La ciudad

Duras críticas de los remiseros a la irrupción de la aplicación Cabify

Desde ese sector cuestionan que "no cumple la normativa", y denuncian que "quiere mandar por encima de la Municipalidad".

Martes 04 de Diciembre de 2018

La Cámara de Remises de Rosario se sumó con duras críticas a la ola de cuestionamientos que está provocando la irrupción de aplicaciones como Cabify en la ciudad. "Esta empresa no cumple con las ordenanzas vigentes, cobra un 25 por ciento de frecuencia y les pide a sus choferes que no pongan el reloj. Parece que quieren mandar por encima de la Municipalidad, y las normas las quieren poner ellos para hacer de esto un monopolio", denunció Alfredo Gordo, titular de la entidad.


Además, el representante de los remiseros legales señaló que "todos tenemos derecho a trabajar, pero en el marco de la ley", y resaltó que "el mercado rosarino no da para tanto", y confió que "entonces se reparte hambre y miseria en un momento muy difícil del país".

Gordo se encargó de recordar que "cuando esta empresa española vino a Rosario, quería ser tipo Uber. Ellos ponían los autos, el horario, el precio, todo sin controles. Esa fue la intención de entrada, pero ante ese panorama, la Municipalidad no se lo permitió, porque en Rosario todo está regulado".

"Luego se avinieron a reglamentar todo como corresponde, y trataron de ubicarse como agencia de remises. Así salieron al mercado a competir, bajo la normativa que regula el funcionamiento de los remises", advirtió el dirigente.

Y criticó con dureza: "Parece que quieren mandar por encima de la Municipalidad, vienen de atropellada, las normas las quieren poner ellos y hasta piden autos con diez años de antigüedad, cuando los remises legales tenemos un margen de cinco años. Hacen lo que quieren y eso no se entiende".

En tal sentido, explicó que "en Rosario estamos todos regulados. Somos 519 remises legales, y mientras no se supere esa cantidad, ellos se pueden anotar como cualquier agencia de remises. Pero deberían hacerlo como corresponde".

Gordo lanzó fuertes cuestionamientos. "Responsables de Cabify salieron a decir públicamente que cobran lo que corresponde, lo que marca la normativa de la Secretaría de Servicios Públicos, y yo puedo asegurar que es una enorme mentira", remarcó.

"Ellos no cobran lo que dicen, y tenemos las pruebas con los recibos que mandan por celular. Cobran un precio menor, porque el remisero no está enterado de lo que cobra. Ese es el sistema de trabajo que tienen", apuntó el referente de la Cámara de Remises.

Y argumentó: "Uno llama por teléfono, te dicen que el viaje va a salir 250 pesos, y al remisero le dan la orden de que no ponga el reloj, en contravención. Además, de esa manera el remisero no sabe cuánto le cobran al pasajero, porque es la empresa la que cobra directamente por tarjeta de débito"

"Además, cobran un 25 por ciento de frecuencia. La cuarta parte de lo que está trabajando el remisero, se la llevan ellos. Es una barbaridad", denunció Gordo.

"Hacen lo que quieren"

"El riesgo capital es cero, y se llevan el 25 por ciento. Más un 4 por ciento que ahora están descontando de una tasa. Cuando a nosotros la ordenanza nos obliga a cobrar lo que marca el reloj. Evidentemente, ellos quieren hacer de esto un monopolio, y después de eso hacen lo que quieren", aseguró.

El titular de la entidad contó también que "tanto Servicios Públicos de la Municipalidad como los concejales, nos dicen que no están de acuerdo con este sistema que quiere entrar a la ciudad".

"Además, queda claro que hay ordenanzas y reglamentaciones que rigen al taxi y al remís, que hacen imposible un funcionamiento de este tipo", afirmó.

"Esta empresa no le pide ni papeles al remisero, no cuentan con las tarjetas verdes que tienen que tener las agencias, tampoco tiene seguros, está fuera de todo. No cumple nada, y ni siquiera tiene gente acá en Rosario", reclamó Gordo.

En relación al mercado rosarino, el responsable de la Cámara de Remises confió que "no da para esto", y además resaltó que "en este momento atravesamos una crisis que nos pasa por encima a todos, y eso pone todavía peor la situación. Todos tenemos derecho a trabajar, pero en el marco de la ley. El mercado rosarino no da para tanto, y entonces se termina repartiendo hambre y miseria".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});