La ciudad

"Haremos una UNR de excelencia, comprometida y feminista"

Así lo aseguró ayer el flamante rector de la universidad, Franco Bartolacci, y adelantó que impulsará la reforma de los estatutos

Jueves 23 de Mayo de 2019

"Yo soy hijo de esta universidad pública", dijo orgulloso Franco Bartolacci minutos después de saber que a partir del 6 de agosto será el nuevo rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), y recalcó "la responsabilidad y el desafío" que conllevan esos cuatro años por delante. Cuando la emoción, abrazos, saludos y los primeros flashes pasaron, el dos veces decano la Facultad de Ciencia Política trazó un diagnóstico severo y admitió que "la Universidad de hoy está tan lejos de la sociedad de su tiempo, como lo estaba en el siglo XVIII", y propuso una gestión que irá "por una universidad de excelencia, reformista, popular, comprometida con su tiempo y feminista".

El flamante rector no sólo se comprometió a cumplir con la promesa hecha a las escuelas medias de darle en el transcurso del próximo año la ciudadanía universitaria, sino que llamó a "sacudir la modorra universitaria". Para eso, adelantó que "es necesaria la reforma de los estatutos de la UNR para repensar los recorridos pedagógicos, los trayectos de formación, la forma institucional y cómo elegimos; todo hay que pensarlo desde la perspectiva de achicar la brecha con la sociedad".

Minutos después de la Asamblea que lo consagró como rector, dialogó con La Capital.

—Las demandas que se escucharon en el recinto fueron desde la representatividad de la asamblea, la precariedad salarial y el ajuste presupuestario, hasta la participación de las mujeres. ¿Cuáles son las prioridades a la hora de empezar a dar respuesta a esas demandas?

—Es importante escuchar y esa va a ser una gran característica de la gestión, con el compromiso de que sea muy proactiva. La Universidad ya asumió el compromiso de avanzar en el reconocimiento de la ciudadanía universitaria para las escuelas medias, y lo ratifico para que la próxima vez que nos encontremos en un recinto como éste, sea para consagrar ese derecho por tanto tiempo postergado. Esto tiene que ver con una idea de Universidad, que resumimos en una Universidad de excelencia, reformista, popular, comprometida con su tiempo y feminista. Vengo de Ciencia Política, donde orgullosamente impulsamos una agenda de política de género transformadora y pionera para la UNR y también para el resto del país, y lo mismo vamos a hacer ahora, garantizando políticas activas, programas y recursos para hacer de la UNR un espacio libre de violencias.

—En la asamblea se habló de elección por voto directo y se puso el ejemplo de la Universidad Nacional de Córdoba.

—Hay que revisar en su conjunto el estatuto de la Universidad. Tenemos una letra madre que nos tiene que dar orgullo, porque fue la primera en reconocer en los años 80 la igualdad docente y estudiantil, y al personal no docente en la incorporación del cogobierno; fue pionero en el 98 consagrando el ingreso libre y la gratuidad en respuesta al avance de la década del 90, y ahora tenemos otra vez la responsabilidad de revisarlo. Hay que repensar nuestra forma de representación. Hay que sacudir la modorra que tenemos los universitarios, que hacemos muchas cosas y bien, pero podríamos hacer mucho más para dar cuenta de la expectativa que la sociedad en su conjunto deposita en la universidad pública.

—En el contexto de ajuste actual se planteó que más de 21 mil estudiantes al año dejan la Universidad. ¿Cómo se abordará la deserción estudiantil?

—La línea de los próximos cuatro años va a ser precisamente trabajar para que lleguen a la Universidad los que no llegan; y esto se hace de muchas maneras, llevando la educación a lugares donde hoy no llega, generando nuevos trayectos de formación que hoy no propone la Universidad, garantizando condiciones para que jóvenes de los sectores mas vulnerables puedan acceder a una educación de excelencia y calidad como la que se brinda en las escuelas medias y facultades. Este es el gran eje de trabajo.

—También está el recorte sobre el propio sistema educativo.

—Es un contexto muy complejo el de las universidades y todo el complejo científico y tecnológico. Tenemos una perspectiva reformista en nuestro compromiso de cómo encarar y pensar la Universidad y eso implica defenderla, defender la dignidad del salario de los trabajadores, la educación y acompañar los reclamos para garantizar esa dignidad; además de seguir defendiendo la idea de que no hay decisión más transformadora que la de invertir en educación, ciencia y tecnología; y mucho más para un país que tiene las dificultades que tiene el nuestro.

—¿Cómo será la relación con los gremios?

—Vamos a privilegiar la relación con el gremio docente y con el no docente. Son actores sustanciales de la vida universitaria y van a ser centrales para pensar juntos las transformaciones y las políticas institucionales y académicas.

—El ex decano de Humanidades y Artes, José Goity, será propuesto como secretario General de la UNR.

—El cargo debe ser ratificado por el Consejo Superior una vez que asumamos la gestión, pero vamos a pensar un esquema nuevo, ya no de tres como tradicionalmente se pensó, sino de cuatro. Vamos a generar un espacio institucional jerarquizado para los sectores nacionales y populares que acompañaron, como una secretaría jerarquizada. Pero tengo la idea de repensar todo el organigrama, pensando desde perspectiva de una Universidad moderna.

—No hay mujeres por ahora.

—Vamos a trabajar en garantizar la paridad en el gabinete del gobierno de la Universidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});