que si no resuelven políticamente nuestra situación esto puede terminar realmente mal, los UVA fueron los primeros créditos posibles para nuestro nivel de ingresos. Y fueron la única forma a mano para dejar de alquilar", advierte.

Hace poco más de un año, recuerda, cuando obtuvo el préstamo del Banco Nación "estaba convencida que hacía un buen negocio. El tema fue que el contexto de la economía del país cambió totalmente. Y la gran incógnita es qué va a pasar a futuro", señala.

"Si no resuelven políticamente nuestra situación, esto

puede terminar realmente mal"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});