Municipalidad

En solo dos días multaron a 12 bares por no cumplir con el distanciamiento

Los comericios están ubicados en Pichincha y avenida Pellegrini. El municipio va ahora por las clausuras a los reincidentes.

Sábado 27 de Junio de 2020

La Municipalidad ajustó los controles sobre los bares y restaurantes. Así, anunció que solo el fin de semana pasado fueron multados 12 comercios de este rubro en Pichincha y avenida Pellegrini. En tanto, la administración de Pablo Javkin advirtió que procederá a las clausura si persisten las faltas o incumplimientos de los protocolos sanitarios establecidos por la pandemia del Covid-19.

En los últimos semanas se observó mayor aglomeración de personas en los locales y veredas que no respetan el distanciamiento social, una cuestión que genera riesgo de contagios entre comensales o los propios empleados.

"En los bares hacen lo que quieren delante de los inspectores de las áreas de control de la Municipalidad". Esa reflexión se escucha de transeúntes y vecinos que recorren habitualmente el sector de Pichincha, que concentra la mayor oferta gastronómica de la ciudad, y también ocurre en avenida Pellegrini.

Desde hace un mes, cuando se pasó a la fase cuatro de la cuarentena y se habilitó el funcionamiento de locales comerciales de distintos rubros, la Dirección de Inspección de la Municipalidad realizó 2.530 relevamientos, notificaciones y visitas para determinar si cumplían con los protocolos dispuestos para respetar el distanciamiento social.

En ese camino, en 73 negocios no se encontró el certificado habilitante, y en otros ocho se procedió a la clausura porque no estaban en condiciones de recibir clientes por cuestiones de seguridad o higiene.

En Pichincha se detectaron nueve espacios gastronómicos que no respetaron las pautas. Y otros tres en avenida Pellegrini. Si bien se los notificó y se derivaron las actas al Tribunales Municipal de Faltas, donde se evalúan las sanciones, no se los clausuró.

Los irregularidades estuvieron ligadas al incumplimiento del protocolo, a la falta de higiene, y a la presencia de mayor cantidad de personas que las permitidas (se admite el 50 por ciento de comensales), además de la extensión horaria.

Es que a la necesidad de reactivar a uno de los tantos sectores golpeados por la pandemia, algunos bares de Pichincha están repletos de personas en las veredas, en algunos casos sin el distanciamiento social, o mesas muy juntas con varios parroquianos.

Según las autoridades municipales, en las últimas semanas se recibieron muchas quejas y denuncias que reflejan esa situación, cuestión que, en el contexto de la emergencia sanitaria, atenta principalmente contra la salud de los propios comensales, y los empleados de los locales.

Los agentes de las distintas áreas de control de la Intendencia desembarcaron anoche en Pichincha con la idea de ajustar los controles sobre los negocios que ya fueron advertidos, sin sacar la mirada del resto de los emprendimientos.

"Se clausura"

La secretaria de Control y Convivencia de la Municipalidad, Carolina Labayru, fue terminante en relación a la situación de algunos locales que no cumplen con los protocolos. "En el caso que volvamos a detectar incumplimientos, vamos a proceder a la clausura", recalcó.

La funcionaria explicó a LaCapital que, a partir de las experiencias en las inspecciones de los fines de semana anteriores, se mantuvo una reunión con los representantes del sector gastronómico para analizar la situación.

"Detectamos faltas no sólo en Pichincha sino en el corredor de Pellegrini. Las dos más comunes fueron incumplir con el horario de cierre al público, previsto para las 23. Aunque hay una hora de tolerancia. Porque cuando ya están en el local, las personas pueden quedarse hasta la 0, momento en el que se deben retirar para el cierre definitivo", describió Labayru.

También se detectaron más personas que la permitidas, lo que se traduce en un problema para respetar el distanciamiento. "El primer fin semana la advertencia fue verbal, el segundo se labraron actas. Les dijimos a los empresarios que no hay más aviso".

Se llevaron los arcos para evitar un partido de fútbol

arco.jpg

"Se ha llegado al extremo de sacar los arcos". Con esta frase, el intendente Pablo Javkin se refirió en las últimas horas a la manera hallada por la Municipalidad para evitar que algunos vecinos evitaran el clásico "fulbito" en espacios abiertos, aún no habilitados a raíz de la pandemia. De hecho, la secretaria de Control, Carolina Labayru, confirmó que hace algunos días, agentes de su repartición retiraron los arcos instalados en el área central de avenida Carballo y Rawson, donde se disputaba un partido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario