La ciudad

Exigen celeridad en la pesquisa por la muerte de una mujer tras una cirugía

Nancy Basualdo, de 40 años, se sometió a una lipoaspiración, pero falleció por una infección generalizada el 11 de diciembre de 2018.

Viernes 27 de Diciembre de 2019

A más de un año de la confusa muerte de Nancy Basualdo, una mujer de 40 años que se sometió a una cirugía estética en una clínica privada y sufrió una infección generalizada, sus familiares y amigos denunciaron el escaso movimiento que registró la causa judicial que apunta a determinar si el médico que realizó la intervención quirúrgica incurrió en mala praxis. "Pasó más de un año, nos pidieron peritos de parte, la exhumación del cuerpo, hay testigos, pero extrañamente la investigación no avanza", se lamentó Cristian, pareja de la víctima.

En el primer aniversario de la muerte de Nancy e indignados por la lentitud del proceso judicial, Cristian, cuatro hijos de la pareja, familiares y amigos se presentaron el lunes pasado en la casa del padre de Damián B., el cirujano que el 28 de noviembre del año pasado le hizo una liposucción abdominal y en las piernas a la paciente en la clínica Chetana, de Mendoza al 2100.

Según indicó Cristian a La Capital, la idea era visibilizar pacíficamente el caso, reclamar para que la causa se reactive y poner de manifiesto que el médico actualmente no reside en Rosario, a pesar de estar sujeto a la causa. Por eso, el escrache se realizó en la vivienda de su padre, en Marcos Paz al 5200, donde tiene domicilio legal y recibe las notificaciones.

A los pocos días del pos operatorio, Nancy sufrió una repentina infección que obligó a su urgente traslado al hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. "El médico que la asistió en ese momento me dijo que le habían hecho un desastre, que no tenía drenaje, y heridas innecesarias en el sector interno de las rodillas donde no había grasa", describió Cristian.

Tras agonizar varios días, Nancy falleció el 11 de diciembre. El caso quedó en manos del fiscal de la unidad de Homicidios Culposos, Walter Jurado, quien en principio ordenó una serie de medidas. Pero a criterio de los allegados a la víctima, el caso no mostró avances a pesar del tiempo prudencial transcurrido.

"Nos pidieron que exhumáramos el cuerpo a los pocos días de la muerte, y lo hicimos con todo el dolor y el trauma psicológico que eso conlleva. Además, aportamos un perito médico de parte para que controlara ese examen. Sabemos que hay una testigo fundamental (sería una empleada de la clínica) que se presentó espontáneamente en Fiscalía y sumó elementos concretos sobre la historia clínica, prácticas y detalles confusos. Pero la investigación está como el primer día", lamentó Cristian.

El hombre indicó que con buena predisposición también entregó su teléfono y el de Nancy a pedido del fiscal. "Nos enteramos de algunas cosas que nos hacen dudar. Pero somos respetuosos del accionar de la Justicia, no vamos a renunciar porque tenemos esperanzas de que esto se aclare, no vamos a descansar en nuestro reclamo", dijo.

Y aunque también realizaron presentaciones y solicitaron la apertura de un expediente en el Colegio de Médicos de Rosario para que se determine si tanto el profesional como Soledad G., su mujer y asistente en la clínica, tienen título habilitante y, en ese caso, que se les suspenda la matrícula hasta que el caso se aclare, tampoco hubo demasiados avances en ese sentido. "Soledad participaba de cirugías y hacía suturas, esto está constatado por testigos, pero no es médica", afirmó Cristian.

Los familiares de Nancy sienten impotencia porque, según su versión, hasta el momento no se ordenó el secuestro de las cámaras de seguridad de la clínica de calle Mendoza al 2100, tampoco le secuestraron el teléfono al médico ni lo llamaron a declarar, y tampoco a su mujer. A nosotros nos queda seguir luchando", prometió la pareja de Nancy, aún conmovido po por la pérdida.

Según explicó el hombre, ante diferentes reclamos, el fiscal Jurado le indicó que es una causa compleja (ver aparte), que cuenta con poco personal y le recomendó que sume a un perito infectólogo para cotejar los informes de la autopsia. Mientras, los familiares de Nancy exigen Justicia y denuncian que la investigación no avanza.

El MPA aguarda cotejo médico

Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) indicaron que en la investigación por la muerte de Nancy Basualdo, a cargo del fiscal Wlater Jurado, los dos médicos bajo proceso “hicieron una comparecencia voluntaria en la Fiscalía” con el patrocinio de un abogado particular. Y aunque se les aceptó el escrito, se ordenó una pericia comparativa entre la historia clínica secuestrada y el resultado que arrojó la autopsia de la víctima. La Fiscalía aún aguarda ese informe médico para analizarlo y decidir si avanza con medidas más concretas, sobre todo si se configura o no la presunción de un delito de mala praxis médica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS