La Ciudad

Se va Falabella: entre la "tristeza" y el apuro para aprovechar eventuales ofertas

Peatones y clientes coincidieron en lamentar el penoso destino del comercio. Había una larga cola en la entrada, con gente que especulaba con que podrían bajar los precios para liquidar el stock

Martes 06 de Abril de 2021

Una vez que con el correr de las horas la noticia sobre el cierre de Falabella Rosario tomó cuerpo, desde la Asociación de Empleados de Comercio (AEC) decidieron realizar un acompañamiento a los trabajadores y visibilizar la situación en Sarmiento y Córdoba junto a delegados gremiales. Los peatones desprevenidos que se enteraron en ese momento, y otros que ya estaban al tanto, recibieron la novedad con un sentimiento de “tristeza”, y la sensacón de “desastre” ante el panorama desolador que presenta el comercio del microcentro y la economía en medio de la pandemia. De a poco, además, comenzó a llegar gran cantidad de público y a las 17 la cola llegaba hasta calle Mitre. Por la "liquidación por cierre" que especulaba que se iba a producir.

Después de las 14 y cuando el anuncio de Falabella de dejar la ciudad se hizo oficial, Juan Gomez, secretario general de AEC, junto a las delegadas gremiales y empleadas de la tienda, María Ramirez y Miriam Bazán, visibilizaron de manera simbólica la situación con su presencia en la puerta del histórico edificio de Sarmiento y Córdoba.

Mientras eso ocurría, algunos peatones se encontraban con la noticia, y otros que estaban al tanto se acercaron para aprovechar lo que se supone será la liquidación de stock, principalmente indumentaria. “Nos enteramos y vinimos por las ofertas, pero somos conscientes que es terrible para los trabajadores”, coincidió un grupo de amigas en la fila del negocio, a punto de ingresar.

Leer más: "El cierre de Falabella es un golpe muy importante para el centro"

Una mujer que pasaba por el lugar también dijo estar apenada y sentir “tristeza” por el cierre del negocio. “Es tremendo, no se puede vivir más así. La pandemia, la inseguridad, el cierre de un local tan importante y gran cantidad de personas sin trabajo”, lamentó.

Con dos enormes bolsas color verde y blanca que identifica a la tienda, una mujer esperaba en la esquina de Sarmiento y Córdoba que su marido la pasara a buscar. “Sabía que cerraba y vine a buscar sábanas y vasos. Están rebajados un 60 por ciento. Pero no me hables del cierre porque es muy triste”, pidió al cronista.

Una parada de taxis que se muere

En la parada de taxis la sensación fue similar. Algunos tacheros consultados por este diario indicaron que con el cierre de Falabella más el resto de los comercios que bajaron las persianas, “se muere una parada emblemática del microcentro rosarino”. “Es un garrón, nos arruina. Era el negocio más grande y las filas de taxis llegaban hasta La Capital. Se muere una parada histórica de la ciudad”, se amargó un chofer.

Para otro colega, la cosa no es tan dramática. “Se va a resentir, pero nosotros de alguna manera vamos a seguir con trabajo. El tema es la gente que labura ahí, y los otros que dependían indirectamente, como los fleteros, transporte, carpinteros. Hay un sector de la economía que se resiente”.

No pierden y se van cuando no les retorna lo que quieren

En diálogo con este diario, Gómez lamentó el destino de la emblemática tienda, que deja a 110 trabajadores en la calle, más otros 40 que con empleados indirectos. Esta mañana se recibió un llamado de la gerencia general de Falabella, donde nos anunciaron que en los próximos 60 días iba a dejar de funcionar este local”, sintetizó el dirigente.

Y dijo que el anuncio no lo sorprendió. “Es la política que tienen esta multinacionales. Cuando la tasa de retorno del dinero a su lugar de origen no es la que ellos desean, que no significa que pierdan, hace esto: levantan el negocio como sucedió en otras provincias”, argumentó Gómez.

Desde su lugar gremial, dijo que con Falabella hubo “muchos conflictos. Para que la gente recuerde, fue la única empresa que trabajaba cada 20 de Junio, Día de la Bandera, sin respetar una jornada cara para los rosarinos”. Y habló de un “sin número de conflictos gremiales por no respetar las leyes argentinas. Ahora se suma esto”

Según AEC, son 110 los empleados que van a quedar sin trabajo directo, y también hay otros que trabajan tercerizados que hacen mantenimiento, vigilancia, fletes. Según la firma de capitales chilenos, todos recibirán los resarcimientos económicos.

“Tenemos el ejemplo de Mendoza y San Juan que abonaron las indemnizaciones, es algo que recién ahora vamos a tratar con los trabajadores porque es todo muy reciente. Pero todo el apoyo que el sindicato le pueda dar, lo vamos a hacer a través del cuerpo de delegadas gremiales que tenemos en este lugar. Esta es la etapa que viene”, indicó el titular del gremio mercantil.

“Nadie está preparado, hay mucha tristeza”

La empleada y delegada Miriam Bazan contó el derrotero que viene atravesando el cuerpo de trabajadores de la tienda. “Veíamos venir la situación, lógicamente teníamos la esperanza de que no pasara, pero viendo lo que ocurrió en otras tiendas del país era probable que también nos pasara a nosotros. Esta mañana llegó la noticia de que máximo en 60 días la tienda Rosario y las dos que quedan abiertas en Buenos Aires van a bajar las persianas”.

Apenas el anuncio oficial de la corporación fue tomando fuerza, los empleados cayeron en la cuenta. “Hoy la situación de los empleados es de mucha tristeza, si bien la mayoría se hacía a la idea, nunca se está preparado para escuchar esa decisión. Lo que se ve adentro es mucha tristeza y mucho llanto”, narró Bazán sobre el sentimiento de sus compañeros.

“Estamos viviendo una situación de mucha inestabilidad, con la pandemia, la cuarentena, las fuentes de trabajo, está muy dura la calle, muy complicado. Es un combo de cosas que, más allá de que la empresa nos aseguró que nos iban a pagar lo que correspondía, quedarse sin trabajo no es una noticia muy fácil de procesar”, analizó.

Y sumó que la mayoría de los empleados tiene muchos años de trabajo, familia y una edad media. “Están por encima de los 40 años de edad, tienen familia, y son sostén económico. Hay madres con carga de hijos. No es fácil hoy en día salir con esa edad a buscar trabajo. No es imposible, sabemos que se puede, pero es una situación de mucha incertidumbre de lo que va a pasar de acá en adelante.

Paciente y comprensión de los clientes

La empleada de Falabella también hizo un llamado a los clientes. “Van a liquidar el stock, no sabemos cómo van a ser las ofertas, pero le pedimos a los clientes que si bien siempre son amables y se solidarizan, sabemos que van a querer agarrar las últimas ofertas. Tal vez la situación se vuelve un poco caótica porque todos quieren recibir atención. Pero somos muy pocos, y vamos a estar con esa carga emocional de saber que nos quedamos sin trabajo, entonces seguir atendiendo sabiendo que en dos meses te vas a quedar sin trabajo es una situación muy difícil y complicada para cada uno de los vendedores. Le pedimos a los clientes que entiendan lo que estamos atravesando”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario