Historias de archivo

La heroica acción del maquinista Gallini que Lola Membrives agradeció con una actuación

Hace 100 años, el tren rápido Buenos Aires-Rosario descarriló al chocar con un caballo y el ferroviario dio su vida por la de sus pasajeros

Miércoles 03 de Marzo de 2021

Cuando hace cien años el tren rápido salió de Buenos Aires en dirección a Rosario nadie pudo prever ni evitar un accidente que transformó a su maquinista en víctima y a su vez en héroe, al impedir una tragedia aún mayor. Carlos Gallini entregó la suya para salvar la vida de todos los pasajeros, entre ellos a la actriz Lola Membrives que luego actuó en Rosario a beneficio de la familia del heroico ferroviario.

Como lo hacía habitualmente, el tren encabezado por la locomotora 199 partió el martes primero de marzo de 1921 de la estación Retiro a las 18 con el maquinista Carlos Gallini, el foguista Víctor Molilo, los guardas Fidel Sosa y Tránsito Paredes.

El convoy, conformado por dos coches de primera, uno de pullman, tres de dormitorios, los dos vagones de cocina y comedor, y dos furgones de encomiendas y equipajes (pues uno debía seguir hasta Córdoba) debió llegar a Rosario a las 22:30.

A la altura de la estación Benavídez, en el partido bonaerense de Tigre, hubo un problema que “pudo ser presagio” de la tragedia. El techo de uno de los furgones se prendió fuego a causa de algunas chispas salidas de la chimenea de la locomotora y fue separado del convoy. Así, el tren llevaba 35 minutos de retraso, situación más que inesperada para la época.

El accidente

El tren retomó su trayecto a una velocidad de unos 80 kilómetros por hora pero a la altura de Coronel Aguirre, casi llegando a Rosario, ocurrió lo inesperado. En un tramo sin alambrar, a 200 metros de la estación referida, un caballo atravesó las vías. El convoy le dio de lleno y lo partió en dos, pero el golpe desestabilizó la máquina, que recorrió 300 metros pegando contra los durmientes hasta llegar a una zanja donde se tumbó hacia su izquierda. Solo dos coches no sufrieron el impacto y el derrape.

gallini06.jpg

Quienes investigaron el hecho concluyeron que si el maquinista hubiera querido frenar el tren de golpe hubiese ocasionado una enorme tragedia. Por eso, se entiende que imbuido por su experiencia de “serenidad y valentía”, nunca largó el freno que terminó incrustándose en su pecho.

Luego del gran estrépito, entre los pasajeros hubo escenas de pánico, “gritos y exclamaciones”. Algunos se arrojaban por las ventanas. Tras las primeras vacilaciones y anoticiada la empresa, se dispuso la salida inmediata de la Estación Rosario Norte de un “tren de socorros”. En 15 minutos la ayuda llegó al lugar del descarrilamiento. A la 1.45 los pasajeros, entre ellos varios heridos, arribaron a Rosario.

El perfil de un héroe

Carlos Gallini había nacido 38 años antes en Uruguay, hacía ocho que estaba en el ferrocarril y estaba catalogado como un experto en su puesto. Estaba casado, tenía cuatro hijos y se domiciliaba en la vivienda de Brown 2856. Su familia, con la mujer enferma, quedó prácticamente a la deriva. Ese mismo día de la noticia del accidente, el diario La Capital hizo un llamado a la solidaridad: “Deja huérfanos a cuatro niños y una esposa desconsolada y enferma sobre quienes no habrá de recaer la miseria porque habrá quienes sepan valorar la heroicidad de Gallini, para asegurar así la vida y subsistencia de esos seres que lloran la desaparición del esposo y del padre”.

gallini03.jpg

El cuerpo de Gallini fue trasladado a Rosario, donde llegó a las 4 de la madrugada. Lo esperaba gran cantidad de gente, que también se hizo presente en su velorio, primero en la Federación Ferroviaria y luego en su domicilio.

Por su parte, el guarda Sosa resultó con la fractura de una pierna, el estafetero Juárez con dos costillas quebradas y el ayudante García con heridas leves. Las pérdidas materiales fueron calculadas por la empresa en un millón de pesos entre los destrozos del convoy y de las vías producto del descarrilamiento. Los trabajos de reacondicionamiento de la traza llevó varios días.

Agradecimientos

En el tren accidentado venía hacia Rosario la compañía de teatro de la primera actriz Lola Membrives. El debut estaba previsto para el jueves en el teatro Olimpo. Nadie olvidó lo sucedido, y el viernes 11 se realizó una función extraordinaria en honor a Gallini y la recaudación de la misma fue en beneficio de la familia del maquinista “como contribución a la justa recompensa que se merece la acción de este heroico trabajador”.

gallini04.jpg

En la Bolsa de Comercio de Rosario se abrió una suscripción en apoyo de la familia de Gallini que, según el diario La Capital, “dará hermosos resultados”. Los señores Ángel Martínez y Eusebio Costa, pasajeros del tren siniestrado, fueron los iniciadores de la colecta aportando mil pesos cada uno.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario