La ciudad

Las mediaciones judiciales en Santa Fe crecieron el 350 por ciento en dos décadas

La mayor cantidad de resoluciones de conflictos se dio en el área de familia, a los que siguen las soluciones en problemáticas penales.

Domingo 18 de Agosto de 2019

La Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Santa Fe decidió ampliar el servicio de mediación que brinda el Poder Judicial desde hace 20 años, un espacio que desde su puesta en marcha en 1999 hasta la fecha creció casi un 350 por ciento; y con el que se busca implementar políticas públicas que garanticen el acceso a la Justicia de las personas en condición de vulnerabilidad.

Esta medida se toma en el marco del compromiso que el máximo Tribunal asumió en su momento de aplicar las Reglas de Brasilia, en las que se recomienda especialmente impulsar las formas alternativas de resolución de conflictos cuando resulte apropiado, tanto antes del inicio del proceso como durante su tramitación.

El crecimiento

El Poder Judicial puso en marcha este servicio alternativo en 1999 y cerró ese año con cien mediaciones. Desde entonces no paró de crecer la demanda y tal es así que en estas dos décadas se registró un crecimiento de casi el 350 por ciento.

A diez años del inicio, en 2009 ya se hacían 300, y 700 se registraron en 2012; mientras que el año pasado se pegó un importante salto al incorporarse causas derivadas de las Defensorías Civiles llegando así a las 2.500 mediaciones, y este año con el agregado de los casos de faltas, se prevé que se alcanzarán las 4 mil.

Los resultados obtenidos por la Oficina de Mediación de la Corte a lo largo de estos veinte años arrojan un índice de acuerdo del 60 por ciento en los temas civiles, 75 por ciento en los temas penales y 84 por ciento en los de familia, datos que fundamentan el avance hacia una ampliación de la estructura del servicio.

Además, la aplicación de la mediación a personas que recurren a las Defensorías Civiles significó llegar a muchos ciudadanos que se encuentran en condiciones de hipervulnerabilidad.

También se concretan mediaciones penales en conflictos de tipo vecinal que son derivadas del Ministerio Púbico de la Acusación, casos que antes eran plasmados en denuncias policiales y desestimadas por considerarse no tipificables como un delito o falta para el Derecho Penal, lo que implicaba que el Poder Judicial no podía dar respuestas por considerar que no había delito.

Un nuevo espacio

Este crecimiento del servicio obligó a llevar adelante cambios edilicios, y esta semana las dependencias a un espacio más amplio, en la planta baja del Palacio de Tribunales, sobre el pasillo de calle Moreno.

En un principio el proyecto fue sostenido por un sistema de colaboración de funcionarios que sumaron a su trabajo habitual la tarea de mediadores, en horario vespertino. En la actualidad se han incorporado empleados y funcionarios con distintas especialidades y formación profesional.

La mediación, y otros medios que no impliquen la resolución del conflicto por un tribunal, puede contribuir a mejorar las condiciones de acceso a la justicia de todos los ciudadanos, así como a descongestionar el funcionamiento de los servicios formales de justicia, por cuanto significa una mirada más amplia de situaciones que en muchas ocasiones terminaban en denuncias penales que generaban litigios muy prolongados y muchas veces infructuosos para las partes.

Por ello este modo de intervención temprana, a través de la mediación, permite evitar la escalada del conflicto y de esta manera el tejido social o familiar no se rompe.

La mediación no solo aporta un modo de solución del conflicto, sino que esencialmente ofrece a las partes educarse en ella desde la perspectiva de la paz, reto que se aborda a través de tres elementos: descubrir el aspecto positivo del conflicto, viéndolo como una forma de transformar la sociedad hacia mayores cuotas de justicia; aprender a analizar los conflictos descubriendo su complejidad, y encontrar soluciones que permitan afrontar los conflictos sin violencia, sin destruir a las otras partes y con la fuerza necesaria para llegar a soluciones en que todos ganen y puedan satisfacer sus necesidades.

Retornar al

sentido social

"Hay que volver al sentido social del trabajo judicial. Que las personas que piden asistencia, guarden algo, sientan que se las escuchó y se les brindó una solución", dijo sobre este sistema con más de dos décadas de funcionamiento la jueza de la Corte Suprema de Justicia, María Angélica Gastaldi. Su par Daniel Erbetta, consideró que "debe tomarse la mediación como un modo de acceso a la Justicia para la resolución de conflictos; un medio reparador y preventivo de conflictos vecinales que apuntala las políticas de paz y pacificación".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS