Pandemia

Fuerte afluencia de público en Pichincha a pesar de las restricciones y la lluvia

En el primer fin de semana con nuevas disposiciones, los gastronómicos recomiendan hacer reservas.

Sábado 10 de Abril de 2021

El primer fin de semana con las medidas dispuestas por el gobierno provincial para tratar de contener el avance de los contagios del coronavirus arrancó con fuerte afluencia a los locales gastronómicos. Teniendo como referencia a Pichincha, en la noche de este viernes hubo una generosa asistencia de personas, algunas incluso aprovechando los espacios en las veredas bajo los árboles o las estructuras techadas montadas por los comercios, para comer o tomar algo al resguardo de la lluvia; de momento, el crecimiento de casos y las nuevas disposiciones no parecen hacer retroceder la actividad del sector. De todos modos, desde el sector gastronómico recomiendan elegir lugares y hacer reservas con antelación, en un fin de semana que servirá como “prueba” para conocer la intensidad de los controles en las calles.

El gobierno provincial, en el marco de la implementación del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que rige a nivel nacional desde la medianoche de este jueves y hasta el 30 de abril, estableció la prohibición del ingreso de nuevos comensales a locales gastronómicos (bares, restaurantes, heladerías, y otros autorizados a funcionar como tales, con concurrencia de comensales) a partir de las 23 y la prohibición en la circulación entre las 0 y las 6. El decreto oficial se conoció anoche, pero ya regían las restricciones.

Esto quiere decir que los bares y restaurantes podrán permitir el ingreso de comensales hasta las 23. Luego de ello, no podrá ingresar más gente a los locales gastronómicos y, a la medianoche, se cortará toda la actividad y se limitará la circulación de las personas excepto quienes sean parte del personal esencial. Las medidas van en consonancia a lo resuelto por las provincias linderas de Córdoba y Entre Ríos, integrantes junto a Santa Fe de la Región Centro.

En Rosario, el primer día de fin de semana con las nuevas restricciones coincidió con las abundantes tormentas que azotan la región. Es por eso que desde el sector gastronómico anticiparon que este será un fin de semana en el que los consumidores “tanteen la situación” respecto de los controles a la circulación que ya se desarrollan en las calles, según reflejaron algunos comerciantes del rubro consultados por La Capital.

En ese sentido, el referente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica y Afines de Rosario (Aehgar), Alejandro Pastore, manifestó que al margen de las nuevas disposiciones horarias para el rubro, este “no es un fin de semana muy auspicioso, por el clima”.

El panorama anoche en Pichincha, sobre las 20, mostraba movimiento. Hubo una larga fila de autos que esperaban sobre Alvear para transitar, taxis para dejar pasajeros y varios buscando lugares para estacionar. A esa altura, apenas unos pocos se retiraban de la zona mientras que grupos conformados por entre dos y cuatro personas llegaban para ver dónde ubicarse a tomar algo y comer, aprovechando el tiempo que quedaba vigente hasta el cierre de los locales gastronómicos.

“Estamos viendo qué onda, recién llegamos. No tenemos reservas pero algún lugar vamos a encontrar para tomar unas birras”, le dijeron a este diario Mariano y Nicolás, que intentaron primero por los comercios sobre Jujuy para, después, probar suerte sobre Alvear. A algunos metros, en una de las mesas sobre la vereda y al reparo de los árboles que se levantan en las veredas de calle Jujuy, Melisa y Sebastián festejaban un nuevo aniversario de novios: “Vinimos un poco más temprano para salir un rato más. No se nos cruzó cancelar”.

Reservas

Si bien se pronosticó alerta amarilla por tormenta anoche, para hoy se espera que deje de llover. Sin embargo, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió el alerta amarillo por vientos fuertes y tanto por esta previsión como por las nuevas restricciones horarias, los gastronómicos recomiendan a los comensales elegir un lugar y reservar con anticipación.

“La sugerencia es que, atentos a que hay restricciones tan notorias en el horario, aquellos que quieran asistir a diferentes ofertas de la gastronomía traten de hacer la reserva”, expresó Pastore, para agregar: “La reducción en la capacidad también hace necesario organizarse con más anticipación”.

Este punto es clave para quienes quieran ir a comer afuera o a tomar algo, ya que podrán ingresar a los establecimientos hasta las 23; aunque mucho no se podrá hacer de ahí en adelante porque una hora más tarde, el local debe estar completamente cerrado.

Al respecto, Pastore dijo: “Las tareas de preparación del comercio para el día siguiente llevan tiempo y hay que tener margen suficiente para tener todo acomodado. El cliente puede entrar hasta las 23 de manera figurativa, pero a las 23.30 ya van a estar cortando las cocinas para poder dejar todo listo a las 0”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario