La ciudad

Las diferencias con los casos de Once y Cromañón

El abogado de los empleados de Litoral Gas, Walter Stramazzo, refutó ayer en su alegato de cierre la maniobra de la querella de querer emparentar lo sucedido en el edificio de calle Salta con la tragedias de Once y Cromañón. Así, remarcó que "los casos son distintos y la base fáctica no tiene nada que ver con lo que sucedió en Salta 2141".

Martes 25 de Junio de 2019

El abogado de los empleados de Litoral Gas, Walter Stramazzo, refutó ayer en su alegato de cierre la maniobra de la querella de querer emparentar lo sucedido en el edificio de calle Salta con la tragedias de Once y Cromañón. Así, remarcó que "los casos son distintos y la base fáctica no tiene nada que ver con lo que sucedió en Salta 2141".

Stramazzo señaló que en esos casos se apeló a la teoría de la imputación objetiva, que se aplica cuando el imputado, con su acción, aumenta el riesgo e incide en el resultado, en este caso provocando las tragedias.

Así, trazó un contrapunto entre Once y Salta 2141. Dijo que en la primera tragedia, donde además se condenó a los imputados por administración fraudulenta por no aplicar los subsidios como correspondía, se verificó que esa falta de fondos "determinó que los vagones estuvieran oxidados. En Salta, todas las pericias determinaron que las instalaciones del edificio estaban en condiciones".

Siguiendo ese paralelismo, dijo que en Once "se aumentó el riesgo por la corrosión de los vagones, no funcionó el freno auxiliar de la máquina y tampoco tenía velocímetro". Citó además que la empresa modificó la frecuencia, por lo cual "había más gente en cada tren" y hasta "modificaron los asientos para que entraran más pasajeros. Así, había más carga humana, más peso y más dificultad de frenado", subrayó para remarcar que allí sí esas acciones incidieron en el resultado final, como lo postula la teoría antes mencionada.

Eso, a su entender, no sucedió en Salta 2141. "Todas las pericias determinaron que las instalaciones estaban bien y todo funcionaba", señaló y remarcó que "ninguna de las cinco personas de Litoral Gas que fueron procesadas causó el estrago que se está juzgando".

Tampoco se olvidó de la jueza de Instrucción Patricia Bilotta, sobre quien dijo que elaboró un auto de procesamiento "ambiguo e impreciso. No se sabe cuál es el criterio para imputar. Sólo un procesamiento absolutamente viciado hace que tengamos semejante expediente", consideró.

En ese orden, subrayó que "el 6 de agosto de 2013 se produjo una desgracia sin igual que generó un dolor que ahoga y no puede quedar impune", apuntó a la negligencia y clandestinidad del trabajo del gasista Carlos García y pidió la absolución de sus defendidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario