La ciudad

Sesenta brigadistas y dos aviones para aplacar el fuego en las islas

La tarea comenzó ayer y se extenderá varios días. Recién el miércoles por la noche se pronostican copiosas lluvias que podrían ayudar.

Lunes 15 de Junio de 2020

Unas 60 personas, un helicóptero, un avión observador y un avión hidrante trabajaron ayer durante toda la tarde con la misión de extinguir cuatro focos de incendio ubicados en las islas frente a Rosario. Esos puntos se eligieron por su proximidad con la ciudad y para mitigar los efectos del humo que otra vez enturbió el aire y agrió los planes de disfrutar los parques y la zona de la costa. Sofocar las quemas demandará varios días, las imágenes satelitales mostraban ayer unos 35 puntos de fuego en la zona del delta. Y la lluvia se sigue haciendo esperar: el servicio meteorológico anuncia recién agua para la noche del miércoles.

El aeródromo de la comuna de Alvear se convirtió en la base de operaciones del personal del Plan Nacional de Manejo del Fuego, las brigadas forestales de la Policía Federal y de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos y agentes de Protección Civil santafesinos, Prefectura, Sies y bomberos voluntarios de Alvear, Pueblo Esther, Villa Gobernador Gálvez y otras localidades de la zona.

El operativo reunió a unas 60 personas, de las cuales 35 trabajaron en zona de islas apagando el fuego desde los caprichosos terrenos isleños, mientras otras 26 asistieron de este lado del río, con tareas de comunicación, carga de agua o de combustible de aviones y helicópteros en la compleja y riesgosa tarea de cerrarle el paso al fuego (ver aparte).

Los brigadistas estarán en Rosario "el tiempo que sea necesario", destacaron desde la Secretaría de Protección Civil de la provincia. El gobierno santafesino afronta los alimentos y el combustible para los vehículos y aeronaves, mientras que el municipio habilitó para su alojamiento un sector del centro de aislamiento montado en el parque Independencia.

Según explicó el director del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, Alberto Seufferheld, el operativo comenzó al mediodía y se extendió hasta entrada la tarde. "Atacamos primero los cuatro focos más antiguos que existen frente a Rosario y Alvear. Hay muchos más incendios, pero comenzamos por los más activos y los que más afectan a las poblaciones santafesinas por el tema del humo", sostuvo.

En total, comentó, las imágenes satelitales sobre las que montaron el plan operativo mostraban ayer unos 35 focos de fuego en todo el delta del Paraná. Las consecuencias de estos incendios no pasaron desapercibidos entre quienes ayer se acercaron a disfrutar de parques o espacios al aire libre, el recreo permitido en medio de la crisis sanitaria por el Covid-19. En las redes sociales se multiplicaron las quejas de vecinos de distintos barrios.

Las consecuencias del fuego

"Las consecuencias del fuego se ven ahora, pero hay daños que podremos ver sólo con el paso del tiempo", consideró Seufferheld, nacido en San Martín de los Andes, con muchos años de trabajo en temas de incendios forestales.

Según estimó, desde febrero pasado hubo más de 6 mil hectáreas de los humedales afectadas por el fuego, por eso consideró oportuno que el Ministerio de Medio Ambiente de la Nación declarara la zona en emergencia, "no sólo por las grandes emanaciones de humo, sino también por la afectación a la vegetación, animales y al suelo de las islas del delta".

Por eso, destacó la voluntad de la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, y del secretario de Articulación Federal, Gabriel Fuks, "quienes automáticamente dispusieron de recursos federales para trabajar en la zona del delta".

El auxilio del gobierno nacional llegó luego de que el viernes se diera el encuentro entre Nación, representantes de Santa Fe, Entre Ríos y Rosario y se firmara un acta acuerdo que, entre otros puntos, dispuso la "prohibición de la quema de pastizales por 180 días".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario