La ciudad

Pese al calor y el alto consumo de luz, para la EPE "no habrá grandes apagones"

Según estimaciones de la empresa, los tiempos promedio de reparación bajaron de seis horas a dos en tres años. No obstante, ayer hubo cortes de energía en varios puntos de la ciudad que generaron zozobra a los vecinos.

Viernes 12 de Enero de 2018

En otra jornada récord en el consumo de luz, el gerente general de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), Marcelo Cassín, estimó que durante este verano "pese a la alta demanda, no habrá grandes apagones" y aseguró que se logró una resolución de los cortes domiciliarios en un tiempo promedio de dos horas por desperfecto. Ayer, en los barrios Martin, Agote y Alberdi hubo cortes que se resolvieron a lo largo de la jornada.


La demanda energética en toda la provincia alcanzó ayer a las 14.30 los 2.359 megavatios de consumo, un registro récord de la temporada que superó la marca máxima del verano pasado y fue muy cercano al récord histórico del 12 de febrero de 2016, cuando se consumieron 2.392 megavatios en una jornada.

Traducido en porcentajes, cada grado que se eleva el termómetro ambiente, aumenta un dos por ciento la demanda en forma inmediata.

Condiciones exigentes para toda la red de la EPE, que está muy lejos de vivir el momento crítico que atravesó en el verano 2013-2014, cuando salieron de servicio 35 distribuidores. Hasta ahora, este verano salió de servicio uno solo.

"La razón por la cual se explican los números es una: el fuerte nivel de inversión de los últimos dos años, donde se ha modificado el paradigma de la red eléctrica, potenciando la capacidad en baja y media tensión, que es la que más sufre cuando hace calor. Hoy estamos mucho mejor", indicó a LaCapital Cassín.

El gerente general aclaró que no existe sistema en el mundo donde haya "cortes cero", pero en Santa Fe afirmó que las inversiones ahora están dando sus frutos.

Todo ello acompañado de una fuerte demanda sostenida. Como ejemplo vale mencionar que en Rosario se repotenciaron 287 edificios y se mejoró la red tanto de media como de baja tensión en 109 zonas críticas detectadas a lo largo del año pasado.

En materia de respuesta, Cassín puso el eje en que los cortes sean menos pero que se extienden en plazos más acotados. "Existe una reducción sustancial de los tiempos de reparación. Veníamos de 6 horas de espera en el verano 2013-2014 para alcanzar hoy un promedio de respuesta de 2 horas por desperfecto", afirmó.

Ayer, al menos tres barrios sufrieron, en plena ola de calor, cortes del suministro. En barrio Martin, en la zona de Urquiza al 2800, en Urquiza y España y en Alberdi. Hasta las 18 de ayer, todos se habían solucionado.

Hoy habrá dos cortes programados en media tensión por Salta al 1700 y en la zona de Italia del 100 al 300.

"Apostamos a un verano distinto desde la infraestructura para que haya menos cortes y responder en menos tiempo. No habrá grandes apagones. En la normalidad, es decir sino se desatan tormentas violentas, las interrupciones en grandes zonas por mucho tiempo son cuestiones del pasado. Pese a la alta demanda estamos planificando para que las reposiciones sean en el menor tiempo posible", aseguró Cassín.

Según explicó el directivo, desde 2008 en adelante la provincia sufrió los efectos del "efecto aire acondicionado", con tres equipos de aire acondicionado por vivienda, que castigaron la red y la dejaron en "estrés hasta la rotura".

Inversiones mediante, el fenómeno ha mermado. Para 2018, de los 1.300 millones de pesos previstos para toda la provincia, 400 millones corresponden a obras en Rosario. Entre ellas, esta previsto realizar el recambio de 7 kilómetros de cable de 132 kilovatios en alta tensión, y el montaje de estaciones transformadoras aisladas en gas (de última generación) en los centros de distribución Catamarca, Rosario Centro y Rosario Sur.

Finalizado el verano, la EPE encarará un nuevo plan de conexión para la peatonal Córdoba; pasar los circuitos de baja tensión al nuevo cableado. Para ello no será necesario montar grandes corralones, tambores con bobinas. Pero sí, una rotura en la zona de los portafusibles para pasar los medidores a las nuevas redes. Luego, el municipio deberá reconstituir las veredas.

Al igual que Capital Federal, Rosario tendrá más edificios electrodependientes. Y se pidió la factibidad para más de 40 edificios electrointensivos a lo largo del año pasado. Pese a ello, Cassín vaticinó:"No estamos teniendo un verano con el ruido de los generadores eléctricos en las puertas de los comercios y apostamos a que no suceda por el resto del verano".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario