Información Gral

Vanina Giambattistelli, la rosarina que hace historia en Plaza Sésamo

Navegando sueños. Es la primera argentina que trabaja en la famosa serie educativa de la TV mexicana. Llegó a la serie por casualidad y ahora no deja de agradecer esta oportunidad que le da la vida.

Domingo 05 de Junio de 2011

No hay que ser reconocido o famoso para poder alcanzar y domar un sueño. Al menos eso es lo que deja traslucir la rosarina Vanina Giambattistelli en sus palabras. Es que haber sido elegida como la primera argentina que participará en la mundialmente conocida tira televisiva educativa Plaza Sésamo, con casi 40 años en el aire, no es algo menor para esta joven que un día desarmó su casa, dejó sus afectos más entrañables y asumió que su carrera como actriz sería de allí en más un desafío constante.

"Yo digo que esto fue mágico. Lo de trabajar en Televisa lo tuve siempre en mente. Entrar allí no es fácil. Yo había dado algunas clases de tango en la escuela que ellos tienen, estaba tratando de pelear las clases para poder manejar el acento. Pero esto de Plaza Sésamo fue pura casualidad porque vimos a un productor conocido de mi novio Mirko, Javier Williams, y nos contó que querían incluir extranjeros en esta temporada y que nos animáramos en el casting. Y fuimos seleccionados", le cuenta a La Capital vía telefónica desde su departamento en Ansures, en el Distrito Federal.

Vanina nació un 18 de junio y ronda los 30. En Rosario, estudió y se recibió de maestra de danzas en el instituto Nigelia Soria. Su carrera como actriz la inició en el Estudio de Comedias Musicales, bajo la dirección de Nora González Pozzi, y trabajó en obras infantiles como Cenicienta y Robin Hood, entre otras.

"Siempre tuve claro que quería dedicarme a lo artístico y por eso ya a los 12 años pensé en irme a vivir a Buenos Aires, algo que concreté a los 18. Ahí trabajé con Pepito Cibrián luego de quedar seleccionada de un programa de TV del que participaron unas 6.000 personas. Formé parte del grupo que terminó haciendo "El jorobado de Notre Dame" bajo su dirección, en el teatro Cervantes. Era algo pendiente para mí porque por Cibrián yo empecé teatro y comedias musicales", agrega.

También tuvo participaciones en telenovelas, musicales infantiles y algunos trabajos como bailarina y coreógrafa. “Pero llegó un momento en el que sentí que mi mayor meta que era hacer televisión y eso no se estaba cumpliendo. Entonces, un amigo productor que por entonces estaba en México me comentó que allá había una plaza con mas posibilidades artísticas. Así que desarmé toda mi casa y quise probar. Hoy no me puedo quejar porque sentí que me abrieron las puertas”, detalla.
  —¿Cómo es tu papel en Plaza Sésamo?
  —Hago de una mamá argentina, Natalia, que llega a la plaza con su marido argentino, Rafa, pero cuyos hijos son mexicanos. Incluso usamos nuestro propio acento y mostramos cosas bien típicas como eso de andar con el termo y el mate. Esto es muy real porque muchos extranjeros llegan a México tienen sus hijos aquí. Y también hay cierto mensaje de que los hijos no deben ser iguales a los padres.
  —¿Con qué tiene que ver esta inclusión de extranjeros?
  —La idea de la producción es que se pudieran unir todas las culturas de Latinoamérica sin que hubiera discriminación por el acento, por una cuestión de piel, por costumbres diferentes o por una discapacidad. Incluso, fijáte un detalle, uno de los muñecos, Camilo, anda en sillas de ruedas.
  —¿Y cómo es la interacción con los muñecos?
  —Es raro pero a mí se me hizo fácil porque cuando tenía 16 años y actué en “Cenicienta” hablaba con los ratones y los pajaritos, que eran títeres. Cuando hice “La bella y la bestia”, hablaba con los libros. Me siento en mi salsa, como si lo hubiera hecho toda la vida. En los capítulos que actuaremos, unos 11, los protagonistas siguen siendo los muñecos. Siempre lo fueron y los humanos interactuamos y somos los que vamos a vivir a la plaza. A través de la señal Discovery Kids en poco tiempo podrán vernos junto a Elmo, Lola, Abelardo y un montón más.
  —¿Qué te sedujo de la propuesta cultural del programa?
  —Más allá de enseñar los números, las letras y los primeros pasos, al menos en esta temporada se apunta mucho a la ecología, al cuidado del agua y la luz, al amor hacia los animales. También está ese mensaje que habla de aceptar lo diferente. El hecho de hacer algo que tiene que ver con dejar cierto legado y con hacer un aporte desde lo cultural, es muy valioso.
  Mientras, junto a su pareja (el mendocino Mirko Ruggiero) pasa horas en el set de grabación —”para mí es fácil trabajar con él, porque nos llevamos muy bien y compartimos la misma pasión, los mismos valores y es como una continuación de la vida cotidiana”—, Vanina no deja de agradecer por esta experiencia. “Hay un grupo humano fantástico, desde el director y el productor hasta el resto de la gente. No le puedo pedir hoy otra cosa a la vida”, resume y se emociona a la distancia.

 

 

Plaza Sésamo es la versión latinoamericana producida por Televisa —desde 1972— de la serie de TV estadounidense Sesame Street, cuyo primer episodio se emitió en noviembre de 1969. Sus contenidos están orientados a los niños en edad preescolar y combinan educación (enseñanza del abecedario, los números, así cómo hábitos el fomento del desarrollo físico, socioemocional e intelectual de los pequeños) con entretenimiento básicamente con la utilización de muñecos o marionetas. Sus personajes más conocidos son Beto y Enrique (Bert and Ernie), La Rana René (Kermit the Frog), Archibaldo (Grover), Lucas (el monstruo comegalletas o Cookie Monster), El Conde Contar (Count von Count), Elmo, y por supuesto, Abelardo (Big Bird). En la actualidad se sumaron Lola, Rosita, entre otros tantos. “Plaza Sésamo” es el programa para chicos que más tiempo ha durado en el aire en la historia de la televisión. En Argentina se emite en la actualidad por el canal Discovery Kids.

 

Asombra a los chicos desde 1969

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario