La ciudad

El análisis de ediles de la comisión de Seguridad

Dos integrantes de la comisión de Seguridad del Concejo Municipal analizaron la problemática que se presenta en el Paseo del Siglo, donde la conflictividad entre vecinos y tres boliches está a flor de piel, junto a la presencia de trapitos, vandalismo y robos.

Lunes 12 de Agosto de 2019

Dos integrantes de la comisión de Seguridad del Concejo Municipal analizaron la problemática que se presenta en el Paseo del Siglo, donde la conflictividad entre vecinos y tres boliches está a flor de piel, junto a la presencia de trapitos, vandalismo y robos. "La GUM es ineficiente, hay cuidacoches vinculados a los barrabrava y falta decisión política para tomar el tema de la nocturnidad: se deben generar zonas de radicación de boliches", señaló el presidente de la comisión, Gabriel Chumpitaz. Por su parte, Roberto Sukerman consideró que la falta de control es lo que fusiona y aumenta los problemas y se pronunció a favor de compatibilizar entre vecinos y discos a la hora de pensar la ciudad.

"Espero que el próximo intendente (Pablo Javkin) se involucre de lleno en esto, algo plenamente competencia del municipio. Para adaptar la ordenanza de nocturnidad no hace falta una nueva ordenanza sino decisión política", destacó Chumpitaz.

El concejal macrista también dirigió sus dardos contra la GUM. "Tiene 270 empleados, pero 100 de ellos son administrativos. Su presencia en la ciudad es ficticia, existe en el centro y a veces en los barrios. Hay nexos con barras, lo saben todos, pero el municipio no hace nada", consideró Chumpitaz.

Para el kirchnerista Sukerman, en tanto, "lo que falta es un control de la calle y los espacios públicos. La próxima gestión debe ocuparse de este tema y este tipo de actividad es regulada por la Municipalidad, que si tiene que pedir auxilio debe hacerlo a la policía. El control integral a estas problemáticas es local, porque la falla en los controles es permanente y hasta patológico", destacó. En cuanto a la solución para los boliches, Sukerman dijo estar en contra de los "ghettos" y se mostró proclive a integrar vecinos y diversión en un mismo espacio. "Aspiro a que en algún momento se modifique seriamente la ordenanza 7.218. El problema no son los boliches, sino la falta de control", aseguró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario