Información Gral

Trasplantan con éxito a Luciano Galletti un riñón del padre

El ex delantero de Estudiantes y la selección sufría una insuficiencia renal desde hace 13 años La mamá y el papá son donantes compatibles, pero eligieron al padre porque fue deportista.

Miércoles 03 de Octubre de 2012

El futbolista Luciano Galletti recibió ayer un trasplante de riñón que le donó su padre, a raíz de una insuficiencia renal que sufría por un virus que contrajo hace 13 años y que lo mantiene fuera de las canchas desde 2009.

La intervención quirúrgica se realizó con éxito en una clínica del barrio porteño de Palermo y de no surgir complicaciones en el futuro podrá volver a jugar al fútbol.

Luciano recibió ayer un riñón donado por su padre, el ex jugador Horacio, trasplante que "resultó muy bien" y ambos "se reponen favorablemente", confirmó el Instituto de Nefrología, de la ciudad de Buenos Aires, donde se realizó la operación.

Galletti, que jugó en Estudiantes de La Plata, la selección nacional, Napoli y Parma de Italia, Zaragoza y Atlético de Madrid de España y Olympiacos de Grecia, se alejó de las canchas en 2009 cuando se le diagnosticó una insuficiencia renal que empeoró en el último año, por lo cual debió ser sometido al trasplante.

En la puerta del sanatorio, Olga Guardia, jefa de pretrasplante, y el jefe de cirugía, Guillermo Hilchenbach, dieron a conocer el parte médico oficial que señaló que "los dos están despiertos, orinando, hablaron con los familiares y los estudios iniciales muestran una evolución favorable".

"El órgano se adaptó perfectamente y ambos están sin dolor y muy contentos", añadió el cirujano.

La operación en el donante "duró aproximadamente dos horas y media porque es un señor muy corpulento, con un riñón grande, lo que es bueno, ya que habla de una mayor masa funcionante que beneficia al receptor, porque el órgano va a trabajar más descansado".

Hilchenbach explicó que padre e hijo "están en cuidados intensivos, no porque esté en riesgo su salud, sino porque necesitan controles muy estrictos y con periodicidad".

Soledad Menduiño, esposa del jugador de fútbol, contó a Télam: "Ya hablé con Luciano; tiene muy buen semblante y tanto él como su papá están muy bien. Le brillaban los ojos; no podía hablar, pero igual nos comunicamos. Estoy muy contenta".

El proceso continuará hoy "cuando el donante ya podrá pasar a una habitación común si sigue como hasta ahora, y el receptor estará unos cuatro o cinco días más porque tiene más complejidad el seguimiento del riñón trasplantado", precisó el cirujano.

El médico resaltó "el optimismo de los dos; estaban muy contentos, con muy buena energía y muy predispuestos".

En tanto, Guardia resaltó que "en el trasplante de donante vivo participa toda la familia, se consensúa entre todos y es muy importante para la contención familiar".

En ese sentido, las hijas del futbolista —Martina de 11 años, Paulina de ocho y Julieta de dos— "recibieron toda la información", dijo su mamá, "ya que siempre hablamos con ellas, las tranquilizamos y sabíamos que no había riesgos".

La mujer aseguró que "apoyamos a Luciano en su decisión de volver a jugar al fútbol, es su sueño".

Al respecto, el cirujano señaló que el futbolista "va a poder retomar su vida normal, lo que no sé es si va a poder volver a hacer deporte de alta competencia, si bien, hasta ahora, su evolución es óptima".

"Por ahora salió todo sin complicación, el riñón ya está funcionando", señaló Soledad, mujer de Luciano, en declaraciones a la prensa.

"Nos dijeron que salió todo bien, que había costado la parte de mi suegro. Les costó sacar el riñón porque era muy grande", dijo la mujer del futbolista.

También comentó que su marido "en cierto modo había resignado la posibilidad de volver a jugar, pero cuando le dijeron que podía regresar a las canchas cambió todo 100 por ciento". "Fue como una alegría doble de solucionar su problema de salud y la posibilidad de volver a jugar, le cambió todo. Nunca dejó de soñar ese momento", agregó.

La mujer reveló la ansiedad de Luciano por comenzar con los entrenamientos, aunque aclaró: "Durante un mes tiene que estar tranquilo en casa".

"Es un mes donde hay que tener muchos cuidados. Que se recupere lo antes posible y que vuelva a la vida cotidiana", agregó.

En 1999, el delantero contrajo un virus en un viaje por México con la selección argentina Sub 20.

"En México orinó sangre y fue la única vez que tuvo síntomas. Ahí se curó, estuvo 13 años llevando una vida normal, pero los riñones estaban dañados", señaló la mujer del futbolista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});