La Ciudad

Las goteras copan el Museo Castagnino y ponen en riesgo valiosas obras

Por las filtraciones de agua debieron descolgar una millonaria obra, reconocida en todo el mundo, del artista Lucio Fontana

Miércoles 03 de Febrero de 2021

La situación edilicia del museo Castagnino es más que preocupante. Las últimas lluvias volvieron a filtrarse por las paredes, lo que obligó a descolgar una obra millonaria del artista Lucio Fontana, perteneciente a la serie Concepto Espacial, y a colocar baldes para las goteras.

Esto no es nuevo. Los empleados deben trabajar en los pasillos porque no hay dónde restaurar las obras de arte que se dañan por la falta de ambientes propicios para su preservación.

El abandono del edificio es patente. Por eso se había licitado una remodelación que permitía mejorar la situación, pero la provincia acaba de darla de baja.

Hace años que el patrimonio millonario del Castagnino está en peligro. Los cuadros están apiñados en los depósitos y en salas que eran para exposición, y que como tales no cuentan con las condiciones de humedad y temperatura propicias para la conservación de las obras de arte.

Hay que tener en cuenta que el Castagnino se construyó para albergar 400 obras de arte y hoy tiene casi 5.000, por lo que la preservación y conservación es una cuestión crucial.

La situación de la obra de Lucio Fontana es sólo un ejemplo del peligro que corre el acervo patrimonial que guarda el Castagnino.

Fuentes cercanas al museo confirmaron que “sólo se hacen parches sin soluciones de fondo” para conservar la riqueza artística del segundo museo del país. Es que después del Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, se encuentra el Castagnino, institución referente en el mundo, donde en más de una ocasión sus obras fueron solicitadas por entidades de otros países para exponerlas.

“No es prioritaria”

Hace un mes, el gobierno provincial dio de baja la licitación que se había adjudicado para las obras de restauración edilicia y ampliación del Castagnino, algo que se necesita hace mucho tiempo. Sin embargo, desde la administración de Omar Perotti catalogaron a la obra como algo “no prioritario”.

La presidenta de la Fundación Museo Castagnino, Eugenia Usellini, comentó que entienden la crisis económica que atraviesa el país, así como la situación que genera la pandemia, sin embargo “no nos dieron la oportunidad de plantear algún proyecto más acotado. Sólo dieron de baja la licitación sin permitir presentar alternativas acordes a los tiempos que corren y a las necesidades del museo”, remarcó.

Desde la Fundación trabajan para la mejora del museo, juntan fondos y apoyan las actividades que se realizan desde este lugar. Sin embargo, no cuentan con el poder de decisión para indicar qué se debe hacer o no en el espacio artístico de la ciudad.

Desde la Fundación consideramos que la preservación del patrimonio cultural de la ciudad es prioritaria, y no estamos para nada conformes con que se haya dado de baja la licitación. Creemos que había situaciones intermedias que se podían ajustar sin tirar por la borda todo el proyecto”, expresó.

Los trabajos contemplaban la construcción de lugares para la preservación de las obras de arte, un área de investigación científica y salas para exposiciones, lo que hubiera posibilitado que lleguen a Rosario muestras internacionales. Ahora todo quedó en la nada.

“Hace muchos años que trabajamos para mejorar la situación. Enviamos cartas a las autoridades municipales y provinciales para que no se pierda el patrimonio, pero la respuesta es que el Castagnino no es prioridad”, concluyó.

El Macro también corre peligro

“El Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (Macro) también corre peligro, aunque este año está mejor porque el río Paraná está bajo, y entonces no se inunda”, comentaron fuentes cercanas al ámbito artístico de la ciudad.

La irónica afirmación es temible cuando se piensa que si el río estuviera a otra altura, el Macro podría estar inundándose. “Tal vez Rosario no merezca conservar toda esta riqueza artística que en este momento está en riesgo, porque no se la valora, ni se tienen los recaudos mínimos para cuidarla y custodiarla”, opinaron.

La colección Castagnino + Macro cuenta con obras que se han ido coleccionando desde hace más de 70 años. Entre ellas se encuentran pinturas, esculturas, grabados, piezas europeas de diversas épocas, instalaciones y fotografías.

Las muestras contemplan, además de toda la colección, obras y retrospectivas de artistas invitados, a consideración de los criterios curatoriales del museo. Ambos museos conservan el patrimonio artístico más importante de la ciudad y de la región, actualmente en riesgo por la falta de preservación edilicia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario