La ciudad

"Trato de concentrarme en pensar que voy a encontrar al asesino de mi hijo"

La vida de este ingeniero Enrique Bertini cambió dramáticamente cuando mataron a su hijo.

Domingo 18 de Marzo de 2018

A Enrique Bertini no se le ocurrió nunca que se iba a convertir en un experto en el proceso penal ni mucho menos que iba a participar de una investigación judicial. La vida de este ingeniero, titular de una fábrica de maquinaria agrícola, cambió dramáticamente poco antes de la medianoche del 15 de agosto de 2014 cuando mataron a su hijo. Tres años y medio después, todavía no se encontró a los autores del crimen de Mariano, de 22 años. "La investigación está estancada, no tienen un sospechoso firme. Pero yo trato de concentrarme en pensar que voy a encontrar al asesino de mi hijo", dice con calma, pero sin titubeos.

El asesinato del joven, en su casa de barrio Echesortu, fue el epílogo de una saga de entraderas que venían sembrando inquietud en la ciudad. Por eso, entre otras circunstancias, genero conmoción en la opinión pública. A los pocos días de la muerte de Mariano, organizaciones no gubernamentales convocaron a una marcha en el Monumento en reclamo de "seguridad y justicia", un antecedente de otras, más masivas y multitudinarias, que se desarrollarían bajo el lema de "Rosario Sangra".

Aun así, el crimen de Mariano sigue impune. Y Enrique busca con paciencia una respuesta que el Estado le viene negando. "Es una situación horrible e incomprensible. No te la puedo explicar ni con un pizarrón. Quien lea esta nota tampoco lo va a entender si no fue víctima de un hecho así", señala.

En estos años, ya perdió la cuenta de las veces que recorrió las oficinas de la Unidad de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación. Fueron "cientas, o quizás más" desde que se puso al hombro la tarea de "buscar y encontrar las pruebas necesarias" para esclarecer la muerte de su hijo. De todas esas reuniones, asegura, "salís sintiéndote nuevamente víctima del problema que tuviste hace dos o cuatro años".

Eterno penar

"La Justicia no te da solución y eso es gravísimo porque vivís en un eterno penar. No podés cerrar el tema, no podés terminar el duelo", lamenta Enrique mientras repasa las múltiples reuniones con fiscales y policías encargados de la investigación, la saturación de las fiscalías, la frialdad de los procedimientos y la tardía carrera de ir detrás de las pistas que faltan para encontrar un alivio mínimo.

En el relato, muchas veces, alterna el yo y el nosotros porque, dice, su historia personal es la de muchas otras personas que deambulan calladamente por las salas de audiencia penal o que se plantan en las escaleras de Tribunales para reclamar Justicia por esas parejas, hermanos, hijos, amigos que ya no están.

"Hay familias que pasan tres, cuatro años así", advierte y concluye: "Llevar a alguien a juicio es estar sufriendo constantemente la muerte de tu ser querido, una y otra vez".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario