La ciudad

En medio del paro, las picadas de motos volvieron al parque Scalabrini Ortiz

En la madrugada de ayer, decenas de rodados irrumpieron en el espacio público a puro ruido y luego huyeron ante la presencia de patrulleros.

Miércoles 26 de Septiembre de 2018

En medio del paro nacional que provocó la ausencia de inspectores municipales en tareas de control, en la madrugada de ayer volvieron las picadas de motos a las calles rosarinas. Esta vez fueron decenas los rodados que coparon el parque Scalabrini Ortiz con el rugir de los motores y conductores consumiendo alcohol. Las imágenes fueron registradas y se viralizaron por las redes sociales.

Las picadas se habrían producido a la 1.30 en el espacio verde del parque Scalabrini Ortiz. La concentración de decenas de motos incluyó la ingesta de bebidas alcohólicas. En un momento, en los videos que se viralizaron por las redes sociales se advierte el ulular de sirenas azules por lo que varias motos arrancan y se escapan del lugar como una estampida. En una de las secuencias se aprecia sobre el piso una cajita de vino tinto y gaseosas.

El patrullaje policial incluyó en la madruga la zona del parque Alem, el balneario La Florida, Oroño y Lamadrid y Ovidio Lagos al 7000. Hasta anoche, y luego de varias consultas, no se informaron detenidos.

La picada se produjo en medio de una medida de fuerza de alcance nacional, lo que en Rosario se tradujo en la ausencia de inspectores municipales para realizar tareas de control y fiscalización en la vía pública.

video picadas 1


De todos modos, no se trató sólo de una "avivada" de los motoqueros.

Hace un mes, un grupo de unos cincuenta jóvenes en moto burlaron un control de tránsito en bulevar Oroño y Lamadrid, escapando a contramano sin que los inspectores pudieran hacer nada.

Como si con eso no hubiese sido suficiente, el grupo regresó y pasó por segunda vez frente al control, en actitud desafiante.

video picadas 2


El episodio ocurrió en la madrugada de un sábado, frente al control de tránsito que estaba apostado en Oroño y Lamadrid.

Las filmaciones realizadas con un teléfono celular muestran el momento en el cual los agentes se ven desbordados por la gran cantidad de motos y ni siquiera pueden reaccionar.

Algunos motociclistas incluso se animaron a hacer "wheelie" mientras escapaban a contramano por Oroño, del otro lado del cantero central.

El mismo grupo de motociclistas regresó, esta vez en el sentido correcto, otra vez sin darles tiempo a los inspectores para intentar alguna maniobra.

Con total impunidad y desafiantes frente a las autoridades, mismo lugar, distinto carril del bulevard. El fenómeno se repite cada vez más seguido en las calles rosarinas y en especial en esa zona, de acuerdo a lo que denuncian los vecinos. Verdaderas "caravanas" de motoqueros aparecen de repente en medio de la noche, en grupos que no es raro que alcancen el centenar de integrantes, la mayoría de ellos realizando acrobacias y "wheelie".

Ya en marzo de este año, alrededor de 20 motocicletas fueron trasladadas al corralón municipal luego de desbaratarse una picada en la zona de bulevar Oroño y Lamadrid, en la zona sur de Rosario.

Los lugares cambian, pero la metodología es la misma. En mayo pasado decenas de motos, a puro ruido de escape libre atravesaron Oroño al 300 a gran velocidad y serpenteando entre los autos.

Los encargados de los bares de la zona ya los conocían bien. "Se mueven con rapidez y meten miedo" entre autos y peatones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario