LA CIUDAD

Vacaciones de invierno: todos a la espera de lo que fije el viernes el nuevo decreto provincial

Los cines piden reabrir. Hoteleros miden expectativas y esperan saber qué se podrá hacer en esas dos semanas en la ciudad. Las programaciones, que ya están previstas, dependerán de qué restricciones seguirán vigentes,

Miércoles 07 de Julio de 2021

¿Qué se podrá hacer en las vacaciones de invierno en Rosario? A mitad de semana esta pregunta está aún supeditada a las medidas que defina el gobernador Omar Perotti a partir del 9 de julio. El feriado no solo marca el inicio del receso escolar en la provincia y otras jurisdicciones del país, sino que además es la fecha en que vencen las restricciones establecidas por la Nación en el último decreto y que ahora deberán reverse tanto a nivel central como provincial. De hecho, las áreas municipales y provinciales de Cultura están a la espera de esa "letra chica" para definir las propuestas.

Lo que sí está claro es que "el turismo está permitido" en Santa Fe, tanto para quienes vengan de otras ciudades y provincias como para los propios santafesinos que quieran moverse a lo largo de la bota. Así lo confirmó el subsecretario de Turismo, Alejandro Grandinetti, aunque también supeditó las propuestas a lo que defina el decreto del gobernador.

Los requisitos para poder ingresar al territorio santafesino serán los mismos que durante la temporada de verano: la tramitación del permiso en la aplicación Cuidar, que es nacional; la aplicación provincial Covid-19 y una reserva de alojamiento en la localidad de destino.

La hotelería, con aforo

Como ya viene sucediendo, los hoteles en la provincia y en la ciudad podrán trabajar con los protocolos que también están vigentes desde el verano.

En Rosario, a la hora de recibir pasajeros, hoteles y hostels tienen ya establecido un aforo del 50 por ciento, aunque se mantienen restricciones específicas en el funcionamiento, como es la prohibición de los desayunos buffet así como medidas de cuidado en el uso de los espacios comunes.

“Estamos deseosos", dijo Gustavo Gardebled, miembro de la Cámara Hotelero Gastronómica de Rosario, aunque aclaró que el movimiento que se genere está atado a las propuestas que que haya en la ciudad. “Nuestro target, que son los visitantes de cercanía, de unos 400 kilómetros a la redonda, nos genera expectativa, porque eso significa el 70 por ciento de la población del país, incluyendo parte de las provincias de Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos, pero es cierto que aún hay restricciones que pueden tener impacto", dijo el hotelero.

De hecho, por estos días la ocupación de los alojamientos oscila entre el 5 y el 10 por ciento y el único pico de ocupación se dio en Semana Santa, con un 25 por ciento.

"Tenemos los protocolos y el personal y estamos listos", insistió Gardebled, que vio con buenos ojos la apertura hasta las 23 del los bares y restaurantes, que son un atractivo de la ciudad.

Un escenario idéntico planteó Marcela Bartolucci, del sector de hostels, y recalcó que "además de ser un deseo ferviente, es una necesidad urgente ante una situación de caída libre". La mujer señaló que "aún no hay consultas" y más allá de las publicaciones que está haciendo, "hasta que no haya definiciones sobre las nuevas aperturas, no tendremos un panorama, porque estamos atados a ese contexto".

Las propuestas en stand by

Además de los requisitos vigentes en Santa Fe y la confirmación de que el "turismo está habilitado", el responsable de Turismo de la provincia admitió a medios santafesinos que serán "vacaciones de invierno raras".

Sin embargo, confirmó que algunos de los pasos en las aperturas que la provincia dio en las últimas semanas, como es la extensión horaria de los locales gastronómicos y la pesca deportiva, no tendrán retroceso de cara al receso invernal.

"Se va a prorrogar, porque era algo absolutamente necesario y no habrá limitaciones en ese sentido”, dijo Grandinetti e indicó que "cada jueves se evalúa el impacto de varias medidas que se tomaron. No tendremos ninguna novedad en lo negativo".

Más allá de esas definiciones, las programaciones y propuestas que desde las mismas áreas provinciales y desde Cultura de Rosario se están gestionando están en stand by hasta tanto las disposiciones sean claras.

Los cines, por ejemplo, son uno de los espacios recreativos que vienen reclamando poder funcionar para este período e incluso están llevando adelante una campaña para que eso se concrete.

La respuestas a si abrirán los cines, si habrá convocatorias al aire libre, si el Tríptico de la Infancia podrá reabrir sus puertas y si los centros culturales y museos podrán también poner en marcha sus propuestas, está por verse y habrá que esperar al fin de semana para saberlas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario