La Ciudad

Quién es el hombre que se tiró al río a recuperar su equipo de kitesurf y desapareció

Santiago Barbero es buscado desde el domingo en la zona de islas frente a Capitán Bermúdez. Cómo fueron los momentos previos a su desaparición y cómo se desarrolla la búsqueda

Martes 19 de Enero de 2021

“Corrió bastante por la arena, se metió al río y estaba nadando. Lo estaban mirando, había varios. Pero cuando sacaron la mirada cinco segundos y volvieron a mirar, ya no estaba más”. De esa manera relataron los amigos de Santiago Barbero lo que sucedió el domingo sobre el mediodía en la zona conocida como “El puntazo” en el kilómetro 437 del río Paraná, frente a Capitán Bermúdez. El hombre, de unos 40 años, que practica kitesurf, había estado en el lugar haciendo el deporte que hace desde hace una década y se arrojó al agua en busca de un equipo que el viento le había arrastrado. Entonces desapareció. Desde ese momento, la búsqueda está en manos de Prefectura Naval con sede en Puerto General San Martín que tomó conocimiento del hecho a las 13 del domingo. A través de las redes sociales, familiares y amigos piden que no se suspendan los rastrillajes en la zona. Algunos de sus allegados irán hasta el lugar esta misma tarde para acompañar la búsqueda.

Santiago Barbero, según cuentan en su grupo de amigos, tenía por lo menos una década en el río Paraná practicando kitesurf –también llamado kiteboarding o flysurfing–, un deporte de deslizamiento sobre el agua que consiste en el uso de una cometa de tracción que tira del deportista a través de cuatro o cinco líneas, que permiten deslizarse con una tabla sobre la cual se practican saltos y maniobras.

El hombre, ex alumno de Politécnico y dueño de una empresa de climatización, este fin de semana como tantos otros fue a practicar en la zona de islas que está frente a Capitán Bermúdez. Lo hizo en su propia lancha y no estaba solo. Sin embargo, cuando ya había finalizado la práctica, en apenas minutos se encadenaron una serie de hechos que terminaron en su desaparición, contó Pablo, uno de sus amigos.

“No estaba solo, había otros que estaban viendo todo, pero el río es así, no se ve y te podés hundir en medio metro. Eso fue lo que pasó, que se hundió y no lo encontraron más", relató Pablo. Añadió: "Lo que relataron es que a él se le vuela parte del equipo, que corrió bastante por la arena, se metió al río y estaba nadando. Lo estaban mirando, pero cuando sacaron la mirada cinco segundos y volvieron a mirar, ya no estaba más”.

Horas de búsqueda y rastrillaje

Alertados del hecho a través de un llamado telefónico, integrantes de Prefectura Naval iniciaron las tareas de búsqueda y rastrillaje el mismo domingo de la desaparición y continuaron durante el lunes. Interviene en el caso el fiscal Leandro Lucente. A medida que pasaban las horas sin novedades, llegaron los pedidos de familiares y amigos reclamando que la búsqueda no se suspenda.

“Lo que hay es solo un gomón que va y viene sobre el mismo lugar, no está siendo un aporte significativo”, lamentaron los allegados a Santiago.

Lo que destacó Pablo, en medio del dolor de las últimas horas, es que “por más tranquilas que parezcan las aguas del río el hecho de no poder ver lo que ocurre bajo el agua hace imposible encontrar a alguien en el momento”. Agregó: “Podemos estar entrenados y en buen estado, pero si nos baja la presión nadando, nos desmayamos o algo, aunque haya alguien al lado nuestro, es muy poco probable que nos puedan ayudar. Que este dolor sirva de mensaje y ayude a otros a evitar el suyo”.

En ese contexto es que un grupo de amigos cruzará el río esta misma tarde hasta el lugar del hecho. Allí no solo pedirán la continuidad de la búsqueda, sino que buscarán “intentar entender qué fue lo que pasó”, dijo Pablo, y añadió: “El río para quienes no cruzan a la isla asiduamente es desconocido y entonces aparece la necesidad de ver el lugar, estar e intentar comprender”.

Temporada histórica

Con un espacio de deportes náuticos –incluido el kitesurf– asentado desde hace 20 años en la punta norte del El Banquito, Lisandro Face es una referencia obligada en Rosario. “Tortuga”, como todos lo apodan, no era allegado de Santiago y pertenecía a otro grupo, pero admitió: "Acá un poco nos conocemos todos”.

La versión del hecho que llegó a sus oídos es la misma que relatan los amigos de Santiago. Sin dejar de lamentar la fatalidad del hecho, aseguró que “lo que le sucedió es difícil de explicar” y agregó: “No era sobre el río principal y era un lugar angosto, hemos estado en el río con tormentas y vientos, los que practican estos deportes están acostumbrados a estar en el agua, se saben comportar, por todo eso me resulta difícil de entender”.

Por eso, aunque no dejó de señalar que se trata solo de una presunción, Face indicó que no puede dejar de pensar que “algo le pasó” a Santiago en el momento en que estaba en el agua. “No puedo asegurar qué, si fue un desmayo, una descompostura, un infarto, un bajón de presión, un susto, que la ropa que llevaba puesta no le permitiera nadar, pero algo que hizo que no se lo viera más”, especuló.

El hombre explicó que en Rosario hay entre 1.500 y 1.800 personas que practican kitesurf en diferentes lugares. Afirma que en un día puede haber en acción entre 300 y 500 varones y mujeres haciéndolo a lo largo de la franja del río, en diferentes puntos, de acuerdo al viento.

Reconoce que esta temporada es “histórica” para el kitesurf. “Nunca el río estuvo tan bajo y el clima tan seco, lo que produce mucho viento –detalló–. Todo eso hace que haya grandes playones de arena, buen viento todos los días y no grandes profundidades que permiten practicarlo en condiciones históricas para este deporte”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS