La Ciudad

El paro en el transporte se sintió con fuerza en su primer día

Ante la falta de respuestas, los choferes de colectivos ratificaron que la medida de fuerza se extenderá hasta que cobren las deudas salariales.

Jueves 27 de Agosto de 2020

Las calles de Rosario reflejaron con crudeza la decisión de corte de crédito laboral que adoptaron los choferes de colectivos. Desde la cero de este jueves esa medida afectó nuevamente la fisonomía y el funcionamiento de la ciudad y la región. El paro se sintió con fuerza y la decisión de extender esa modalidad de reclamo por tiempo indeterminado, no sufrió alteraciones y se mantiene como bandera de lucha por parte de los trabajadores, y sus representantes.

De esa manera, las autoridades de la UTA (Unión Tranviarios Automotor) aseguraron que la protesta continuará con características similares hasta cobrar la deuda salarial exigida, y seguirá abarcando los servicios urbanos e interurbanos. En ese contexto, expresaron enfáticamente su disconformidad y su enojo ante el incumplimiento del gobierno nacional con el envío de los subsidios.

Vale precisar que la provincia y el municipio adelantaron algunas partidas para abonar la mitad del sueldo del mes en curso. Más allá de eso, pese a que los choferes flexibilizaron sus posturas iniciales vinculadas al cronograma de pago y aceptaron una tregua social estirando los plazos, este nuevo incumplimiento forzó esta determinación.

>> Leer mas: Duro reclamo de Javkin: "No puede ser que los fondos del transporte se traben en un escritorio"

“Esta medida se tomó porque Nación no va a enviar los fondos hasta la semana que viene, acumulando dos meses consecutivos”, destacó el responsable de UTA Rosario, Sergio Copello, quien precisó que “estamos llegando a fines de agosto con el cobro de la mitad del sueldo y la mitad del aguinaldo que se tendría que haber cobrado en los primeros días de julio”.

El sindicalista remarcó que “llegaremos a la semana que viene con un mes y medio sin cobrar el salario”. Y advirtió que “así, esta situación no da para más, que nos vengan a buscar cuando tengan la plata para que volvamos a trabajar; si no, no lo vamos a hacer”.

Vale recordar que en Rosario, estas medidas históricas acumulan más de 60 días de protesta en lo que va de este año.

Ante una nueva medida de fuerza de los choferes, el intendente Pablo Javkin exhibió su malestar por la demora del envío de los fondos nacionales que se utilizan para cubrir los salarios. Esa deuda ya acumula casi dos meses y equivale a 210 millones de pesos. “No puede ser que la llegada de fondos se trabe en un escritorio”, resaltó el titular del Palacio de los Leones.

En ese marco, Javkin admitió que el sistema “está limitado porque hay problemas estructurales”. Y explicó: “Acá se votó una ley nacional que nos permite asegurarnos 10.500 millones de pesos hasta fin de año para el sistema de transporte del interior. No puede ser que en un escritorio se trabe la llegada de los fondos, que son 210 millones de pesos en la acumulación de las primeras dos cuotas, y el municipio no tiene manera de cubrir esa suma pese a todo lo que se ha ajustado”.

Como servicio esencial

Frente a este tablero de acción tan complicado, desde el Concejo están impulsando la declaración del transporte urbano de pasajeros como servicio esencial para los rosarinos para evitar futuras interrupciones. “Este servicio requiere un tratamiento especial, y si se declara esencial nos permitirá asegurar guardias mínimas y prestación de forma permanente para todos los rosarinos”, señaló la edila Renata Ghilotti, autora de la iniciativa y vicepresidenta del Ente de la Movilidad.

 “La gente está cansada, no podemos seguir soportando paros todos los meses. Mientras esperamos que desde Nación se dignen a enviar los fondos que nos corresponden, debemos tomar medidas para asegurarle a los rosarinos un transporte de calidad, o al menos presente”, enfatizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario