Información Gral

Violan a la empleada de un local de ropa en la peatonal de Santa Fe

Conmoción en la capital provincial por el robo y abuso contra una vendedora de 23 años. Detuvieron al delincuente, que tiene antecedentes. Marcha de protesta frente a la Casa Gris.

Viernes 13 de Abril de 2012

El asalto a un local de ropa en plena peatonal y la violación a la empleada de 23 años en el mediodía del miércoles último tiene sobresaltada a la ciudad capital de la provincia.

La audacia del autor del hecho, de 21 años, quien fue apresado en horas de la tarde del mismo día gracias a las cámaras de vigilancia que existen en la peatonal, fue tomada por la ciudadanía como un hecho demostrativo de un creciente nivel de inseguridad y ayer se realizó una marcha de protesta a la Casa de Gobierno y los Tribunales provinciales.

"Cómo una chica de 23 años tiene que sufrir estas cosas. Nadie debería sufrirlas, porque si tuviéramos leyes y jueces como la gente, quedarían adentro de por vida", exclamó ayer ante la prensa en medio de un desconsolado llanto la madre de la joven violada.

"Ese delincuente le quitó a mi hija todos sus derechos. Nos arruinó la vida a mi hija y a toda nuestra familia", manifestó de manera desgarradora la mujer.

Cuando la marcha pidiendo justicia por su hija llegaba a la plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, en pleno centro cívico de la capital santafesina, amplió frente a las cámaras: "Ella estaba trabajando y ya no va a ser más la misma. Hoy le tocó a mi hija pero mañana ya no sabemos si vamos a volver a nuestros hogares".

La joven vendedora fue abordada por el malviviente, identificado como Juan Manuel Martínez, domiciliado en Guadalupe Oeste y detenido la misma tarde del miércoles cuando intentó refugiarse en la casa de su novia, en el local de venta de ropa de la marca Fiorucci, en la peatonal de la ciudad de Santa Fe.

Lo llamativo del caso es que el aberrante hecho delictivo se produjo cerca del mediodía en uno de los lugares más transitados del microcentro capitalino, vigilado además con cámaras de seguridad montadas por el gobierno de la ciudad.

La joven víctima se encontraba atendiendo sola el local de peatonal San Martín al 2100. Según relató a la policía, el delincuente ingresó al negocio y, además de robar, la obligó a ir al fondo del local, donde tras amenazarla de muerte con un cuchillo la sometió sexualmente.

Logró despistar. Tras ello logró despistar a unos amigos de la víctima que casualmente habían llegado al local comercial diciéndoles que la joven se había retirado por un momento, cuando en realidad permanecía en estado de shock en un salón ubicado en el fondo.

Luego de desvalijar el local salió a la calle con una bolsa llena de prendas de vestir y abordó un remís.

Fue en ese instante que las cámaras de seguridad colocadas por el municipio en la zona céntrica permitieron identificarlo e iniciar la búsqueda que finalizó, luego de sendos allanamientos en las viviendas de Martínez y de su madre en la zona de Guadalupe Oeste, con la detención del malviviente en la vecina localidad de Monte Vera, unos 10 kilómetros al norte de la capital santafesina, donde intentó refugiarse en la casa de su novia.

El jefe de la policía provincial, Hugo Togniolli, confirmó la comisión de "un delito contra la integridad sexual de la empleada del local" y precisó que "cuando ingresó el delincuente la víctima se encontraba sola".

Además consignó que "bajo amenaza de arma blanca la redujo y la trasladó a la parte posterior del negocio donde la sometió sexualmente".

Cámaras. El máximo oficial confirmó en efecto que para el esclarecimiento "fueron muy importantes, resultaron vitales, las cámaras de seguridad de la Municipalidad". "Gracias a ellas pudimos determinar quién era el autor del hecho", afirmó.

La joven fue asistida en el Hospital José María Cullen donde también fue tratada psicológicamente por el duro trance que le tocó atravesar.

El delincuente apresado, destacó el jefe policial, cuenta con antecedentes penales y en 2010 había resultado herido de bala cuando circulaba con una moto con pedido de secuestro.

Acerca de la situación de libertad en la que se encontraba el delincuente, la madre de la joven ultrajada expresó que "no se puede creer que esta persona estuviera libre. Los derechos humanos son nuestros, de las personas que salimos a trabajar".

Llorando, siendo observada por televisión o escuchada por la radio 1397059140lo que aumentó ayer la sensibilidad ciudadana que ya se expresaba por el tema1397059140, la mamá se quejó porque "no tenemos seguridad, no tenemos nada".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario