La ciudad

Cerca de mil rosarinos se hicieron ayer el test de VIH, clave para frenar su avance

Una ONG instaló una carpa en la plaza Pringles y realizó las pruebas. Se estima que en Rosario hay 2 mil personas infectadas que no lo saben.

Jueves 28 de Junio de 2018

Aunque la mayoría de los organismos estatales y las ONGs que luchan contra el sida dan especial visibilidad a las campañas de detección precoz del virus el 1º de diciembre, ayer en Argentina se conmemoró el Día Nacional de la Prueba de VIH. Y en ese marco, la organización AHF (por sus siglas en inglés Aids Healthcare Foundation) lanzó una campaña de detección rápida y logró que 976 personas se acercaran a la plaza Pringles para conocer su situación.

El director científico de AHF para América latina y el Caribe, Miguel Pedrola, explicó que no hay tiempo que perder si se aspira a alcanzar la meta conocida como "90-90-90": cuando el 90 por ciento de las personas infectadas tenga diagnóstico, el 90 por ciento de ellas reciba tratamiento y el 90 por ciento de ese grupo logre niveles indetectables de carga viral, se habrá ganado la batalla al sida. La clave, afirmó el médico, es que "si el virus pasa a ser indetectable, también pasa a ser intransmisible".

Originalmente, esa meta regional de la la Organización Panamericana de la Salud (OPS) apuntaba al 2020, pero Pedrola ayer la corrió una década. Lo que permanece invariable del 90-90-90, es que "el primer paso es informarse".

Por eso ayer la organización —con sede en Estados Unidos, presente en 36 países y en la Argentina desde hace seis años— montó tres puestos de detección rápida del VIH en la plaza Pringles, con la convicción de que "no se está haciendo lo suficiente" para llegar a esas metas.

"Hay que tratar de acercar la brecha del 70 por ciento al 90 por ciento entre las personas que viven con VIH y están diagnosticadas", afirmó Pedrola, una tarea que aseguró "no se puede cumplir esperando que la gente llegue sola al hospital".

Por eso, dijo, las pruebas de detección rápida a través de campañas son una vía eficaz para "acercar" a las personas infectadas a los centros de salud y desde allí comenzar los tratamientos, actualmente de alta efectividad.

Damián Lavarello, al frente desde hace largos años del Programa Municipal de Sida (Promusida), explicó que el organismo no se sumó a la campaña de ayer porque "en Argentina la fecha no está instalada", pese a lo cual celebró que se hiciera.

Al mismo tiempo, el funcionario adelantó que el Promusida "está proponiendo que cualquier análisis de sangre de rutina, tanto en el ámbito de la salud pública como de la privada, incluya una prueba de VIH al menos cada cinco años".

Los casos rosarinos

Lavarello coincidió con Pedrola en que aún queda un 30 por ciento de personas viviendo con el virus y "no lo saben". En Rosario esa cifra ronda dos mil, sobre un total de 6.500 o 7.000 infectadas.

La chance de tener el virus y desconocerlo es "especialmente alta entre varones y mujeres mayores de 50 años", que "son quienes menos piensan que pueden estar infectados". Y si bien entre los gays masculinos la prevalencia del VIH llega al 15 por ciento, a la vez ostentan altos índices de diagnóstico y tratamiento.

Entre la población heterosexual el problema es inverso: la prevalencia es menor, pero el subdiagnóstico es mayor, por lo que a la vez baja el tratamiento o comienza en forma muy tardía.

Una franja de población especialmente vulnerable es la de los varones heterosexuales mayores de 50 años y con bajos niveles de instrucción.

Y el otro segmento con prevalencia alta del virus, "pese a que se trabaja muy fuerte en todo lo que es su atención médica", es el de la comunidad trans, donde la prevalencia llega al 30 por ciento.

En líneas generales, aseguró Lavarello, "la principal vía de contagio sigue siendo la sexual, tanto hetero como homosexual": representa el 90 por ciento de las formas de contagio. El que se deriva de compartir jeringas, en cambio, ha ido disminuyendo.

"Necesitamos conocer a toda la población que está viviendo con el VIH porque si entra en tratamiento y llega a tener el virus indetectable también pasa a ser intransmisible", dijo Pedrola.

De allí surge esta certeza: "El tratamiento como prevención", sintetizó, un hallazgo derivado de las observaciones de un médico argentino radicado en Vancouver, Julio González Montaner, confirmado luego por un trabajo científico a gran escala y aprobado por todas las organizaciones internacionales de salud.

Poco más del 1 por ciento, dio positivo

Como las pruebas de VIH que AHF llevó adelante ayer eran rápidas, quienes se acercaron para hacerse el test pudieron llevarse el resultado. Hubo charlas antes de la extracción y al recibir el diagnóstico, clave para que, en caso de ser positivo, todos supieran dónde buscar tratamiento de inmediato. De los 976 análisis practicados, 12 dieron positivo, algo más del 1 por ciento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});