La ciudad

Se escapó de su boda en Santa Fe el sábado y lo encontraron hoy en un hotel de Rosario

Se subió a un taxi horas antes de contraer matrimonio y no se supo más de él. Su padre afirmó que escapó asustado por no poder afrontar los gastos de la fiesta.

Lunes 10 de Marzo de 2014

Santa Fe.- La familia de un joven de 29 años que se iba a casar el sábado último en la ciudad de Santa Fe y que denunció que desde ese mismo día se encontraba desaparecido y lo buscaba con desesperación, finalmente lo encontró hoy en la ciudad de Rosario, adonde escapó asustado por no poder afrontar los gastos de su boda.

Su novia, que había asegurado desconocer el motivo de la ausencia, junto con hermanos de su pareja lo encontró escondido en un hotel de la ciudad de Rosario, probablemente afectado por el “pánico nupcial”.

Se trata de Fernando Pablo Marengo, quien había sido visto por última vez cerca del mediodía del sábado, pocas horas antes de contraer matrimonio por Iglesia y con la fiesta ya organizada en un salón de la capital provincial.

“Todo el gasto le llegó a última hora y no alcanzó a resolverlo. Queremos calmar las aguas y hablar con él”, contó el padre del joven.

El hombre relató que su hijo estaba en un hotel de la ciudad de Rosario y que lo encontraron sus hijos y la novia por un dato que les llegó acerca de su paradero.

El pasado sábado, el joven, que vive con su pareja desde hace varios años, había tomado un taxi en la puerta de su domicilio rumbo a un comercio familiar, donde trabaja junto a sus padres y hermanos, pero nunca llegó a destino.

Mientras lo buscaba con desesperación su novia Virginia Taborda dijo: “Sabemos por el comentario del taxista que lo llevó que primero le pidió ir a Maipú y Pedro Vittori, y cuando llegaron le dijo «me confundí, llevame a Calchines y Las Heras»”.

En su relato, la mujer contó: “Los dos lugares que le dijo al taxista no los conocemos, no hay ahí nadie conocido, no eran lugares que él frecuentara, y cuando salió de casa me dijo que iba con rumbo al negocio, que queda en San Luis e Irigoyen Freyre”.

“A partir de ahí perdimos todo contacto con él. Sus dos teléfonos celulares están apagados desde entonces”, dijo.

La novia del joven aseguró: “El nunca tiene los teléfonos apagados, por eso nos sorprende que nos daba contestador a los pocos minutos. Empezamos a llamarlo y no contestaba. Entonces empezamos a sospechar que había pasado algo”.

“No descartamos nada, porque no sabemos nada. Lo más importante es que se comunique con nosotros y que nos diga que esté bien, y si no quiere volver que no vuelva”, agregó la mujer cuando aún no sabía dónde estaba.

Por su parte, el padre del joven había expresado: “Se tiene que haber equivocado en algo. Se puede haber chocado con la pared y no la supo manejar”.

“Espero que haya desaparecido para ver qué pasa. Pero hay que esperar a que se le enfríe la cabeza y llame”, señaló.

Asimismo, la madre del joven apodado Nano manifestó: “Pido por favor que el que lo vea que nos llame, a nosotros, a quien sea, pero que nos avisen si lo ven”.

“No nos importa qué haya pasado por su cabeza, lo que es importante es que si se fue solo, vuelva, que nos avise que está vivo. Lo que quiero saber es eso y nada más”, indicó.

Por último, la madre del joven había dicho: “si no quiere venir por seis meses que no venga, pero necesito saber que está vivo. Ya no sé qué hacer. Nunca pasé por algo así”.

“El estaba bien, el día anterior estuvimos juntos con unos tíos que vinieron de viaje para el casamiento y después hablé con él por última vez y me dijo que estaba todo bien”, añadió. (NA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario